Campo de Gibraltar

La plantilla de Acerinox vota el jueves 20 si acepta la última propuesta de la empresa

Así se ha decidido en una reunión telemática, donde ATA, que preside dicho comité, ha manifestado su posición en contra

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Los trabajadores de la planta de Acerinox vuelven a las calles. -
  • FICA-UGT remarca que la alternativa al voto afirmativo es 500 despidos

Los 1.800 trabajadores de la planta de Acerinox Europa en Los Barrios (Cádiz) están convocados a votar el próximo jueves, desde las 5.30 horas a las 23.00 horas, si aceptan o no la propuesta trasladada por la empresa el pasado día 11 en una reunión en la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía.

Así lo ha decidido este martes el comité de empresa por mayoría y con la oposición del sindicato Asociación de Trabajadores del Acero (ATA), líder del comité de huelga, según han señalado a EFE fuentes sindicales, que han agregado que el encuentro se ha celebrado de manera telemática debido al "clima violento y de tensión" que se vive en la fábrica en los últimos días.

Este clima ha venido provocado por las diferencias entre los sindicatos ATA y el resto de miembros del comité (UGT, CCOO, USO y Alternativas), generadas por la aceptación por estos últimos de la propuesta de la empresa, lo que ha sido interpretado por el comité de huelga como una “puñalada por la espalda” y un caso de “corrupción”.

La huelga fue convocada el pasado 5 de febrero de manera unilateral por ATA ante el bloqueo en la negociación del convenio colectivo y las pretensiones de la empresa de establecer un sistema de libre disponibilidad de los trabajadores en sus descansos. Esta huelga fue finalmente aceptada por el resto de sindicatos, que accedió a integrar un único comité de huelga liderado por ATA.

Desde entonces, ha sido el sindicato independiente el que ha tomado las decisiones en torno a las movilizaciones, entre ellas los cortes de autovía durante horas, y también sobre las negociaciones: aceptó el pasado 16 de mayo la votación de una propuesta de los mediadores del Consejo Andaluz de Relaciones Laborales (CARL) bastante parecida a la actual de la empresa, y que fue rechazada de forma masiva por la plantilla.

Tras esta votación, Acerinox adoptó la decisión de cambiar el sistema de producción de la fábrica gaditana, pasando de un sistema de cinco turnos a otros de tres turnos, lo cual fue notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y que implicaba la pérdida de más de 500 puestos de trabajo en la factoría.

Tras esta medida, la Junta de Andalucía logró convocar una última reunión, a la que asistieron directivos de la multinacional, así como la consejera de Empleo de la Junta, Rocío Blanco.

Giro de guion
Esta reunión ha sido la primera durante la huelga en la que ATA no era el único interlocutor, ya que también asistieron el resto de sindicatos con representación en el comité. Fue entonces, el pasado día 11, cuando el conflicto dio un giro de guión, al aceptar UGT, CCOO, USO y Alternativas la propuesta de la empresa de retroceder en su decisión y mantener los cinco turnos y el empleo en la fábrica si se planteaba una propuesta de cambio del sistema de producción que incluye, entre otros puntos, la libre disponibilidad.

Esta aceptación, en contra de la voluntad de ATA, que considera esa medida un retroceso en los derechos laborales que ya ha sido rechazado por la plantilla en votación, ha sido el germen de la crispación vivida en los últimos días en el entorno de la fábrica, con destrozos en la sede sindical de UGT, pintadas, amenazas e incidentes como los pinchazos en las ruedas de los vehículos de representantes sindicales.

El secretario general de FICA-UGT Andalucía, José Manuel Rodríguez Saucedo, ha apelado a la votación de la propuesta de la empresa, ya que considera que "no existe alternativa" y la que hay "es la que plantea la empresa de una fábrica a tres turnos con 500 despidos, y ante esa propuesta alternativa, pues no hay otra que aceptar esta propuesta, que no es la que quisiéramos, pero que tampoco es tan mala como para no firmar el convenio durante cuatro años".

Con todas las cartas sobre la mesa, la plantilla de la acerera, tras más de cuatro meses de huelga, afronta el jueves una cita decisiva sobre si regresar al trabajo y a la normalidad bajo el nuevo sistema de producción exigido por la compañía o continuar con una huelga por los derechos laborales que ya merma sensiblemente la capacidad de resistencia de muchas familias.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN