Publicidad Ai
Publicidad Ai

Sevilla

Inés Rosales: 17 millones de euros de facturación con un producto que emociona

Las tortas de aceite de esta empresa sevillana han conquistado medio mundo con una receta centenaria, ingredientes de calidad y unas manos artesanas

Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....
  • La facturación el pasado año rozó los 17 millones, esperan alcanzar los 18 en 2024 y cuentan con 140 trabajadores
  • La empresa invertirá 2,5 millones en mejoras en sus infraestructuras y en 2025 celebrará se 115 aniversario

Una receta más que centenaria, con materias primas de gran calidad, un envoltorio más que característico y unas manos artesanas. Ese es el secreto del éxito de unas tortas de aceite, las de Inés Rosales, que han conquistado medio mundo trasladando la misma emoción que desde hace más de un siglo despierta en aquellos que abren su papel de parafina para saborear un producto tan característico que hasta la alta cocina ahora se atreve a reinventar incluyéndola en sus cartas.

“Producimos más de 12 millones de paquetes de tortas de aceites y 500 toneladas de otros productos de pastelería tradicional”, indicaba Juan Carlos Espinosa, director general de Inés Rosales en una entrevista en 7TV, al hablar de las cifras de su planta de Huévar del Aljarafe, en Sevilla, en la que trabajan 140 personas y con la que al cierre de 2023 facturaron unos 17 millones de euros, que esperan elevar a los 18 en este 2024. Exportan a 30 países, aunque llegan a unos 50, y ahora quieren recuperar, tras la pandemia, el mercado en Taiwán o República Dominicana.

Espinosa no oculta que han pasado un “traspiés” tras la errónea alerta alimentaria que lanzaron a finales de abril en Valencia por la presencia de lactosa, no acta para alérgicos, que terminó siendo un falso positivo que certificaron con posteriores análisis. La sorpresa inicial dio paso a la tranquilidad cuando se confirmó que esa proteína de leche no estaba presente: “no tenía razón de ser”, decía, reiterando la importancia de sus protocolos de seguridad alimentaria para no perder calidad, que está “en nuestro ADN”.

De hecho, el secreto de su producto está en cómo se hace y en todos los sentidos, con la calidad como una de sus primeras premisas. Con aceite de oliva virgen extra y con una calidad homogénea, que con la subida de precios reconoce les obliga a “estar atentos en la gestión de compras”; harina, que “también es especial, peculiar”, y especias tradicionales como es el anís, el ajonjolí, el azúcar o la sal, entre otras.

Las famosas labradoras de Inés Rosales.

Aunque lo que le da su carácter más particular es su forma de hacerlas, “unas manos artesanas que las hacen una a una”, como las hacía Inés Rosales Cabello a principios del siglo XX, una emprendedora que consiguió que sus tortas “cogieran fama por su sabor y por su textura, un producto reconocido y recordado”. Ahora son las “labradoras” las que tienen en sus manos el secreto, a las que forma la propia empresa porque “no hay formación profesional para estas cosas”.

Otra de sus características es su envoltorio, ese papel de parafina que si hace cien años facilitó su transporte por las canasteras, supone también “una liturgia alrededor, un ritual que implica emoción”, decía Espinosa. De hecho, parte del éxito de su producto está, no sólo en que es diferente, único, como aprendieron a valorar cuando comenzaron a trabajar con clientes foráneos para exportarlas, sino también en que su historia está ligada a emociones, tristes o alegres, a momentos, a recuerdos.

Pero hay que adaptarse y lo han hecho. Manteniendo su torta original, también han entendido, “porque escuchamos”, que “hay otros públicos, otras variedades y otros momentos para consumirlas”, lo que les ha llevado no sólo a ampliar la gama de Inés Rosales si no a formar parte de la carta de la hostelería sevillana, donde se toma con aguacate, con salmón o queso fresco, incluso “en recetas de minipizzas”.

Inés Rosales tiene previsto invertir en 2024 alrededor de 2,5 millones en la renovación y mejora en final de línea de la producción, en la puesta en marcha de una nueva línea de producción y en una nave nueva de almacén y acabado de producto.

Inés Rosales cuenta en la actualidad con dos filiales en Estados Unidos y el Reino Unido (Inés Rosales USA Llc e Inés Rosales UK) y exporta a medio centenar de países, no sólo a estos dos en los que tiene presencia física, sino a toda la Unión Europea y la práctica totalidad de los países americanos, además de a Oriente Próximo y Medio (Arabia Saudita, Barhein, Dubai, Emiratos, Israel) y a Asia (Corea del Sur, Hong Kong, Indonesia, Malasia, Japón, Singapur, Nueva Zelanda, Taiwan, Vietnam, Tailandia), además de países más meridionales como Sudáfrica.

Inés Rosales da la bienvenida incluso en hoteles.

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN