Actualizado: 23:33 CET
Lunes, 16/07/2018
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Leo, un pequeño policía en la unidad de Oncología del Virgen del Rocío

La Policía Local de Sevilla se ha encontrado con un pequeño nuevo agente en su visita anual a los niños enfermos en el Hospital Virgen del Rocío

Cargando el reproductor....

Como cada año, cuando se acerca la Navidad, la Policía Local de Sevilla visitan a los pequeños que están ingresados en los centros hospitalarios. Los agentes, con esta actividad, quieren hacer más amenas estas fiestas que por enfermedad tienen que pasar en el hospital, y el protagonista en esta ocasión ha sido Leo, un pequeño agente que patrullaba los pasillos hospitalarios.

Según relata el servicio de Emergencias Sevilla en sus perfiles de redes sociales, durante la mañana de este lunes, un grupo de agentes de este Cuerpo compartieron unas horas con los más pequeños del área de Oncología Infantil del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

Los agentes visitaron las distintas estancias del área hospitalaria conociendo a las niñas y niños que se recuperan de su enfermedad. Compartieron además experiencias con los padres y con el personal sanitario y docente en un ambiente de auténtica cercanía y siempre al servicio de los pequeños.

Pegatinas con la placa, escudos, gorras, carnet de policía infantil, carnet de conducir infantil… inundaron las habitaciones y pasillos de Oncología, tanto en el área de ingreso como en el Hospital de día y el aula formativa.

Pudieron conocer a fondo el trabajo de los sanitarios y de Ana, la profesora que mantiene la formación de los pequeños durante el tiempo de hospitalización para que el tratamiento no suponga una pérdida en el curso escolar.

Los pequeños disfrutaron como sólo ellos lo saben hacer y los padres pudieron desconectar por un rato de la preocupación de la enfermedad de sus hijos al verles divertirse. Pero quienes tardarán tiempo en olvidar esta experiencia son los agentes de la Policía Local que participaron en esta visita y que cada uno llevará marcado para siempre estos momentos vividos.

Allí conocieron a niñas y niños de todas las edades, para quienes ser Policía Local es uno de sus sueños y que al ver un uniforme sus mentes vuelan con deseos de convertirse en uno de ellos. Así lo hizo Leo, un pequeño de apenas tres años que está llegando al final de su tratamiento y que su sueño es ser Policía Local. Leo, que revolucionó el área de Oncología Infantil vestido de Policía vivió una experiencia especial, tal como lo refería su madre que le acompañaba.

Este pequeño policía patrulló ayer los pasillos del hospital y acabó saludando al resto de agentes a través de la emisora policial de Manuel Portillo, uno de los agentes que participo en la visita. Portillo, un veterano agente con más de 26 años de servicio que participa durante todo el año en las jornadas de educación vial que la Jefatura de Policía Local imparte en los centro de la Ciudad, afirmaba en el Aula de Formación que “es la tercera vez que hace esta visita y lo hace sobre todo por la ilusión de los pequeños porque su sonrisa me da ánimos para todo el día”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Andaluc�a Informaci�nAndaluca InformacinAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nAndaluc�a Informaci�n