Actualizado: 20:04 CET
Lunes, 10/08/2020

Buscan el cadáver de Marta del Castillo en la desembocadura del Guadalquivir

La zona de Sanlúcar es uno de los siete tramos del río en que se está desarrollando la búsqueda

  • Miembros de los Grupos de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil rastrean el río Guadalquivir.

La búsqueda del cadáver de la joven sevillana Marta del Castillo se desarrolla en un tramo de 80 kilómetros del río Guadalquivir entre Sevilla y su desembocadura en Sanlúcar de Barrameda, que fue dividido en siete zonas.
El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, ha señalado que la búsqueda se está centrando en los lugares donde es más posible que se encuentre el cuerpo, según la información que les ha facilitado la Autoridad Portuaria de Sevilla.
López Garzón, que se ha reunido en el puerto de Gelves (Sevilla) con los coordinadores del operativo de rescate, ha explicado que las tareas tienen mucha dificultad por la profundidad del río, el agua turbia, el abundante lodo acumulado en las orillas y las corrientes.
Ha manifestado a los periodistas que las dificultades son muchas pero “el deseo profundo y compartido por todos es que el cuerpo aparezca lo antes posible”, y “para ello estamos poniendo todos los medios”.

arrojada al río


La búsqueda empieza en el punto donde el ex novio de Marta, Miguel C.D., detenido el viernes, confesó haber arrojado el cuerpo, junto al descampado del Charco de la Pava en Sevilla y finaliza en la desembocadura del Guadalquivir a unos 80 kilómetros de distancia.
Las medidas se irán cambiando “según se vayan teniendo puntos negativos”, en una “búsqueda rigurosa” en la que cada mañana a las 8.00 horas se decidirá si hay que cambiar o mantener el operativo, a la vista de los resultados y el asesoramiento sobre la evolución de las corrientes, ha explicado el delegado del Gobierno.
Las dificultades de la búsqueda derivan en la extensión del área, la profundidad del río - el lugar donde supuestamente fue arrojado el cuerpo tiene 17 metros- el agua turbia, el limo, el abundante lodo en las orillas y las corrientes.
La Autoridad Portuaria de Sevilla, ha añadido López Garzón, ha facilitado a los equipos de rescate información sobre el movimiento de las corrientes, lo que ha permitido centrar la búsqueda “en las áreas donde son mayores las probabilidades” de encontrar el cuerpo.
Las labores de rescate están coordinadas por el jefe de la Policía Judicial de Sevilla y en ellas participan bomberos, los Grupos de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil, la policía adscrita a la Junta de Andalucía, la Policía Nacional y la Unidad Militar de Emergencias (UME).
Se trata de una búsqueda “planificada, coordinada y rigurosa”, ha asegurado el delegado del Gobierno en Andalucía, López Garzón, quien ha explicado que cada uno de estos grupos tiene asignado uno de los siete sectores en los que se ha dividido el río Guadalquivir”.
El delegado del Gobierno ha desvelado que la Policía, como consecuencia de una información anterior que consta en el sumario pero que no quiso precisar, ya había decidido buscar en un punto concreto del río cercano al puente del Charco de la Pava, por lo que, en cuanto confesó el detenido, ya se encontraba allí una Unidad de Actividades Subacuáticas para iniciar la búsqueda del cuerpo de Marta

La novia del asesino confeso
Por otra parte, Rocío, la joven de 14 años con la que estaba saliendo actualmente Miguel Carcaño, el asesino confeso de Marta del Castillo, manifiesta su incredulidad tras conocer el delito de su pareja.
La chica, asegura que el inculpado era un hombre bastante celoso y que, cuando le preguntó directamente si tenía algo que ver con el crimen, Miguel eludía la respuesta y mostraba estar apesadumbrado.
“Él nunca ha chillado, nunca se ha defendido de las noticias, nunca ha dicho: “Yo no he sido, de verdad que no. Él siempre agachaba su cabeza y se callaba”, ha dicho. Declaró también que el asesino “era huérfano” y también que “tuvo una infancia muy dura”.
En las últimas semanas, el asesino pasaba los días en casa de la familia de Rocío, que lo trató como a a un allegado. La madre de Rocío afirma al respecto: “Él se marchó de mi casa aquel día 24 a las 5 de la tarde, dándole yo cuatro euros para gasolina”.
Asimismo, la madre asegura: “Nosotros no tenemos nada que ver. Ni nada que ocultar a nadie”.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
Sanz dice que Chaves no ha conseguido el boicot
chevron_right
Unas emergencias en precario