Actualizado: 22:17 CET
Lunes, 28/05/2018

España

Bruselas podrá paralizar el rescate si España incumple los ajustes exigidos

Joaquín Almunia, ha dejado claro que todo préstamo "lleva aparejado unas obligaciones y compromisos" por parte de quien lo recibe. "Y no hablo sólo de la obligación de devolver ese préstamo, sino también algún otro tipo de condiciones"

  • Joaquín Almunia.

El rescate de hasta 100.000 millones de euros que el Eurogrupo ha ofrecido a la banca española podrá paralizarse si el Gobierno incumple los objetivos de reducción del déficit y las reformas exigidas por la Comisión Europea el pasado 30 de mayo, entre las que se encuentran subir el IVA, eliminar la deducción por vivienda o acelerar el retraso de la edad de jubilación.

   El plan de ayuda llevará aparejadas una serie de requisitos, que todavía deben negociarse, centrados en el conjunto del sector bancario y no únicamente en las entidades rescatadas. Pero además, la Comisión y los países de la eurozona vigilarán que España prosiga con las reformas y ajustes recomendados por Bruselas, según han explicado fuentes comunitarias.

   "Es una ayuda sujeta a condiciones y que será revisada regularmente por aquellos que prestan la asistencia", han explicado las fuentes consultadas. "El Eurogrupo tiene la posibilidad de certificar que se dan las condiciones para seguir prestando esta asistencia o no", han indicado.

   De hecho, la adopción de medidas eficaces para corregir de forma acelerada los desequilibrios en las cuentas públicas es un "prerrequisito" a la hora de acceder a ayudas del fondo de rescate para la banca. Los países de la eurozona constataron el sábado que España cumple esta condición y por ello están dispuestos a conceder la ayuda, pero mantendrán la vigilancia durante todo el proceso.

   Además, la Comisión -con la colaboración del Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y el Fondo Monetario Internacional- presentará al Eurogrupo informes periódicos sobre la marcha de la reforma financiera. Si se detecta cualquier incumplimiento en esta área, la ayuda también podrá interrumpirse.

   Las condiciones que se impondrán al sector financiero se basarán en primer lugar en las reglas de la UE sobre ayudas públicas. Estas reglas supeditan cualquier ayuda pública a un plan que garantice la viabilidad futura de cada entidad y obligan a disminuir la talla de los bancos beneficiarios, por ejemplo mediante la venta de activos, para limitar las distorsiones de competencia.

   Pero también se establecerán requisitos para el conjunto del sector en materia de transparencia y supervisión.  "Se trata de limpiar el sector bancario español en su conjunto, inyectando transparencia y eficacia", señalan las fuentes. "Habrá que afrontar cuestiones como la adopción de riesgos excesivos", añaden.

   Bruselas espera que el Gobierno español presente "en breve" la solicitud oficial de rescate bancario. A partir de ese momento, realizará otro análisis del sector para determinar sus necesidades exactas de capital y hará una propuesta de condiciones, que debe ser aprobada por unanimidad por el Eurogrupo.

Bruselas dice que la ayuda a la banca lleva aparejadas "condiciones"

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de la Competencia, Joaquín Almunia, ha dejado claro este lunes que todo préstamo "lleva aparejado unas obligaciones y compromisos" por parte de quien lo recibe. "Y no hablo sólo de la obligación de devolver ese préstamo, sino también algún otro tipo de condiciones", ha precisado Almunia.

   El comisario ha insistido en que "por supuesto" que habrá condiciones al préstamo que dan los países europeos a España. "Habrá que ver cuáles son esas condiciones y ver qué tipo de políticas, decisiones y compromisos cubre", ha dicho el vicepresidente de la Comisión Europea en declaraciones a la cadena SER recogidas por Europa Press.

   Almunia ha confirmado que el préstamo a España será supervisado por la 'troika', constituida por el FMI, el BCE y la Comisión Europea, aunque el FMI no participará en este caso como cofinanciador del préstamo, sino sólo en tareas de seguimiento.

   El vicepresidente de la Comisión ha considerado "poco acertada" la expresión de los "hombres de negro", utilizada la semana por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para negar que España fuera a ser rescatada.

   "Quien da dinero nunca lo da gratis, quiere saber qué se hace con él. Otra cosa es ver como actúan. Yo espero que actúen bien, de forma honesta, que no se crean que vienen a un país bananero. Y estoy seguro de que lo van a entender así. Vienen aquí a comprobar que se utiliza bien un dinero que han puesto ciudadanos tan europeos como los españolas", ha señalado.

   El comisario ha recordado además que Bruselas negociará "hasta el último detalle" cado uno de los planes de reestructuración de las entidades financieras que reciban apoyo público, como ya ha hecho con unas 60 entidades, algunas de ellas españolas.

"ALIVIO" EN LOS MERCADOS.

   Almunia ha confiado además en que los mercados se tomen el acuerdo referente a España de manera positiva, que lo reciban "con alivio" y "se relajen". "Si los mercados no entienden una decisión como la que se ha tomado este fin de semana, hemos hecho un pan con unas tortas", ha añadido.

   El comisario ha explicado que los intereses de este préstamo, que será de un máximo de 100.000 millones de euros, computarán para el déficit español, porque es un gasto, pero el préstamo en sí no se contabilizará como déficit, sino como deuda. "Yo estuve escuchando la conferencia del ministro Luis de Guindos y lo dijo correctamente", ha añadido Almunia al ser preguntado por si el rescate influirá en el déficit público.

   El vicepresidente de la Comisión ha afirmado que a esta medida acordada por el Eurogrupo se le puede llamar como se quiera (rescate o préstamo), siempre que se sepa de lo que se está hablando: de que es un préstamo que hacen los países europeos al FROB español para que éste preste apoyo al sistema financiero.

   "Lo importante es empezar a resolver los problemas para que España pueda volvar a retomar la senda de crecimiento. Es mejor no perder el tiempo en disquisiciones ideológicas", ha subrayado.

   Preguntado por si este préstamo facilitará el acceso al crédito, Almunia ha afirmado que si se recapitalizan los bancos, se fortalecen sus balances y se aleja el riesgo de insolvencia, las entidades estarán en mejor condiciones que antes de dar crédito a la economía real.

   Almunia, que ha dado mucha importancia a las elecciones en Grecia del próximo domingo para el futuro de la eurozona, ha asegurado que no hacía falta el caso Bankia para darse cuenta de que la situación del sistema financiero era muy delicada.

COMENTARIOS

Publicidad AiPublicidad AiAndaluc�a Informaci�nAndaluca InformacinPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad Ai