Quantcast
El tiempo en: Andalucía
05/02/2023  

Mancomunidades de servicios o cementerios de elefantes

El ciudadano de a pie apenas sabe cuáles son las funciones de estas administraciones

La prueba del algodón está en la calle. Si el lector o lectora pregunta a sus vecinos, sea cual sea el municipio de la provincia en el que habite, sobre qué son y para qué sirven las mancomunidades de municipios, se dará cuenta de queexiste un gran desconocimiento acerca de esta Administración a mitad de camino entre los ayuntamientos y las diputaciones provinciales.

De una veintena de ciudadanos de esta provincia encuestados al azar por este medio, todos conocían su existencia aunque sólo cuatro sabían explicar, más o menos, cuáles son sus competencias y funciones.

Sin embargo, la mayoría de los partidos políticos cuestionados sobre el papel y el futuro de las mancomunidades, expresan la necesidad de reestructurarlas. Una buena respuesta si se aplicara… Eso sí, mientras que algunos de estos grupos apuestan, como veremos a continuación, por la desaparición de las diputaciones, sí creen necesarias las mancomunidades.

Campo de Gibraltar, Sierra de Cádiz, lBahía de Cádiz, La Janda y Bajo Guadalquivir, son las cinco mancomunidades de la provincia , y prácticamente todas ellas tienen en común su difícil y precaria situación económica.

Hay 1.504 mancomunidades repartidas por toda España, con sus presidentes, sus delegados y sus empleados, y cuentan con un presupuesto global que supera los 2.000 millones de euros, dinero que se rumoreó el PP quería ahorrarse disolviéndolas y sustituyéndolas por agrupaciones de servicios. Sobre si finalmente llevará a cabo este plan, por ahora no hay noticias, aunque este medio intentó esta semana ponerse en contacto con el Partido Popular gaditano sin, a día de hoy, haber obtenido una respuesta.

Las mancomunidades de la provincia de Cádiz han copiado la forma de funcionamiento de cualquier otra Administración Pública, sobre todo de la Diputación.

Los partidos políticos de cada zona geográfica se pelean, discuten y negocian para lograr el gobierno de las mismas. El partido que gana su gobierno, proclama a un presidente, un equipo de Gobierno formado por concejales de los distintos ayuntamientos agrupados en ella, y contratan técnicos y personal.

Todas ellas están sufriendo, en mayor o menor medida, problemas económicos que incluso han llevado a plantear su disolución como la del Bajo Guadalquivir. Y es que apenas una semana después de la constitución de la Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir (MMBG), la situación de los más de 500 trabajadores del ente sigue “en el aire”. Los representantes del comité de empresa se reunieron con la presidenta de la Mancomunidad, la socialista María José Fernández. Durante en encuentro, la responsable política del organismo les puso sobre aviso de la caótica situación económica del ente, cuya deuda podría superar los 30 millones de euros, con el agravante de que la entidad ya acumula sentencias firmes de proveedores que reclamaron judicialmente sus pagos a la Mancomunidad. Y el resto no le va a la saga.

De las cinco mancomunidades gaditanas, sólo queda por constituirse tras las Elecciones Municipales, la que engloba a los municipios de la comarca de La Janda, a la que aspiran presidir PSOE, PP e IU, siendo este último grupo la llave y al que todos quieren camelarse.

En el Bajo Guadalquivir, gobierna el PSOE, en La Sierra, Izquierda Unida, en la Bahía de Cádiz y en el Campo de Gibraltar, el gobierno recae en el Partido Popular, en el segundo caso acompañado por el PA. Es decir, ocurra lo que ocurra en La Janda, el gobierno de estas instituciones recae en las principales fuerzas políticas… las mismas que apoyan su continuidad pero alejada de la estructura política actual, lo que se traduce en una especie de contradicción.

Hablan los políticos

Francisco González Cabaña, secretario provincial del PSOE en la provincia, explica que “nosotros seguimos apostando por las mancomunidades como entes cercanos a los ayuntamientos, pero debemos reajustar su actual estructura”, y es que “estamos convencidos de que son buenas para rentabilizar algunos servicios públicos que pueden ofrecerse y gestionarse de forma mancomunada entre varios consistorios”.

Respecto a la situación económica , el propio Cabaña reconoce que “están mal, en la misma situación que los ayuntamientos” y amplía la información añadiendo que “las mancomunidades son necesarias… y las diputaciones también tienen un papel que jugar, pero no como ahora está sucediendo en Cádiz con el gobierno del PP en la Diputación, gracias al cual está dejando de prestar los servicios por la que fue diseñada”.

Cabaña está pendiente de un encuentro de Manuel Cárdenas, coordinador de IU en la provincia, para acercar posiciones sobre el futuro de la Mancomunidad de La Janda, aunque no desvela nada más sobre esta cita.

Y ahora conoceremos la opinión de Cárdenas. Izquierda Unida, agrupación que gobierna en la Mancomunidad de la Sierra y aspira a la Mancomunidad de Municipios de la Comarca de La Janda, explica, a través de su coordinador provincial, Manuel Cárdenas, que “la idea que tenemos de una Mancomunidad como Administración no tiene nada que ver con lo que viene sucediendo en las mismas, para nosotros deben ser instrumentos para que los ayuntamientos puedan ofrecer servicios de forma conjunta y que conlleve un abaratamiento de los costes al realizarse de forma mancomunada”.

Es decir, apuesta “por la comarcalización de los servicios públicos, pero no por lo que son ahora muchas de ellas, otra administración más con una estructura por encima de la necesario y que lleva años gobernadas por el mismo partido que gobierna la Junta”, lo que se ha traducido según Cárdenas en que “muchas de estas mancomunidades estén sumidas en la ruina económica”.

Cárdenas insiste en la idea de Izquierda Unida, “que siempre ha abogado por la disolución de las diputaciones provinciales, apostando más por la comarcalización de los servicios”, pero “el actual modelo no es sostenible y eso se ve en la crítica situación económica que muchas están soportando en la actualidad”.

En la provincia aún está pendiente la composición de la Mancomunidad de La Janda, y Cárdenas reconoce haber mantenido contactos tanto con el PSOE como con el PP, los otros dos partidos que aspiran a gobernarla en esta nueva legislatura, pero a pesar de estos contactos IU sólo quiere ahora que “se constituya lo antes posible, porque este retraso sólo perjudica a la estabilidad de sus trabajadores y la calidad de los servicios que presta”, sobre la composición del futuro gobierno de la misma no quiere pronunciarse, “primero que se constituya y luego ya hablaremos”, concluye.

La opinión del Partido Andalucista, en boca de su candidata a la Junta de Andalucía, Pilar González, no difiere mucho de la de IU. De hecho, “en la situación actual, el PA apuesta por la utilidad de las mancomunidades, y estamos en contra de la figura de las diputaciones ” ya que éstas “carecen totalmente de sentido, sobre todo porque existen delegaciones provinciales de todas y cada una de las consejerías autonómicas”.

Por otro lado, señala Pilar González, “las mancomunidades son útiles para prestar servicios básicos como el agua o la recogida de residuos sólidos, entre otros, y que a los pueblos pequeños les viene muy bien, tanto porque se mejora la calidad del servicios y porque se ahorran costes del mismo”. Apuesta el PA “por una entidad dedicada a prestar servicios a otras entidades de la comarca pero sobre todo con un carácter técnico, no político”.

Apuesta por los servicios
Es decir, “una mancomunidad de servicios… eso es lo ideal, el objetivo a lograr, pero en la realidad”, explica González, “las mancomunidades no responden a estos objetivos, son adherentes a las diputaciones y sirven para enchufar según las siglas políticas del que las gobierne”.

De hecho, “las mancomunidades deben estar condicionadas por el ámbito geográfico y actuar como una unión de ayuntamientos con un carácter técnico, y no político como el actual”.

En este sentido, Jesús Mayoral, concejal del PIVG, agrupación que presentó una moción pidiendo la disolución de la Mancomunidad del Campo de Gibraltar apuesta porque “el presidente y el Ministro de Hacienda y de Administraciones Públicas, soliciten la eliminación de esta Mancomunidad como órgano de estructura política, cumpliendo con la propuesta de su programa… sustituyendo las mancomunidades por las agrupaciones de servicios”.

Mayoral insiste: “estoy en contra de la estructura política, la Mancomunidad dha aprobado un presupuesto de 42 millones de euros, de los que 35,6 se destinan a Arcgisa, y el resto es para la propia administración”.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN