Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía

El Real Madrid arrolla al Olympiacos y defenderá el título de la Euroliga

Los blancos vapulean a los griegos en el primer cuarto, aunque se complican después. Otro equipo griego, el Panathinaikos, su rival en la final

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Real Madrid-Olympiacos. -

El Real Madrid tendrá la oportunidad el domingo de defender su estatus de campeón de la Euroliga ante el Panathinaikos tras imponerse al Olympiacos en las semifinales (87-76), después de un partido en el que por momentos ofreció una imagen impecable pero que se complicó en la segunda mitad.

El duelo llegaba envuelto en un velo de atractivo y morbo, el lógico después de que en la campaña previa ambos jugasen un disputado encuentro por el título que se decidió con una canasta postrera de Sergio Llull. Ello vaticinaba un cara a cara equilibrado que de inicio no lo fue tal.

La primera mitad del conjunto blanco fue quizás la 'Capilla Sixtina' del plantel desde que lo dirige Chus Mateo, una obra cumbre expuesta con boato en el museo más prestigioso. Los jugadores lo hicieron todo bien y dejaron sin oxígeno ni ideas a un rival que no sabía por dónde le daba el aire.

Los primeros trazos ofensivos los entregaron los 'brates', Mario Hezonja y Dzanan Musa, quienes firmaron entre los dos un 5 de 6 en triples que puso el 19-8. Eran los brazos ejecutores al servicio del cerebro Facundo Campazzo, que acabó el primer cuarto con 6 asistencias y 4 de los 10 rebotes de su equipo.

Además el cuadro español apretó en defensa, con una intensidad a la altura del escenario y un Walter Tavares que metía miedo en la pintura. Eso le permitió al equipo conceder solo diez puntos, nunca más de tres seguidos; poner tres tapones y dejar al Olympiacos en 2 de 6 en tiros de dos y en 2 de 8 en triples.

La excelencia logró trasladarla el vigente campeón al segundo acto, en el que fue capaz de replicar los 28 puntos anteriores con sus elementos de rotación, entre ellos un Sergio Rodríguez y un Vincent Poirier que hacían maravillas en su nivel óptimo de entendimiento.

Sin embargo el bando griego ya no era el de antes. Algo menos alicaído gracias al 0-5 de parcial con el que volvió al parqué y más grácil en ataque guiado por Shaquielle McKissic, comenzó a ser peligroso cuando el intercambio de canastas dejó de ser una constante.

Eso sucedió en el amanecer de la segunda mitad, cuando Alec Peters decidió pedir la bola y darle lustre. A medida que crecía su confianza, reflejada en catorce puntos durante el tercer acto, se incrementó la del colectivo de rojo y blanco. En un aro y en otro.

Así pudieron castigar uno de los pocos puntos débiles del Real Madrid, el del rebote ofensivo. Siete capturaron los de Georgios Bartzokas en ese tramo más seis defensivos, dominando claramente en el apartado de las capturas y generando algo de preocupación a un oponente que tenía problemas para sumar en positivo (71-58, min.30).

Sorteó el cuadro madridista ese momento delicado, sin permitir que la ventaja fuese inferior a la barrera psicológica de los diez puntos hasta que un triple de Nigel Williams-Goss hizo caer el muro a falta de seis minutos y medio para la conclusión del choque.

Afortunadamente para el Real Madrid, la herida no sangró más. Fríos en los momentos más calientes, los jugadores supieron mantenerse estables en esos márgenes y dar un mordisco final por medio de dos excelentes defensas de Campazzo y dos anotaciones de Musa que certificaron el triunfo.

- Ficha técnica:

87 - Real Madrid (28+28+15+16): Campazzo (3), Hezonja (12), Musa (20), Ndiaye (-), Tavares (9), -quinteto inicial-, Poirier (11), Rudy Fernández (-), Causeur (4), Llull (9), Sergio Rodríguez (8), y Abalde (-), y Yabusele (11).

76 - Olympiacos (10+27+21+18): Canaan (7), Walkup (4), Papanikolau (3), Peters (23), Fall (2), -quinteto inicial-, Petrusev (5), McKissic (17), Bradzeikis (), Wright (-), Milutinov (-), Williams-Goss (15).

Árbitros: Sreten Radovic (Croacia), Damir Javor (Eslovenia) y Emin Mogulkoc (Turquía). Excluyeron por cinco faltas personales a Tavares (min.37).

Incidencias: Segunda semifinal de la Final a Cuatro de la Euroliga disputado en el Uber Arena de Berlín. El partido comenzó con 15 minutos de retraso con respecto a la hora prevista inicialmente por problemas en los accesos de los aficionados al pabellón durante la primera semifinal entre el Panathinaikos y el Fenerbahce, que provocaron que esta también empezase 28 minutos más tarde. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN