Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Miércoles 17/08/2022  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Toscano muestra su sorpresa ante el rechazo a la moción de sanidad

El equipo de Gobierno acusa al delegado provincial Hipólito García de discriminarles

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
¡El pasado 29 de noviembre, el equipo de gobierno de Alcalá de los Gazules, constituido por Izquierda Unida y el Partido Popular, presentaba en pleno ordinario una moción relativa a la reducción de personal médico del Centro de Salud del municipio.

La localidad ha permanecido más de dos semanas con un solo médico, que debía atender las citas programadas, urgencias del centro y de la calle. La población alcalaína ha presentado numerosas quejas denunciando esta reducción brusca del personal sanitario con la consiguiente merma en la calidad de la asistencia.

El problema ha radicado en el hecho de que el Servicio Andaluz de Salud no ha cubierto las vacaciones de dos médicos, lo que supone, en palabras de Julio Toscano, alcalde de la localidad, “un recorte encubierto y que para nada tiene que ver con lo que el partido socialista pregonaba en campaña electoral”.reunión con el delegado. Según han aclarado fuentes del Consistorio alcalaíno, la votación en contra del grupo socialista en el Pleno del Ayuntamiento ha sorprendido a los miembros del equipo de Gobierno, “sobre todo cuando han manifestado que su voto en contra se debe simplemente a que es una moción presentada por el Partido Popular e Izquierda Unida”.

Para el equipo de Gobierno “esto pone de manifiesto el sectarismo del partido socialista al votar en contra de una moción que insta a la Junta de Andalucía a mejorar los servicios sanitarios en Alcalá”.

El delegado provincial de Salud, Hipólito García Rodríguez, “aún no ha dado ni tan siquiera cita al alcalde para tratar el tema, a pesar de las numerosas peticiones, por distintas vías, que se le han enviado”. Sin embargo, no tuvo problemas en reunirse inmediatamente con el grupo socialista de la oposición, según refirió Javier Pizarro en el último pleno celebrado.

Desde el Ayuntamiento alcalaíno “se quiere expresar el gran malestar por esta situación de discriminación del delegado provincial hacia el equipo de gobierno municipal”.

TE RECOMENDAMOS