Andalucía

Quique: "Le he sacado al 'toro' los pases que tenía en un periodo de mucho desgaste"

El entrenador del Sevilla admite que la despedida ante el Barcelona "será un partido emocional"

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Quique Sánchez Flores. -

El entrenador del Sevilla, Quique Sánchez Flores, manifestó este viernes que el del domingo contra el Barcelona "será un partido emocional" porque pondrá fin a su etapa en el club, "un período corto, lleno de agotamiento, de desgaste, de meditación, de un montón de cosas", y consideró que en este contexto le ha "sacado al 'toro' los pases que tenía".

Quique aseguró en rueda de prensa que se irá con "la sensación del deber cumplido y de vacío tras una etapa corta, pero intensa", en la que se lleva la "satisfacción de" que la temporada próxima va a "empezar en la categoría que los sevillistas se merecen", la Primera División, tras una campaña en la que la permanencia ha estado seriamente comprometida.

El madrileño informó de la reaparición del centrocampista serbio Nemanja Gudelj, quien fue operado hace un mes de una rotura en el cuerno posterior del menisco interno de la rodilla derecha y del que dijo que "ha pedido jugar" ante el Barcelona, un encuentro para el que ha "perdido a algunos pilares" como Jesús Navas o el argentino Marcos Acuña.

Sobre ambos laterales, indicó que Navas y Acuña "no estarán" en este cierre de la temporada para "no forzar" de cara a su posible participación en la "Eurocopa y la Copa América", respectivamente.

El técnico sevillista afirmó que no lamenta su salida del Sevilla porque cree que "no se ha dado la situación" para seguir cuando será necesario "remover mucho las aguas y cambiar muchas cosas", por lo que consideró que "no es adecuado estar al frente de esta revolución" y que "ha sido suficiente" con los meses en los que ha estado en el club.

Sin embargo, añadió, eso no significa que se retire de los banquillos, donde espera "seguir unos cuantos años más, mientras duren las energías", aunque reiteró que no en el Sevilla, donde ha "pasado angustia" y le ha "sacado al toro los pases que tenía", además de que, "a partir de ahora, vienen tiempos de apretarse mucho".

"Me voy feliz de mi etapa en Sevilla. Espero que me recuerden como una persona trabajadora, buena gente, que se ha dejado la piel y ha aparcado su vida por el Sevilla. He salido de mi zona de confort y tuve el valor de venir en un momento complejo. Me da pena no haber pasado por el Sevilla en otro momento, pero la historia continúa", resumió Quique.

También precisó que su etapa en el banquillo del conjunto del barrio de Nervión "ha sido la realidad más difícil" con la que ha lidiado como técnico, "no sólo en el día a día, sino en todo lo que ocurre", ya que ha "tenido que tirar de un carro muy pesado" como es "la dura tarea de convencimiento al jugador, de animarlo".

"Lo ideal es que los jugadores se quieran comer la hierba, pero los desgastes se acumulan y ha habido que hacer muchas pequeñas estrategias para atemperar", recalcó.

Por último, el entrenador madrileño al delantero Isaac Romero, a quien hizo debutar en enero, renovado hasta 2028 y con quien tendrá "un cordón umbilical para toda la vida", pues "derribó la puerta" como otros jugadores que tuvo a sus órdenes como "De Gea, David Luiz o Marc Roca en el Espanyol".

Quique recordó, en este sentido, que el canterano de Lebrija es un jugador que la última vez que jugó, el derbi en el campo del Betis en el que se lesionó, "al descanso ya había hecho los kilómetros de todo un partido; si juegas a su lado, no te puedes esconder". 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN