Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 06/07/2022  

Andalucía

El perfil del autónomo andaluz: de 40 a 54 años, sector servicios, sin asalariados y más de 5 años en su negocio

El 17,2% de los autónomos en España son andaluces, según CCOO, que apunta un repunte en 2012 tras cinco años de bajada

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Un trabajador autónomo

Los autónomos andaluces suponen el 17,2 por ciento de todo el país, con 338.108 autónomos a cierre de 2015, lo que supone 1,4 puntos más que en 2007, cuando representaban el 15,8 por ciento, según el 'Informe sobre la evaluación del trabajo autónomo en Andalucía', elaborado por CCOO-A, donde el sindicato apunta que se ha registrado un repunte desde 2012 en la afiliación al Régimen Especial de Autónomos (RETA), después de que desde 2007 a 2012 haya una destrucción en la afiliación.

   Según dicho informe, consultado por Europa Press, el sindicato alerta de las nuevas formas de entender el 'emprendimiento', que provocan "el deterioro de las condiciones". Tras reivindicar la actividad por cuenta propia, el sindicato ha expresado su "rechazo" a "aquellas formulas que buscan encubrir, desvirtuar y desregular las relaciones laborales".

   El sindicato ha alertado de que "desde el inicio de la crisis, un importante número de empresas están utilizando la cadena diabólica de subcontratación, externalizaciones o precarización para transformar puestos por cuenta ajena en figuras como 'falsos autónomos'".

   A su juicio, "el auge de la cultura del emprendimiento está siendo utilizado por los grupos de poder para confundir aún más, pues bajo la premisa del 'emprendimiento' se esconde una individualización de las relaciones laborales y una apuesta por dinamitar el empleo asalariado convirtiendo trabajadores por cuenta ajena en falsos autónomos".

LOS DATOS

   En su informe, el sindicato ha recordado que "desde 2008 han desaparecido un total de 42.721 empresas en Andalucía, concretamente un 8,2 por ciento. Asimismo, ha indicado que, según el registro del Directorio Central de Empresas en Andalucía, "se han destruido un 10,8 por ciento de las empresas de personas físicas desde 2008".

   En cuanto a los autónomos, el informe precisa que "desde 2007 a 2012 hay una destrucción en la afiliación en el Régimen Especial de Autónomos, mientras que en los tres últimos años se percibe una leve recuperación en Andalucía", de forma que "en Andalucía hay una pérdida paulatina de la afiliación de los autónomos propiamente dichas desde 2007 aunque ha experimentado un repunte desde 2012 hasta las 338.108 personas en 2015, quedando lejos de las 354.294 de antes de la crisis".

   El informe ha recordado que Andalucía tiene un peso en el conjunto del país en autónomos propiamente dichos del 17,2 por ciento, lo que supone 1,4 puntos más que en 2007, cuando representaban el 15,8 por ciento". En ese sentido, Málaga (20,4 por ciento) y Sevilla (20,6 por ciento) acaparan más del 40 por ciento de la afiliación al RETA de Andalucía en 2015, es decir, cuatro de cada diez autónomos en Andalucía son de Málaga y Sevilla. Por su parte, Huelva es la provincia con menos afiliación a este régimen especial, con un 5,4 por ciento.

   El sindicato apunta que "el peso de afiliados al RETA con respecto al total de afiliación supera el 15 por ciento en todas las provincias excepto en Huelva, siendo la media andaluza del 17,8 por ciento".

   La provincia con mayor peso de los autónomos sobre el total de afiliados es Almería, donde los autónomos representan el 21,6 por ciento del total, casi cuatro puntos más que la media de la Comunidad.

   Las siguen Granada, Málaga y Córdoba con el 19,9, 19,8 y 18,3 por ciento, respectivamente, y que están por encima de la media andaluza (17,8 por ciento). La provincia con menos peso de autónomos son Cádiz, Sevilla y Huelva, con 16,9, 15,4 y 13,7 por ciento, respectivamente.

EL PERFIL DEL AUTÓNOMO

   El informe de CCOO-A apunta que el perfil de la persona autónoma en Andalucía es el de hombre, de 40 a 54 años, dedicado al sector servicios, de nacionalidad española, sin asalariados, con dedicación a una única actividad y con más de cinco años de antigüedad en su negocio.

