Actualizado: 23:29 CET
Martes, 22/10/2019

Estepona

Estepona distingue a María Antonia Abad, Antonia Pérez y María Chacón en el Día de la Mujer

El Consistorio reconoce la trayectoria de estas vecinas con motivo del Día de la Mujer que se celebra el 8 de marzo. El acto tendrá lugar el viernes, 7 de marzo, a las 12:00 horas, en la remodelada plaza Begines.

Cargando el reproductor....

El Ayuntamiento de Estepona, a través de la delegación municipal de la Mujer, distinguirá con el Premio `8 de Marzo Día de la Mujer', a María Antonia Abad García, Antonia Pérez Montes y María Chacón Uceda, ya jubiladas, por su labor como pioneras en la promoción de la salud de las mujeres, previa presentación de propuestas por particulares y/o entidades públicas y privadas radicadas en Estepona.

El Premio `8 de Marzo Día de la Mujer', fue instituido por el Ayuntamiento de Estepona con la finalidad de reconocer y distinguir la labor de personas, colectivos o instituciones a favor de la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres, y consiste en una medalla en la que figura el lema "8 de Marzo. Excmo. Ayto. de Estepona".

La entrega de estas distinciones se hará efectiva en el transcurso del acto oficial que se celebra con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres y que, al caer en sábado este año, se adelantará al viernes 7, a las 12:00 horas, en la recientemente remodelada plaza Begines, y estará presidido por el alcalde, José María García Urbano, y miembros de la Corporación.

Las premiadas

María Antonia Abad García, Cuqui, nació en Fuengirola en 1933. Aunque su familia no contaba con medios económicos, estudia la carrera de Matrona y, entre varios posibles destinos, elige Estepona, donde llega en 1954. Aunque en esos tiempos los niños nacían en sus casas, donde atendía a los recién nacidos y a sus madres, trabajó en el Hospitalillo de la Plaza de las Flores; más tarde, en la Casa de maternidad de la calle Villa, actual Mercado de Abastos; años después en la recién inaugurada Casa de Socorro de la Calle Terraza, compartiendo espacio con una Casa de Maternidad, convertida en centro comarcal de nacimientos. Cerrado este centro, trabajó de ATS en el Ambulatorio de la calle Terraza y en la Residencia de Ancianos de Isdabe, volviendo más tarde a su profesión y vocación de matrona, hasta que una enfermedad la obliga a la jubilación tras cuarenta años de entrega total y absoluta.

Antonia Pérez Montes fue pionera en su profesión de enfermera, ya que en su juventud pocas mujeres estudiaban carreras universitarias. Hija de familia de agricultores, su familia le puso muchas trabas para irse a estudiar a Cádiz. Incluso después de acabar sus estudios de ATS estuvo diez años sin ejercer, ya que sus padres no querían que se fuera a trabajar lejos de Estepona. Finalmente, empezó a ejercer en 1961 en la Maternidad de la calle Terraza, donde ayudó a traer al mundo a muchos esteponeros, junto a María Antonia Abab y Juana Luna, y los ginecólogos Manuel Aguilera Ruiz y Alfonso Pérez Mellado, además de trabajar con los doctores Cristóbal Ruiz Méndez y Eladio Burgos, y asistir urgencias de todo tipo en la Casa de Socorro. Al cierre de la Maternidad, se hizo cargo del dispensario de Cancelada, y más tarde trabajó en el primer Centro de Salud de Estepona, hasta su jubilación.


María Chacón Uceda, conocida popularmente como Mariquita Chacón, nació en la década de los años veinte del siglo pasado, en la calle Santa Ana, y antes de cumplir 10 años se quedó huérfana de madre. Desde muy pequeña participó en cuantas actividades se organizaban en Estepona. Impartió clases de Educación Física en varios colegios, siendo pionera en la creación de equipos femeninos de baloncesto. Enamorada de los bailes típicos y del teatro, crea los Coros y Danzas de Estepona, participando con gran éxito en certámenes provinciales y nacionales, y pone en escena numerosas obras teatrales, en su mayoría de carácter benéfico. Promotora de los actos festivos en honor a San Isidro Labrador, en 1961 le fue concedida la "Y" Roja Individual de Isabel La Católica. Tras contraer matrimonio en 1967 se traslada a vivir a Sevilla, de donde vuelve tras enviudar, a los pocos años. Considerada como un importante eslabón en la historia de Estepona, entre sus virtudes destaca el amor a Estepona, su servicio a la comunidad, y el no saber decir No.

COMENTARIOS

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Los trabajadores aceptan la prórroga anunciada por la Junta
chevron_right
Díaz ultima un nuevo acuerdo con Iberdrola