Actualizado: 18:41 CET
Sábado, 21/07/2018
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Arcos

Circuito Arcos Lagos y Medio Ambiente

"... el proyecto del circuito no tendrá un impacto positivo en el turismo de naturaleza y actividades sostenibles que se desarrollan en estos parajes naturales"

Nos encontramos ante un proyecto que promocionan alegremente para que sea acogido por la ciudadanía como de su propio interés de modo que queda justificado ejecutarlo en clara prioridad frente a otras necesidades básicas; pero la utilidad pública y el interés social quedan deficitariamente demostrados cuando se ahonda en la lectura de los detalles y circunstancias que rodean tan estimado proyecto. Por cierto, que si alguno de los lectores tuviera interés en acceder a la pila de documentación que compone el Proyecto no tiene más que dirigirse a nosotros que con gusto se la facilitaremos. Además, muchas son las cuestiones que nos incomodan en relación al nuevo circuito de velocidad que quieren construir en la zona de la Angostura del Embalse de Bornos.

La primera de ellas es que nos llama la atención tan fabulosa ubicación, ya que como sabrán los que alguna vez se han paseado por los alrededores de la Finca Las Hoces (Sierra del Barranco) es un lugar de un paisaje y riqueza natural espectacular. Es curioso que justamente en las laderas escarpadas de esta sierra sea donde se quiere ubicar un circuito de velocidad, con todos los problemas técnicos que conlleva, en vez de querer emplazarlo en alguna de nuestros numerosos llanitos tan degradados ya por la agricultura. En este sentido nos llama también la atención que, tratándose en teoría de una actividad turística dedicada al mundo del motor no se haya conseguido constatar por parte de nuestra asociación ninguna referencia tendente a relacionar a los promotores con ese mundo, relación que si hemos constatado con el mercado inmobiliario en Bélgica, por lo que nos tememos que el citado proyecto derivará de turístico a meramente hostelero, ya que tienen previsto la construcción de un hotel y una cafetería en pleno campo, lo cual tampoco justifica ninguna utilidad pública ni interés social, sino más bien individual y especulativo. A todo esto, se trata de un circuito privado de cuyas actividades no va a disfrutar ningún vecino de nuestro pueblo. Qué decir acerca de que el proyecto inicial contara con dos helipuertos, viéndose reducido a uno tras modificaciones realizadas durante la tramitación de la autorización medioambiental ya que no había forma de que tal exceso se justificara en una utilidad pública.

No solo no vamos a poder acceder a las instalaciones ni disfrutar de las actividades que en el circuito se desarrollen sino que además se están haciendo concesiones de patrimonio público para que ellos hagan un uso privado de los mismos; los promotores han solicitado la concesión administrativa de las denominadas Casas del Pantano para, supuestamente, hacer un Centro de Interpretación del Guadalete para lo cual tendrían que rehabilitar dichos edificios, pero las obras quedarán supeditadas a que el proyecto del Circuito sea autorizada, lo que despoja de toda credibilidad acerca del carácter social, recreativo e informativo del uso de estas Casas del Pantano. El río puede esperar.

Por otro lado, sí se ha constatado que han sido obviadas las voces alarmadas de los vecinos del pueblo de Bornos y con ello sus necesidades sociales, ya que el proyecto en cuestión va a perjudicar notablemente la calidad de vida de la ciudadanía por el ruido ocasionado por motores de gran cilindrada; ni siquiera se ha tenido la decencia de contar con la opinión de los más afectados. Se ha obviado someramente al momento de la tramitación urbanística el carácter supramunicipal del impacto del Proyecto, trámite pasado por alto en cuanto a una mayor protección en la incidencia que pueda tener en todos esos perjuicios; eso sí, si se acuerdan de ellos a la hora de repartir prebendas, en claro interés a la no oposición ni denuncia, ya que no necesitan ningún tipo de permisos dependientes del Ayuntamiento de Bornos, prebenda tendente a acallar voces, y con las que de manera explícita se reconoce el daño al futuro de Bornos.

Ni que decir tiene, que si el circuito sólo fuera, como sus promotores proclaman, para pruebas de los coches que están en fase de salir al mercado, en las inmediaciones ya se dispone de dos circuitos con capacidades suficientes para dichos fines y que se encuentran en claro desuso, retroceso e inyectados de dinero público (Jerez y Ronda); además de que no es un requisito necesario para las marcas ese tipo de pruebas fuera de sus propias instalaciones, de las que todas disponen, antes de la construcción del circuito Arcos-Lagos. Y tampoco es necesario que un circuito para pruebas comerciales solicite autorización a la FIFA para homologar el circuito para competiciones, tal como se detalla en el Proyecto.

De la misma forma, la tan proclamada necesidad social de la comarca no quedaría satisfecha con los puestos de trabajo que se van a generar con este Proyecto: entendemos que la oferta de trabajo para la zona quedara reducida a los puestos menos especializados durante la fase constructiva y durante su funcionamiento apenas generará puestos de trabajo precarios de una duración media de 75 días al año –días que el circuito, según el propio proyecto, estará abierto-. Puestos con los que se tendrán que atender las necesidades de clientes que requieren atención personalizada en unas instalaciones diseñadas para tal demanda, siendo que la comarca no ofrece ningún tipo de capacidad de resolución al respecto, ni de carácter comercial ni profesional; es así para nosotros difícil de entender que la prueba de un supuesto prototipo de coche provoque una avalancha de turistas, como se está difundiendo, dado el carácter elitista y privado de dicho circuito.

No son menores, tampoco, los impactos acústicos que el Proyecto va a provocar en la flora y fauna de la zona; como todos sabemos la zona la Cola del Embalse de Arcos y la Cola del Embalse de Bornos son zonas de un importante valor ecológico en cuya conservación la Comunidad Autónoma, el Estado central y la Unión Europea han invertido mucho dinero y esfuerzos; el  ruido y el tránsito de todo tipo de vehículos serán, al contrario, muy perjudiciales para la tranquilidad de aves migratorias, murciélagos protegidos y otras especies que habitan la zona y que hacen el lugar tan especial.
Ni qué decir tiene, que el proyecto del circuito no tendrá un impacto positivo en el turismo de naturaleza y actividades sostenibles que se desarrollan en estos parajes naturales, siendo que además va a suponer la pérdida de valor y de inversiones locales ya realizadas para desarrollar actividades económicas e infraestructuras dirigidas a dicho turismo y actividades adyacentes. Con este proyecto se va a destruir el turismo de naturaleza y las actividades ecológicas y sostenibles de la zona que son tan necesarias para preservar la calidad de vida de todos nosotros y de nuestros descendientes.

 

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Andaluca InformacinPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nAndaluc�a Informaci�nAndaluc�a Informaci�n