Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 01/02/2023  

Andalucía

Moreno será proclamado con una participación de sólo el 8%

Apenas 13.038 militantes ejercieron su derecho al voto de los 163.000 del censo del PP-A andaluz, que luce el respaldo del 98,9% de quienes fueron a las urnas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Moreno, votando este martes en Málaga -

Juanma Moreno desembarcará dentro de dos fines de semana en su tierra, Málaga, para recibir de los compromisarios del XV Congreso Regional del PP andaluz el encargo de liderar el partido por segunda vez consecutiva. Será en el tercer aniversario de su primera designación, la de la cruenta batalla interna en la que los partidarios de Soraya Sáenz de Santamaría descabalgaron a última hora los planes de Dolores de Cospedal de aupar a José Luis Sanz, alcalde de Tomares. Lo hará también con la vitola de haber sido el único candidato en la primera experiencia de participación directa de los militantes andaluces en la elección de su presidente y con el aplastante 98,9% de respaldo cosechado entre lunes y martes. En apariencia todo un paseo militar, aunque con matizaciones.

Aisladas, las cifras del triunfo amasado esta semana por Moreno son incontestables. 12.840 votos a favor de su candidatura de los 13.038 depositados en las urnas. El resto, 136 en blanco (algo más del 1%) y 62 nulos. El partido se apresuró a celebrar este miércoles “el alto grado de participación, así como  el alto apoyo recibido” por quien debe ser  ratificado presidente a partir del día 17 en segunda vuelta.

La euforia, en privado, es más comedida. Moreno ha arrasado al abrir los sobres porque entre otros motivos era el único aspirante, pero hay otra lectura que algunas voces interesadas hicieron sonar también ayer en petit comité. Son las del sector crítico, silenciado de momento pero que comenzará a pasar del susurro al tumulto cuando toque convocar los congresos provinciales, y que recuerdan que en realidad el líder será investido con apenas el 8% de respaldo de la militancia. Los que participaron le avalan casi al 99%, pero hay otro indicador que no pasa desapercibido en algunos despachos: si hay 163.000 afiliados en la región, esa gigantesca maquinaria de la que presumía hace apenas un mes Moreno Bonilla ante su dirección en un acto en Sevilla, en realidad sólo tuvieron interés en mostrarle su apoyo ocho de cada cien.

Fuentes del partido críticas con la gestión del que volverá a ser su líder deslizaban ayer en privado que “quizás deba ser ése el toque de atención”. Y añaden que “cuando haya que hablar del poder en las provincias cantará otro gallo”. De momento no ha habido más ruido que el desatado hace semanas en Jaén porque desde la dirección regional se llamó al orden bajo la consigna de “ahora no toca”. En aquella ocasión fue José Enrique Fernández de Moya, exalcalde de Jaén y ahora secretario de Estado bajo mando de Cristóbal Montoro, quien sacó los pies del tiesto y anunció candidatura a la reelección saltándose la norma aprobada en el Congreso Nacional que imposibilitaría en la práctica la acumulación de un cargo en el partido con otro en el Ejecutivo central. El órdago del que es peso pesado del sector crítico se acalló pero todo se cerró en falso.

Lo que se avecina

Como “no toca”, en el PP andaluz se ha impuesto el silencio sobre las batallas parciales que se aventuran en las provincias. Además del de Fernández de Moya hay casos similares que dilucidar en Córdoba, donde el también secretario de Estado José Antonio Nieto es líder territorial, y en Cádiz, con idéntico caso en la figura de Antonio Sanz, actual delegado del Gobierno en Andalucía. Sevilla es otro campo de minas con un partido abiertamente fracturado y la figura de Juan Ignacio Zoido aún planeando. Granada tampoco le va a la zaga: la caída en desgracia de José Torres Hurtado destapó una guerra sin cuartel. Todo ello, tras la cita de Málaga.

Euforia, pero comedida

El PP-A es azote de Susana Díaz y no cesa de recordarle que debería centrarse en la gestión de Andalucía y no en sus aspiraciones de optar a la dirección del PSOE nacional. No hay, sin embargo, un mensaje tan contundente como el de C’s, que desde hace semanas martillea a la presidenta con la consigna de que quizás la legislatura salte por los aires. Los populares ven más cerca el asalto a San Telmo, pero tiran de prudencia.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN