Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 06/07/2022  

Andalucía

Miguel confiesa que el móvil del crimen de Marta fue sexual y que el menor la estranguló

La Policía recuperó ayer de una alcantarilla un objeto punzante con el que el principal inculpado en el asesinato de Marta del Castillo declaró haberla amenazado durante un intento de violación, de modo que el móvil sexual es el nuevo elemento que manejan los investigadores del caso.

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Antonio del Castillo, el padre de Marta, antes de la rueda de prensa que ofreció ayer.
La Policía recuperó ayer de una alcantarilla un objeto punzante con el que el principal inculpado en el asesinato de Marta del Castillo declaró haberla amenazado durante un intento de violación, de modo que el móvil sexual es el nuevo elemento que manejan los investigadores del caso. 


Así se desprende de la nueva versión en la que el principal acusado ha inculpado al menor de edad Javier G. M. y ha exculpado a su amigo Samuel B. P. 


Según fuentes del caso, la existencia del objeto punzante surgió el martes en el careo mantenido ante el juez por el hasta ahora asesino confeso, Miguel C. D, y su amigo Javier G. M, de 15 años, encarcelado por haberle ayudado a deshacerse del cuerpo de la joven. 


Una vez concluida la segunda reconstrucción de los hechos en la vivienda de Miguel, pasadas las 21 horas de anoche, el principal acusado pidió realizar al juez una "declaración complementaria" sobre lo sucedido. 


Entonces contó que la noche del 24 de enero se encontraba bajo los efectos de las drogas y que él y su amigo Javier G. M, de 15 años, intentaron abusar sexualmente de Marta, la golpearon y la amenazaron con un objeto punzante, que tiraron a una alcantarilla. 


Posteriormente, según esta declaración, fue Javier quien acabó con la vida de Marta estrangulándola en el salón de la vivienda, y no Miguel de un fuerte golpe con un cenicero en la cabeza y en el dormitorio, como declararon inicialmente. 


La Policía registró ayer las alcantarillas situadas frente a la vivienda de Miguel en la calle León XIII de Sevilla, donde encontraron dicho objeto punzante, que ahora va a analizar en busca de restos biológicos de la víctima o de los acusados. 


Según la nueva versión de Miguel, su amigo Samuel B. P, de 19 años, al que hasta ahora señalaba como cómplice, no participó en la ocultación del cuerpo la noche del crimen y no se enteró de la muerte de Marta ni en el momento de producirse ni en los días posteriores. 


Tras la muerte de Marta, según la nueva declaración de Miguel, entre él y Javier arrojaron el cuerpo a un contenedor de basura de su calle, y no al Guadalquivir como han sostenido hasta ahora, lo que mantuvo durante más de un mes a más de doscientas personas movilizadas para localizar el cuerpo en el río. 


Fuentes de la investigación señalaron a Efe que los dos careos celebrados el martes entre estos tres acusados y la reconstrucción de los hechos no han ayudado a clarificar lo sucedido y la única conclusión es que todos están interesados en ocultar lo realmente sucedido porque fue "algo truculento". 


Los investigadores resaltan el interés en impedir el hallazgo del cuerpo, que contrasta con el hecho de que un 95% de los asesinos confesos revelan el paradero de su víctima. 


El abogado de Miguel renuncia tras los cambios de declaraciones 


Por su parte, Antonio Jiménez, el abogado de Miguel C. D. renunció ayer a seguir defendiéndole después de que el joven haya cambiado por tercera vez su declaración sobre los hechos. 


Según fuentes del bufete Carrión y Jiménez abogados, el abogado defensor del ex novio de Marta, que desde el principio ha sido el principal sospechoso de su desaparición, ha decidido renunciar a su defensa, aunque el letrado José Manuel Carrión y socio de Jiménez, continúa ejerciendo la defensa del hermano de Miguel, Javier D. M. 


Miguel C. D. aseguró en su primera declaración que fue él quien mató a Marta golpeándola con un cenicero y que después, ayudado por Samuel B. P y Javier G. M, la tiró al Guadalquivir. Luego declaró que la arrojaron a un contenedor de basura cerca de la vivienda de Miguel, para terminar finalmente asegurando ante el juez que, en contra de lo que había declarado en un principio, no fue él, sino el menor Javier G. M. quien estranguló a Marta. 


El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, precisó ayer que "el único sitio" donde tienen "orden de buscar" el cuerpo de la joven es el centro de tratamiento de residuos Montemarta, de Alcalá de Guadaíra, a donde se lleva la basura de la capital andaluza.


Mas "lógico" que la matara Miguel


Por su parte, Antonio del Castillo, el padre de Marta, la joven desaparecida en Sevilla el 24 de enero, declaró ayer que es más "lógico" que la matara Miguel C. D. y que no tiene claro que el cadáver de su hija se encuentre en el vertedero de Alcalá de Guadaíra donde ahora se centra la búsqueda. 


En una rueda de prensa, aseguró que conociendo los antecedentes violentos de Miguel C. D. "cuando se cabreaba", tiene más credibilidad la primera versión del acusado, que declaró que había matado a Marta golpeándola con un cenicero, y que no confía en su nueva declaración, ya que es más fácil para él "echarle la culpa al menor". 


En referencia a ‘El Cuco’, el joven de quince años al que ahora Miguel acusa de haber matado a Marta, Antonio del Castillo aseguró: "No tiene ni metro y medio, mi hija le sacaba dos cuartos". 


El padre sostiene que con el cambio de declaraciones, que calificó de enredo, "están protegiendo a alguien", y que teniendo un coche en la puerta de la casa le cuesta creer que los presuntos implicados se arriesgaran a llevarla a un contenedor de basura, como afirma ahora Miguel. 


Antonio del Castillo volvió a exigir que se busque el cuerpo de Marta "por todos los sitios", y se mostró satisfecho con la búsqueda en el vertedero, aunque no está convencido de que el cuerpo esté allí. 


Recordó cómo hace unas semanas también "se le dio un 99% de credibilidad a la posibilidad de que estuviera en el río", y aseguró que dentro de unos días irá al vertedero para agradecer a los efectivos de búsqueda el trabajo que están haciendo. 


También explicó que con esta nueva búsqueda para la familia es "como volver a empezar desde cero", y que espera que la policía y juez "lo tengan todo atado después de lo que estamos pasando". 

TE RECOMENDAMOS