Actualizado: 14:11 CET
Martes, 24/04/2018

Huelva

“Confié en la palabra del director”

Manuel Rodríguez, expropietario del popular Bar Agmanir, tiene ‘secuestrados’ hasta dentro de 40 años 200.000 € por Deutsche Bank

  • Manuel Rodríguez ha denunciado a Deutshche Bank

Cuando tenía 16 años, Manuel Rodríguez comenzó a trabajar de camarero, profesión de la que se hizo empresario cuando con poco más de 20 años se hizo propietario del popular y tradicional Bar Agmanir, en pleno centro de la  capital onubense. Allí, al frente del duro trabajo de la hostelería en este establecimiento, trabajó detrás de la barra durante 43 años, hasta que al cumplir los 67 años decidió jubilarse.

En este puñado de años, Manuel Rodríguez logró ahorrar 200.000 euros, y lo que suponía que iba a ser una jubilación tranquila y de descanso merecido, se ha convertido, por Deutsche Bank, en la historia de una incertidumbre: “He pasado muchas noches sin dormir, muchos malos ratos, pensando en que puedo perder mi dinero”.

Historia de un “engaño”
Manuel Rodríguez dio su testimonio este lunes a Viva Huelva. En él, este jubilado onubense describe que en la primavera de 2005 “me llamó el director de Deutsche Bank”, de la sucursal de la entidad en Huelva sita en la Gran Vía, “y me dijo que tenía algo para mí que me podía interesar”. El ofrecimiento, de palabra, consistía en un depósito a plazo fijo garantizado a 5 años, y con un alto interés, “pero si lo necesitaba lo podía sacar antes sin penalización”.

Año a año, Rodríguez fue recibiendo su liquidación de intereses, pero cuando se cumplieron los cinco años, se dio cuenta de la realidad de eso que dicen de que ‘del dicho al hecho hay un trecho’. “Mi dinero tenía que estar 40 años en el banco”, ya que sus ahorros habían pasado a ser bonos del Banco Europeo de Inversiones.

Manuel Rodríguez pecó de confianza en la palabra del banquero, ya que, como él mismo reconoce, “ni pedí información en ese momento ni me la dieron”, ya que “para mí la palabra del director, con el que tenía una relación cercana a la amistad,  era más que suficiente”.

Cuando recibe la noticia del ‘secuestro’ de sus ahorros de toda la vida, Manuel Rodríguez lo primero que hizo fue “presentar una reclamación por escrito, que ni siquiera me han contestado”. En lo personal, dada su relación cercana con el director de la entidad, y “dándole muchas vueltas a la cabeza”, este afectado por la oscuridad de los productos bancarios reconoce que “al principio quería pensar que el director no lo sabía, pero al final creo que sabía que me estaba engañando”. Además, el exhostelero relata que hablando directamente con el director de la sucursal “me dijo que los afectados éramos unos aprovechados y unos listos, que queríamos los intereses sin asumir ningún riesgo”.

A la Justicia
Su caso lo está llevando la delegación onubense de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), que, tal como desveló Viva Huelva en su edición del pasado miércoles 6 de junio, ha logrado que se condene a Deutsche Bank por un caso calcado al de Manuel Rodríguez, y la entidad financiera tendrá que devolverle sus 200.000 euros al matrimonio de pensionistas formado por Manuel Lado y Manuela Iglesias. “Reclamar vale para algo, por lo que animo a todos los afectados por productos bancarios  a que nos visiten”, valora Antonio Olaya, delegado de Ausbanc en Huelva.

Con la confianza de este precedente judicial, Ausbanc presentará en los próximos días la demanda por el caso de Manuel Rodríguez, otra persona más que ahora con 73 años debería estar disfrutando de la tranquilidad tras toda una vida trabajando, y vive en la incertidumbre creada por el oscurantismo bancario. Como él, una decena más de afectados en Huelva por la “falsa palabra” del director de la sucursal de Deutsche Bank en Huelva.

COMENTARIOS

Andaluc�a Informaci�n Andaluca InformacinPublicidad AiPublicidad AiAndalucía Información