   Analizando por sectores, es el sector servicios en el que se producen mayor número de proyectos de autónomos en Andalucía y el único que suma autónomos durante la crisis. La construcción sufre con la crisis una de las mayores pérdidas, con cerca de 15.500 autónomos menos.

   Por sexos, las mujeres ganan peso entre el grupo de autónomos, pero lo hacen por la salida de los hombres de este colectivo, toda vez que en Andalucía el autónomo tiene rostro de hombre, y tres de cada cuatro es de sexo masculino frente a las mujeres autónomas.

   Por edad, el informe precisa que "a más edad mayor presencia en el grupo de afiliación al Régimen de Autónomos", de forma que "los jóvenes no ven viable poner en marcha proyectos por cuenta propia, mientras que las de más edad lo ven como oportunidad para terminar su vida laboral".

   Las personas entre 40 y 54 años concentran el mayor peso de los autónomos en Andalucía. Tras este intervalo de edad son las de entre 25 y 39 años quienes más aportan al total, con un 31,4 por ciento en 2015. El informe indica que "desde que comenzó la crisis las personas con más edad son las que se incorporan como autónomos en detrimento de las más jóvenes, que cada vez se animan menos a crear negocios propios".

   Los autónomos más jóvenes, menores de 39 años, se hallan en Cádiz, Huelva y Sevilla, en un porcentaje superior al 35 por ciento; por el contrario Almería, Córdoba y Jaén albergan a las personas con edades superior a 40 años, con 66,7, 68,2 y 67,6 por ciento, respectivamente.

   En cuanto a los autónomos que tienen o no asalariados a su cargo, tres de cada cuatro no tienen y esa tendencia se ha mantenido estable a lo largo de los años analizado, solo en 2011 se incremento hasta alcanzar un 79,6 por ciento, máxima proporción en la serie analizada.

   El análisis apunta que desde el comienzo de la crisis "se destruyen más proyectos con más antigüedad y proliferan los de menor antigüedad". Así, la mayoría de autónomos en Andalucía lleva más de cinco años con su proyecto, aunque desde que empezó la crisis se produce una disminución en el número de autónomos en negocios de más de tres años, mientras que los negocios de menos con un año se están incrementando desde 2007.

   Asimismo, la proporción de autónomos que compaginan sus proyectos, es decir, son pluriactivas, se mantiene en la misma proporción desde el inicio de la crisis, constituyendo el 3,7 por ciento del total frente al 96,3 por ciento que lo conforman autónomos sin pluriactividad.

PROPUESTAS DE CCOO-A

   El sindicato considera que Andalucía "necesita un cambio en la cultura empresarial, algo que no puede venir sólo de los empresarios, sino que los distintos gobiernos, deben impulsar elementos para orientar el actual modelo de crecimiento económico hacia una economía estable, con más derechos, menos vulnerable, más justa, sostenible y productiva".

   Por tanto, considera que los autónomos y las microempresas "son una pieza clave en el desarrollo del tejido productivo andaluz", por lo que consideran que a nivel nacional hace falta "que la financiación llegue a las micropymes y autónomos; aumentar el Salario Mínimo Interprofesional; diseñar políticas públicas para la consolidación de proyectos".

   Además, considera que "la tributación y las cotizaciones deben producirse según los ingresos reales", pide "reformar la prestación por cese involuntario de actividad; redefinir la 'laboralidad' en supuestos de dependencia económica, productiva y organizativa; y garantizar los derechos de Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (Trade)".

   En relación con Andalucía, CCOO ve necesario que la Junta "apueste por un trabajo autónomo de calidad y seguro; favorecer el afianzamiento de los negocios a través de servicio de asesoramiento que presten apoyo técnico y acompañe a los proyectos en su consolidación; orientar mediante incentivos la creación y consolidación de una nueva cultura empresarial; y estimular las concentraciones de unidades productivas que permita consolidar proyectos, afrontar nuevos retos de empleo estable".

TE RECOMENDAMOS