Actualizado: 18:51 CET
Sábado, 18/01/2020

Andalucía

Abengoa cierra su histórica filial Abencor, con 100 empleados

La compañía ha comunicado la liquidación de su filial de comercialización de suministros industriales Abencor, fundada en 1946 y con sede en Sevilla. Nicsa, filial madrileña de Abencor con otros 63 trabajadores, ha recibido fondos para sobrevivir un mes y buscar una salida fuera del grupo Abengoa

  • sede de palmas altas

El preoconcurso de acreedores presentado el pasado miércoles 25 de noviembre en el juzgado de lo mercantil número 2 de Sevilla por Abengoa ya está teniendo graves consecuencias en la compañía y su plantilla. La empresa ha comunicado el cierre de su filial Abencor, con 100 empleados distribuidos fundamentalmente en Sevilla y en sus delegaciones de Chile, EEUU, Brasil, México, Australia, Abu Dhabi, Perú y Suráfrica. Abencor se dedica a comercializar suministros eléctricos para la industria y pertence al grupo de negocio de ingeniería y construcción industrial cuya cabecera es Abeinsa. Esta empresa fue fundada en 1946 inicialmente con el nombre de Comercial Abengoa y ha jugado un papel clave en la historia de crecimiento del grupo andaluz desde entonces.

El criterio para que esta filial no continúe es que no puede autofinanciarse, circunstancia que se está testando una por una en todas las empresas dependientes de Abeinsa en la jornada de hoy viernes. Aquella subsidiaria que no pueda generar recursos por sí misma para continuar funcionando, y precise de recursos ajenos (préstamos o apoyos de la matriz), queda excluida del futuro del grupo. Oficialmente, la empresa señala que estas reuniones son sólo para detectar necesidades de liquidez para seguir funcionando. Muchas otras fuentes internas explican que las reuniones terminan con la comunicación de la no continuidad de las filiales que no se autofinancian. Lo mismo ocurre con muchas de las de Latinoamérica.

Además, una filial de Abencor, la compañía Nicsa con sede social en Madrid, también pende de un hilo. Abeinsa le ha dado fondos para sobrevivir un mes y que su equipo directivo busque un comprador o una salida propia para que se mantenga la actividad. En caso contrario, la clausurará también como con Abencor. Nicsa tiene 63 empleados, medio siglo de vida y delegaciones en EEUU, México, Perú, Brasil, Oriente Medio, Singapur y China. El presidente de Nicsa es Alfonso González, primer directivo de Abeinsa.

Nicsa facturó 53,4 millones de euros en 2014 y tuvo un beneficio neto de 1,3 millones (en 2013 ingresó 51 millones y ganó 5,4 millones). Abencor, por su parte, sufrió en 2014 un fuerte descenso de los ingresos respecto al año anterior, al pasar de 264,5 millones a 75,6 millones (un 71,4% menos). El beneficio neto, sin embargo, creció hasta los 35,1 millones (un 57,3% más) gracias a las operaciones de compraventa de acciones que Abencor realizó con títulos de la propia Abengoa.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Las pernoctaciones extrahoteleras en Andalucía aumentan un 14,9% en octubre y los viajeros un 22,3%
chevron_right
Resumen del 27 de noviembre de 2015