Actualizado: 16:33 CET
Viernes, 16/11/2018
ESTÁS EN:

El Zurito

En los carteles, “El Zurito” fue no uno ni dos ni tres, sino toda una dinastía entera de toreros cordobeses entre matadores, banderilleros y picadores. La familia de la Haba, que en el Cossío ocupa varias páginas. En el Jaén nuestro de cada día, “El Zurito” es mucho más que una taberna cualquiera. Punto de encuentro al mediodía para el aperitivo. Punto de partida muchas noches para tomar la primera cerveza antes de adentrarse en la ruta de bares que esconde San Ildefonso.
   Su clientela es fija. Raro es el día que si acudo no encuentro amigos o conocidos. Una noche incluso de una punta a otra de la barra todos los clientes éramos amigos que sin ponernos de acuerdo habíamos ido a parar allí. Por algo será.


   Traspasar su puerta supone en cierto modo retroceder en el tiempo, siendo como es una taberna con sabor a taberna antigua que aún perdura en pleno centro de nuestra ciudad. Una especie de resistencia al crecimiento y desarrollo del urbanismo de su entorno. En su puerta, un azulejo marca parte de su identidad: un escudo de Jaén que refleja su jaenerismo. Y su antigüedad: desde 1912.


    Fotos en blanco y negro de un Jaén que se ha perdido y que nadie nos devolverá. Imágenes de Octavio Ortega Jurado “Piturda” que perpetúan su memoria para recuerdo de todos los jienenses. Una montaña de gorras militares apiladas, a modo de colección, llaman la atención del curioso. Calendarios de fechas pasadas donde majestuoso se muestra al Maestro Enrique Ponce. Casi todo permanece tal cual desde hace años. Casi nada ha cambiado entre las paredes que custodian este templo de la tapa en Jaén.


   Un rinconcito taurino, donde apenas una o dos mesas caben, hace que cada vez que acuda mis ojos dediquen unos minutos a volver a ver por enésima vez las fotografías antiguas de nuestro Jaén taurino. Juan Tirado y Juan Carlos García, matadores de toros nacidos en nuestra tierra, cuentan con un lugar destacado que simboliza un homenaje a los toreros de Jaén.


  Y de toros, o de sociedad, política o gastronomía se puede hablar allí. Pero muy especialmente de fútbol porque el tabernero, Juan Ramón, en otro tiempo fue futbolista profesional en equipos de nuestra provincia. Entre ellos el Real Jaén.


  Ahora que tan de moda está conmemorar fechas simbólicas por todo lo alto, el mejor homenaje que puede recibir “El Zurito” es que después de cien años, los jienenses sigamos acudiendo a la taberna de Juan Ramón Sánchez a disfrutar entre amigos como mejor sabemos hacer: con una tapa de por medio.

COMENTARIOS

Publicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
chevron_left
El Petardo
chevron_right
Los jóvenes calientan motores para la fiesta de la primavera