Andalucía

Padres rechazan las pantallas en el aula por ser adictivas y los contenidos inapropiados

Han recordado que algunos países ya han dado marcha atrás en esta digitalización

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Aula digital. -

Un grupo de padres ha participado este lunes en una concentración en Málaga para rechazar el uso de dispositivos electrónicos en las aulas por ser adictivos para los menores y por el posible acceso a contenidos inapropiados, y ha recordado que algunos países ya han dado marcha atrás en esta digitalización.

Ana María Marín, portavoz del colectivo 'Adolescencia libre de móviles', ha expresado a los periodistas su preocupación por el uso de ordenadores con acceso a internet desde quinto de primaria, cuando los alumnos tienen 10 años.

"Pensamos que son todavía inmaduros emocional y psicológicamente para afrontar los riesgos y peligros de internet, que tiene muchas ventajas en la edad adulta, pero de niños afecta a la salud física, al favorecer el sedentarismo y la obesidad, y a la salud mental, porque no son capaces de asimilar si acceden a contenidos inapropiados", ha añadido.

Ha resaltado que, "por muchos controles parentales que haya, tarde o temprano se los terminan saltando", y ha precisado que con esta protesta quieren "crear conciencia sobre cómo se está llevando a cabo la digitalización en los colegios".

Este colectivo ha hecho un llamamiento "a los colegios y padres preocupados por estos temas" y ha denunciado los intereses "de grandes empresas tecnológicas que tienen beneficios económicos solo con la recogida de los datos de los menores".

En este sentido, ha asegurado que "Dinamarca ha prohibido trabajar con Google en la nube porque no garantiza que los datos de los menores sean anónimos, y en España algunos colegios están estudiando la retirada de estos dispositivos, como ya ha ocurrido en Galicia".

Ha precisado que la adquisición de los dispositivos "es voluntaria, porque no pueden exigir la compra, pero se insta a las familias a comprar dispositivos como un iPad o un Chromebook, con un coste de 400 a 600 euros, dependiendo del aparato".

Por ello, ha reclamado "colegios sin pantallas y que se siga estudiando con libros en papel", y ha recordado que "algunos países nórdicos han dado marcha atrás a la digitalización y han vuelto al papel, pero España va unos años atrás". 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN