Actualizado: 23:46 CET
Miercoles, 24/10/2018
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía

El PSOE dobla al PP en escaños y refuerza su liderazgo en Andalucía

Susana Díaz podría gobernar en solitario, ya que sólo una alianza de toda la oposición sumaría más diputados, según el sondeo realizado por SW Demoscopia

Cargando el reproductor....
  • Los socialistas mantendrían sus 47 diputados y obtendrían el 38% de los votos, casi tres puntos más que en 2015
  • Ciudadanos sacaría los mismos diputados que el PP, 23, y lo adelantaría en votos
  • El PP obtendría dos escaños menos que en el barómetro de febrero, 10 menos que en 2015 y 27 menos que en 2012

El efecto Sánchez se deja notar en Andalucía, donde el PSOE recuperaría, en caso de celebrarse unas elecciones autonómicas en este momento, lo que había perdido en el mes de febrero y obtendría un resultado muy similar al logrado en las elecciones autonómicas de 2015. La diferencia fundamental estaría, pues, no tanto en lo que avanzan los socialistas, que no es mucho, sino en la ventaja que le sacarían al segundo partido (Cs, empatado a 23 diputados con el PP) una diferencia abismal.

Los líderes de Podemos y PP (Teresa Rodríguez y Juanma Moreno) son los que generan menos confianza entre el electorado

El macrosondeo realizado por la empresa SW Demoscopia para Publicaciones del Sur da al PSOE de Susana Díaz como claro vencedor en unas elecciones autonómicas que se celebrasen en este momento. El sondeo está  elaborado a partir de una muestra de más de 3.500 entrevistas realizadas del 6 al 20 de junio, después de la moción de censura que apeó a Mariano Rajoy de La Moncloa y convirtió a Pedro Sánchez en presidente del Gobierno.

El PSOE obtendría ahora el 38,1% de los votos y 47 diputados, los mismos que tiene en estos momentos en el Parlamento de Andalucía y dos más de los que le daba el sondeo realizado por la misma empresa especializada el pasado mes de febrero, cuando acaparaba el 36,8% de los votos.

Sin embargo, el PP sigue en retroceso y ésa es, sin duda, la gran victoria socialista. En las elecciones de 2015 el PP logró 33 diputados con el 26,76% de los votos, que ya estaban lejos de los 50 obtenidos en 2012. En el sondeo de febrero ya eran sólo 25 y el 22,5% de los apoyos. Y en este último sondeo pierde dos más y sólo retiene al 19,8% de los sufragios, lo que lo deja a una distancia enorme con respecto al PSOE de 24 diputados en el plenario y casi 20 puntos.

Esa diferencia, según los datos del sondeo, no la podría enjugar el PP ni siquiera con una hipotética alianza con Ciudadanos, que obtendría los mismos diputados que los populares, 23, y casi dos puntos más de votantes, alcanzando el 21,5%.

El partido que lidera Juan Marín en Andalucía se mantiene en unos parámetros similares a los del sondeo de febrero, donde ya experimentaba una subida importante respecto a los números de las elecciones de 2015, cuando logró 9 diputados con el 9,28% de los votos.

También se mantiene la alianza de IU y Podemos, que sacaría los mismos diputados que en el sondeo de febrero, 16, con el 14,8% de los votos. La suma de lo obtenido por ambas formaciones en las elecciones de 2015 fue, no obstante, muy superior, pues lograron 20 diputados (15 Podemos y 5 IU) y casi el 22% de los votos.

Estos resultados ponen muy fácil al PSOE volver a formar gobierno. Aunque el partido de Susana Díaz se queda lejos de la mayoría absoluta (55 diputados de los 109 que conforman el Parlamento de Andalucía), la imposibilidad matemática de que Ciudadanos y PP sumen esa mayoría, abre un abanico de posibilidades a los socialistas, que podrían optar a gobernar en solitario o con pactos puntuales con Podemos o Ciudadanos.

Incluso, podría reeditarse un pacto de investidura suscrito tras las elecciones de 2015 entre el PSOE y Ciudadanos, que tan buenos réditos ha dado a uno y otro, a tenor de los resultados que arroja el sondeo de SW Demoscopia.

La única forma de que el PSOE y Susana Díaz no gobernaran sería que las otras tres formaciones con representación parlamentaria suscribieran un pacto antinatura para desalojarlos de San Telmo. Pero esa opción se antoja del todo inviable, una pura entelequia matemática, sin sentido desde el punto de vista político.

 

Transferencia de votos

La mayor parte de los votantes del PP y el PSOE forman parte del electorado fiel de estos partidos. Sobre todo en el caso del primero. Y la prueba es que el 95,6% y el 91,6%, respectivamente, de los votantes de PP y PSOE en unas elecciones que se celebrasen en estos momentos, ya los votaron en las autonómicas de 2015.

Sin embargo, de los que afirman que votarían a Ciudadanos, en 2015 sólo lo votó el 54,5%, lo que significa que casi la mitad de los votantes del partido que lidera Juan Marín en Andalucía votaron a una formación distinta hace sólo tres años. Así, según el barómetro de junio de SW Demoscopia, el 23,1% de los que votarían ahora a Cs votó al PP en los últimos comicios autonómicos y el 13,2% al PSOE.

