Actualizado: 09:38 CET
Sábado, 14/12/2019

K. O. copero en el primer asalto ante la UD Las Palmas

El sevillano Diego Tristán fue expulsado por doble amarilla antes de la hora de partido

  • El venezolano Rondón, entrado por Cifuentes en la imagen, fue el verdugo del Cádiz en la presente edición de la Copa del Rey.
  • Dos goles de Salomón Rondón eliminan al Cádiz

Como estaba previsto, Javi Gracia colocó ayer de inicio un equipo titular muy distinto al que abrió la temporada liguera ante el Salamanca. Tan sólo Cifuentes repetía entre los once elegidos, pero esta vez ocupando su posición natural, el lateral derecho, quedando Raúl López en el izquierdo. El resto de futbolistas debutaban esta temporada en partido oficial con el club amarillo, ayer de rojo circunstancialmente.

Bien pintaban las cosas desde el inicio para el Cádiz, que se encontraba con un gol a favor en el minuto cuatro. Un centro de Velasco desde la banda derecha era desviado por Samuel, que introducía el balón en su propia portería sin que Pindado pudiera hacer nada para evitarlo.

El pésimo juego local comenzaba a pasar factura en el ánimo de sus aficionados, que llegando a la media hora de partido comenzaban a pitar a los suyos. Esto parecía despertar a los canarios, que disfrutaban de una buena ocasión cuando Álvaro Cejudo, que sonó como posible fichaje cadista este verano, lo remataba Rondón con peligro.


sin dominio por ningún bando
Pero ninguno de los dos conjuntos carburaba al cien por cien, aunque el Cádiz dominaba el marcador ante un rival comandado en el centro del campo por Miguel García, un viejo conocido de la afición cadista. Velasco protagonizaría la mejor jugada visitante, que finalizaba con un disparo al lateral de la red de Pindado tras marcharse de su marcador.

Buscando el descanso, el guardameta Dani Miguélez se ganaba una tarjeta amarilla por perder excesivo tiempo en un saque de puerta. La presión de la grada y las protestas locales, con razón, surtían efecto y Lizondo Cortés se echaba mano al bolsillo. Y ya en el descuento, de nuevo Velasco tendría una ocasión en sus botas, pero su vaselina se iría fuera mientras Sergio Kresic mandaba calentar a Marcos Márquez y Antonio Guayre.

Con Márquez sobre el terreno de juego ocupando la punta del ataque local comenzaba la segunda parte de un partido cuyos aburridos 45 minutos no pasarán a la historia del fútbol. La presencia de Márquez le daba otro aire al conjunto local, que salía con muchas más ganas. Y tantas ganas tenía que un centro del lateral Juampa era rematado a gol por Rondón. Empate a un tanto y el Cádiz durmiendo.

Reaccionaba Javi Gracia colocando en el campo a López Silva y retirando a Fran Cortés. Pensaba el navarro dar mayor peligro a su ataque, con lo que no contaba era con que Tristán recibiría su segunda amarilla un minuto más tarde, dejando al Cádiz con diez. El sevillano, que había tenido un conato de pelea con David González en la primera parte, sacaba a pasear el codo en un salto y era expulsado por Lizondo Cortés.

Con uno más, los de Kresic se volcaban en ataque y Dani tenía más trabajo que nunca. Y para volcarse aún más, el entrenador balcánico quitaba a un central como Samuel para dar entrada al delantero Guayre, que no tardaría en mostrar su calidad al controlar y centrar para el remate de Cejudo. Por parte cadista, Fragoso sustituía a un apagadísimo Fleurquin, mientras Toedtli dejaba en el banquillo a Joseba Arriaga.

En el minuto 72 llegaba el segundo mazazo para el Cádiz. De nuevo Rondón batía a Dani y ponía el partido imposible para los gaditanos. Curiosamente, los de Javi Gracia estaban jugando mejor en esta segunda mitad, incluso con uno menos, pero con un Ormazábal que se crecía haciendo pareja con Dani Fragoso, que aportaba mucho más que el uruguayo Andrés Fleurquin.

Mansilla-maravilla destacaba en el centro de la zaga tal y como hiciera en Segunda B, pero lo que los ayer rojos necesitaban era poder de ataque y acierto en sus mejores minutos del partido. Finalmente no hubo suerte y la inocencia del Cádiz en ataque mataba un partido y con él su participación en la Copa del Rey.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Navarro ve incomprensible que se entregue a un padre maltratador la custodia de su hijo
chevron_right
Muere un hombre de 33 años mientras jugaba al fútbol en un polideportivo de Granada