Actualizado: 01:22 CET
Jueves, 20/06/2019

Huelva

La Policía Local se gana un cuplé

Tremenda indignación la de la comparsa de la Peña ‘El Farol’, que este miércoles fue desalojada del local de ensayo por tres agentes

  • La comparsa desalojada

Diego Vega, director de la comparsa ‘El quitasueño’ de la Peña ‘El Farol’, no puede disfrazar su indignación: “Nos trataron como si fuéramos delincuentes, sólo faltó que nos pusieran contra la pared y nos esposaran”. Son palabras para describir la sensación que se le quedó cuando en el ensayo de su agrupación este miércoles por la noche irrumpieron tres agentes de la Policía Local y les acabaron obligando a desalojar el local de ensayo, situado en la Avenida Costa de la Luz de la barriada del Molino.

Según el testimonio dado a Viva Huelva por este experimentado autor carnavalero onubense, eran las 22.48 horas cuando los policías llamaron a la puerta. “Uno de ellos, en plan sheriff, tomó la voz cantante y nos comunicó que un vecino se había quejado en varias ocasiones”. Ante esto, Vega les explicó que el local lo tienen insonorizado con cartones de huevo y les pidió que hicieran una medición de decibelios para comprobar si se estaba superando lo legalmente establecido, teniendo en cuenta que “nunca cerramos más tarde de las 23.15 horas”. Al parecer, esta sugerencia no agradó al agente, que acto seguido solicitó el contrato de alquiler. Vega les explicó que se trataba de un local cedido por un amigo, y acto seguido los policías procedieron a pedirle la identificación y ordenar el desalojo de las 17 personas que estaban en la sala.

Vega asegura a Viva Huelva que “nunca hemos recibido ninguna queja de ningún vecino, ni yo ni el dueño del local”. Precisamente al dueño del local, acompañado por los agentes, tuvo que explicar la queja y la aventura acabó con advertencia policial, pero sin denuncia, lo que no reduce el cabreo de este comparsista onubense: “¿Con qué derecho me sacan de mi local de ensayo?”. “Es una falta de respeto a una fiesta que forma parte de la cultura onubense, pero como no somos una fiesta prioritaria...”.

Así las cosas, en plena puesta a punto de la agrupación, que el 27 de enero se subirá a las tablas del Gran Teatro, la comparsa ‘El quitasueño’, que recrea la Huelva de posguerra en los años 50, se queda sin local de ensayo “porque no quiero poner en problemas al dueño del local”; y por sacar algo positivo, la situación, que se puede encajar bien en el tipo por “la actitud del policía local, que fue dictatorial, más propia de los años pasados, prepotente y amenazadora”, les ha servido a los autores de inspiración y dará forma a uno de los cuplés de su repertorio.

Posición de la Fopac
Diego Vega ha mandado un comunicado a la Federación Onubense de Peñas y Agrupaciones del Carnaval (Fopac) para informar de los hechos y pedir la mediación de su presidente Antonio Hierro con responsables del Ayuntamiento de Huelva. Viva Huelva se puso en contacto con María Ángeles Domínguez, relaciones pública de la Fopac, quien en relación con este tema recordó que otra peña de la capital onubense, ‘La Colombina’, “lleva años con esa misma lucha”. “Hemos mandado escritos y hemos mantenido reuniones con Remesal (concejal de Cultura) y nos explica que como haya algún vecino que se queje no se puede hacer absolutamente nada”, por lo que ante estas situaciones la sensación de la Fopac es de “impotencia” porque “no se hace nada de nada” y “no podemos hacer nada”.

La Colombina
De visitas policiales al local de ensayo bien saben los integrantes de la Peña ‘La Colombina’, chirigota que pule sus repertorios en un local de la calle San Ramón en Viaplana. Al parecer, según explicó a Viva Huelva José Antonio Alfonso, uno de los integrantes de la peña, hay una vecina que de Carnaval como que no. “A causa de esta vecina, llevamos una serie de años de persecución constante, y raro es el día que no tenemos una visita de la policía a pesar de que nos hemos dejado una pasta en insonorizar el local y no se escucha ni una mosca”. Alfonso, que entiende que la Policía, al fin y al cabo, hace su trabajo, ha recibido una sanción de 500 euros y la amenaza de precintarles el local.


Y es que con tratos y presiones así, a muchos carnavaleros onubenses, y mira que no son muchos,  le dan ganas de irse con la música a otra parte. Que así no sea. ‘Chimpón’.

COMENTARIOS

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Los enfermos hepáticos de Cádiz acusan a la Junta de "jugar con la vida de los miles de afectados de Andalucía"
chevron_right
Quédate conmigo