Llama la atención que también existe un 5,2% de encuestados que afirman que votarían a Ciudadanos, que en 2015 decidieron dar su voto a Podemos (3,7%) o IU (1,5%), que en esta ocasión concurrirán conjuntamente, a pesar de las grandes diferencias ideológicas existentes entre estas formaciones y Ciudadanos.

Índice de Liderazgo Político

En este sondeo, SW Demoscopia analiza el Índice de Liderazgo Político (ILP) de los líderes de las distintas formaciones y presumibles candidatos en unas elecciones autonómicas, en el que la presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, es la que obtiene la mejor puntuación global (4,34) y el presidente del PP-A y candidato a la Presidencia de la Junta por esta formación, Juanma Moreno, la peor (3,24).

Juan Marín, el presidente de Ciudadanos en Andalucía y presumible candidato de este partido en las próximas elecciones autonómicas obtiene un ILP de 3,94, mientras que la coordinadora general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, que probablemente encabezará la candidatura de la confluencia entre Podemos e IU, obtiene un ILP de 3,5.

Este índice se elabora a partir del análisis de distintos conceptos, como el tipo de liderazgo que ejerce cada candidato en opinión de los encuestados, su capacidad de trabajo y la confianza que genera cada cual entre los ciudadanos.

La socialista es, a ojos de los encuestados, la líder que ejerce un liderazgo más fuerte (29,8%), aunque la mayoría piensa que el suyo es moderado (32,6%).  El liderazgo más débil es el de Juanma Moreno, máximo responsable del PP andaluz. El 33,4% de los encuestados lo piensa. Y a Juan Marín (Cs) el 42,1% lo ve moderado en su forma de liderar el partido.

De Teresa Rodríguez, de Podemos, son más los que piensan que ejerce un liderazgo débil (24,1%) que los que lo creen fuerte (23,6%).

Susana Díaz y Juan Marín son también los que más confianza generan entre los encuestados, con un 15,6% y un 15,3%, respectivamente, aunque, por lo general, la desconfianza ciudadana hacia los políticos está muy extendida.

La líder de Podemos, Teresa Rodríguez, no genera ninguna confianza en el 47,5% de los encuestados y Juanma Moreno, del PP, en el 42%. Marín sólo en el 30,2% y Díaz en el 34,2%.

Por partidos

Respecto al liderazgo que ejercen las distintas formaciones políticas, en el sondeo de SW Demoscopia para Publicaciones del Sur, es el PSOE también el que sale mejor parado, pues el 24,1% de los encuestados creen que es bueno o muy bueno.

Algo por detrás está Ciudadanos, cuyo liderazgo se valora positivamente por el 20,8% de los ciudadanos encuestados. Y en tercer lugar, aunque lejos, se encuentra el PP, al que sólo el 12,9% de los ciudadanos le aprueban su capacidad de liderazgo. Eso sí, el 52,4%, más de la mitad, cree que lo está haciendo mal o muy mal.

Peor parados, no obstante, salen IU y Podemos. A IU lo aprueban el 10,6% de los encuestados, pero lo suspenden el 61,4%, mientras que a Podemos lo respalda únicamente el 1,4% de los ciudadanos que han participado en la encuesta, mientras que el 65,9%, es decir, prácticamente dos de cada tres personas, considera que su liderazgo es malo (33,5%) o muy malo (32,4%).

 

Simpatías y antipatías

Por otra parte, Podemos y PP siguen siendo los partidos que más rechazo generan entre el electorado andaluz. Así es para el 40,2% de los encuestados, en el caso de Podemos, y para el 34,7% en el caso del PP. El rechazo que generan el resto de las formaciones es mucho más moderado. Para el 8,9% de los andaluces el PSOE es el partido que más antipatías les genera, e IU lo es para el 8,1% de los encuestados. Ciudadanos es el partido que menos rechazo genera, y sólo el 7% de los encuestados lo señala como la formación que más rechazo les produce.

En el extremo opuesto, es el PSOE el partido que más simpatías genera entre los andaluces. Al menos, para el 42% de ellos. Le siguen Ciudadanos (21,1%) y PP (19,5%). Podemos es el partido que genera más simpatías para el 9,1% de los encuestados, e IU lo es para el 7,3%.

De ello se desprende que sólo el PSOE y Ciudadanos, los dos partidos que firmaron el pacto de investidura en 2015 que permitió a Susana Díaz formar gobierno, generan más simpatías que rechazo. El saldo (simpatía menos rechazo) es de 33,1 a favor del PSOE y de 14,1 para Ciudadanos.

Por el contrario, el PP, Podemos e IU producen entre el electorado andaluz más rechazo que simpatías. Y entre ellos tres es Podemos el que peor saldo registra: -31,1. El saldo del PP es de -15,3 y el de IU de menos de un punto: -0,7.

COMENTARIOS

Andaluc�a Informaci�nAndaluc�a Informaci�nPublicidad Ai Andaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Herederos y prejubilados que trabajaban cobraron ayudas de los ERE
chevron_right
Detenido el portavoz del SAT por injurias a la Corona