Afectados 10.000 metros cuadrados de cañaveral por un incendio en Pino Alto

Los ecologistas lamentan el incendio que acabó anoche con los últimos testigos de la cornisa verde de Sanlúcar

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El viento avivó las llamas. -
Un total de 10.000 metros cuadrados de cañaveral, zarzas, pasto y basura han resultado afectados como consecuencia del incendio que se originó ayer por la tarde en el Alto de las Cuevas.

Efectivos del Consorcio de Bomberos de la Provincia de Cádiz en el parque de Sanlúcar, con el apoyo de El Puerto y Jerez, tuvieron que intervenir en el control y extinción del incendio de la vegetación en la zona de Pino Alto, paralelo a la calle Cuevas. El incendio, del que se desconocen las causas, se localiza en una zona de barranco muy frondosa de cañaveral, zarzas y pasto. El fuerte viento que soplaba en la tarde de ayer dificultó la actuación, avivando las llamas, que llegaron a alcanzar los tres metros de altura. Los vecinos residentes en las viviendas próximas a la zona del incendio no tuvieron que ser desalojados. Los bomberos les indicaron que permanecieran en sus casas con las ventanas cerradas sin riesgo pero alarmados. Finalmente consiguiern hacerse con el control del incendio a poca distancia de las viviendas ya que la vegetación llegaba hasta la linde de las casas. Los efectivos del Consorcio de Bomberos tuvieron que emplear 25.000 litros de agua y más de tres horas para conseguir extinguir el incendio.

En total se han visto afectados unos 10.000 metros cuadrados de vegetación, lo que los ecologistas han calificado como un "pequeño" desastre ecológico, ya que el incendio registrado en el Alto de las Cuevas ha conllevado la desaparición de los últimos retazos de lo que en su día fue la cornisa verde, un cinturón vegetal que discurría desde el Espíritu Santo hasta Bonanza. Precisamente desde Ecologistas en Acción han precisado que las especies que fueron pasto de las llamas han sido lentiscos, carrizos, majuelos, almendros y espinos, que estaban entrelazados por zarzas y otras especies trepadoras que constituían una masa impenetrable, donde se refugiaban aves como el Búho chico o las lechuzas, al tiempo que servía como fijación del terreno, de barro rojo, protegiéndolo del arrastre de las lluvias.

Ecologistas en Acción ha pedido a la delegación municipal de Medio Ambiente que elabore un informe sobre los daños causados por el incendio y que, a continuación, realice un plan de restauración junto a vecinos y propietarios de la zona, para que ésta vuelva a recuperar la cubierta vegetal. De hecho, los ecologistas se han ofrecido a colaborar en la restauración y recuperación de la barranca.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN