Quantcast
El tiempo en: Andalucía
13/06/2021

Sevilla

Manuel Blasco Garzón, por fin, tendrá calle en Sevilla

Francisco Morales Padrón, biógrafo de Manuel Blasco Garzón (Sevilla, 17 de enero de 1885-Buenos Aires, 21 de noviembre de 1954), publicó una síntesis biográfica en el tomo primero del Diccionario de Ateneístas (2002), el mismo año que la Docta Casa le dedicó un homenaje...

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
  • Generación del 27

“La Junta Municipal del Distrito Macarena de Sevilla ha aprobado por mayoría la propuesta del gobierno municipal de dar el nombre de una de sus calles a Manuel Blasco Garzón, en concreto a la vía paralela a la calle Ágata entre las avenidas Sánchez Pizjuán y Doctor Fedriani. En un comunicado, el Ayuntamiento ha informado de que recientemente, la Universidad de Sevilla recibió la donación del archivo documental, compuesto sobre todo por cartas y fotos, de Blasco Garzón, que fue, entre otros muchos cargos, ministro de la República, exiliado en Argentina hasta su fallecimiento en 1954”, dice Europa Press.

Francisco Morales Padrón, biógrafo de Manuel Blasco Garzón (Sevilla, 17 de enero de 1885-Buenos Aires, 21 de noviembre de 1954), publicó una síntesis biográfica en el tomo primero del Diccionario de Ateneístas (2002), el mismo año que la Docta Casa le dedicó un homenaje organizado por Enrique Barrero.
La agencia de Prensa Europa Press afirma en  un despacho que “este fondo documental está formado por la correspondencia recibida por Manuel Blasco Garzón durante su exilio en Argentina, documentos correspondientes a designaciones en cargos oficiales y fotografías protocolares.
Manuel Blasco Garzón nació en Sevilla, estudió en el colegio de los padres Escolapios e ingresó en la Hispalense en 1900 para cursar Derecho. En 1907 ingresa en el Colegio de Abogados y milita en el Partido Republicano Radical de Diego Martínez Barrio, amigo suyo desde la infancia, aunque luego pasará al Partido Liberal de Pedro Rodríguez de la Borbolla.

Ostentó numerosos e importantes cargos, a veces de forma simultánea como presidente del Colegio de Abogados de Sevilla, presidente del Ateneo, del Sevilla FC, de la Academia Sevillana de Buenas Letras o del Círculo Mercantil.

Asimismo, fue diputado del Frente Popular, ministro de Obras Públicas y de Justicia en la Segunda República, o ministro de Comunicaciones y Marina Mercante en la Segunda República.

Tras la caída de la Dictadura y por Real Orden de la Presidencia del Consejo de Ministros, a mediados de 1930, Blasco fue nombrado vocal del comité de la Exposición Iberoamericana, cuya inauguración había tenido lugar en la primavera del año anterior, y también fue nombrado concejal del Ayuntamiento de Sevilla. Blasco fue primer teniente de alcalde del Ayuntamiento sevillano entre enero y abril de 1931, además de vocal del comité provincial por el Partido Liberal, y concejal entre 1918 y 1923.

En las elecciones de 1933 formó parte de la candidatura del Partido Radical de Martínez Barrios por Sevilla, donde obtuvo 27.216 votos, resultando elegido diputado electo. En las elecciones de febrero de 1936 representó al partido en la candidatura del Frente Popular por Sevilla capital. En esta ocasión obtuvo 74.993 sufragios, resultando el diputado más votado de la circunscripción.


Poco después de su cese como ministro de Justicia, en 1936, Blasco Garzón fue nombrado cónsul general y ministro plenipotenciario de España en la Argentina, partiendo para Buenos Aires acompañado de algunos familiares, viviendo exiliado a partir de 1939 del ejercicio de su profesión de abogado, de conferencias y colaboraciones con algunas editoriales.

Mientras tanto, en la España "nacional" y en su Sevilla natal, el Ilustre Colegio de Abogados, el Ateneo, la Academia de Buenas Letras y otras entidades que había presidido hasta el inicio de la guerra civil, acordaron unánimemente expulsar de su seno a Blasco Garzón y borrar su nombre de sus registros de socios, según ha explicado el Consistorio.

En las semanas que siguieron al 18 de julio sus bienes y propiedades le fueron incautados y de ellos "nada más se supo". En la posguerra Blasco Garzón fue procesado por el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo y condenado en rebeldía, en 1942, a la pena de 30 años de reclusión mayor. Murió en Buenos Aires en 1954, sin poder regresar a España”.

COMENTARIOS