Actualizado: 02:10 CET
Miercoles, 19/06/2019

Corpus Chico de San Francisco para cerrar un fin de semana de devoción

La implicación de los barrios en sus procesiones eucarísticas contrasta con la participación en la procesión oficial del Corpus Christi.

  • Los altares en el barrio de la Pastora proliferaron como siempre
  • El Santísimo Sacramento recorre las calles de los barrios de San Fernando
  • El barrio de la Pastora se volcó con la procesión, lo mismo que Bazán y Carlos III
La Parroquia de San Francisco culminó la celebración de su Procesión Eucarística, su Corpus Chico, recorriendo las calles más notables de la feligresía llegando hasta la Capilla del Antiguo Hospital de San José, y pasando por lugares emblemáticos de ciudad como son la Plaza del Rey, la Capilla del Colegio de La Salle o la Alameda Moreno de Guerra.

Para vivir lo que se vivió en el barrio, previamente los vecinos de la parroquia trabajaron a destajo para colocar adornos y reposteros en el itinerario, mientras que al mismo tiempo las hermandades y asociaciones de la parroquia prepararon el diseño de los altares y el exorno de las calles más importantes por las que caminaría la Custodia.

El paso iba portado, al igual que en el pasado año por una cuadrilla creada para tal hecho constituida en gran número por jóvenes cofrades de la parroquia, y guiado por Manuel J. García Almarcha.


A este paso le acompañaba uno, de nueva factura, realizado en los últimos meses por algunos cofrades de la Hermandad Sacramental de la Caridad en su estructura y forma, y por el ropero parroquial en lo que a faldones y caídas se refiere, que albergaba a la imagen de la Virgen del Carmen, Patrona de Armada y de la Parroquia Vaticana y Castrense y que un año más acompañaba a Jesús Sacramentado por las calles del barrio. En esta ocasión, este paso de la Santísima Virgen iba portado por la cuadrilla de Hermanos Cargadores de la Hermandad Sacramental de Cristo Rey, bajo las órdenes de Francisco Aranda.

Colaboraciones
Cabe destacar la colaboración prestada por las hermandades de la parroquia con la cesión de algunos de sus enseres para el exorno de estos pasos, muy especialmente a las Hermandades Sacramentales de la Caridad y de Cristo Rey.

Previamente a la salida procesional, los días 18, 19 y 20 de junio se celebró en la Parroquia Vaticana y Castrense de San Francisco un Solemne Triduo Eucarístico, preparatorio a la fiesta grande.

Estrenos
El Corpus Chico de San Francisco estrenaba el nuevo paso procesional para la Virgen del Carmen; juego de faldones y peana y juego de broches para los faldones, mientras que el paso de la Custodia estrenó nuevos faldones; la primera fase del bordado “en aplicación” de los faldones de la Custodia, llevado a cabo por el Taller de Bordados de la Parroquia; juego de broches para los faldones; juego de 23 campanas de plata; confección de banderas y reposteros para el exorno de las calles y dos libreas para servidores, que completarán el juego de cuatro ropajes para las grandes celebraciones de la parroquia.

Lo que no deja de estrenar, aunque se repita cada año, son momentos de especial belleza y emotividad, como la bajada por la calle Dolores antes de entrar en la plaza de San José, o el momento en que la Custodia llega a la fila de ancianos de San José que tienen en la plaza del mismo nombre una cita con tantos acontecimientos religiosos que se desarrollan en ese rincón del centro.

San Francisco cierra de esa forma un fin de semana en el que los barrios han sido los protagonistas indiscutibles de la religiosidad y de las tradiciones.

Misericordia
La hermandad sacramental de la Misericordia celebró el sábado a las 19.00 horas, la función eucarística con la que culmina sus cultos en honor del Santísimo. Una hora después, a las 20,00 horas, tuvo lugar la salida de la procesión del Corpus Chico. La Delegación de Fiestas del Ayuntamiento de San Fernando aportó 750 kilos de sal procedentes de la salina San Vicente a la hermandad de la Misericordia para la elaboración de la tradicional alfombra del Corpus Chico que se celebra en el barrio de la Pastora, un barrio que se volcó y que lo demostró con altares, colgaduras y alfombras.

Curiosamente, la implicación de los barrios en sus procesiones eucarísticas contrasta notablemente con la participación en la procesión oficial del Corpus Christi. El pasado domingo se redujo el número de altares y no hubo alfombras en el itinerario.

También lo hizo, prácticamente con los mismos horarios, el del Gran Poder por las calles de la barriadas de Carlos III y la Bazán.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Andalucía alcanza el 30% de producción eléctrica con renovables
chevron_right
Moratinos trasladará el interés de Córdoba para que Obama la visite