Publicidad Ai
Publicidad Ai

Jerez

Demi Moore en 'The Substance': un alegato contra la obsesión por el físico perfecto

La película de la realizadora Coralie Fargeat ha impactado a Cannes con su terror gore y por una espectacular Demi Moore

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

La directora Coralie Fargeat ha causado sensación en Cannes con su película 'The Substance', que presenta una impresionante actuación de Demi Moore y critica duramente la obsesión por la apariencia física, la juventud y los tratamientos estéticos promovidos por una perspectiva patriarcal y sexualizada.

"Yo lo vi como un desafío en el mejor sentido, porque busco material que me saque de mi zona de confort y, si algo me asusta un poco, normalmente sé que hay una oportunidad ahí que, del otro lado, me hará una mejor persona y, con suerte, una mejor actriz", explicó Moore sobre su papel, en una rueda de prensa en Cannes tras haber estrenado anoche la película en la alfombra roja del festival.

Moore interpreta a una mujer madura y reconocida que es marginada por la industria, representada en la película por un ejecutivo televisivo machista, papel que realiza Dennis Quaid.

La trama gira en torno a la posibilidad de que el personaje de Moore use una "sustancia" que le proporciona una versión más joven y perfecta de sí misma (interpretada por Margaret Qualley), aunque las consecuencias de este proceso resultan ser brutales y aterradoras.

Lo que más atrajo a Moore del guion de Fargeat, cuya película se ha convertido inesperadamente en una de las favoritas para ganar la Palma de Oro, fue que "trata sobre la perspectiva masculina de la mujer idealizada" que la sociedad en conjunto, incluyendo a las mujeres, "hemos comprado".

En el filme, incluso la versión más joven y mejorada del personaje principal, cuando tiene su oportunidad, "sigue repitiendo los mismos patrones, sigue buscando la aprobación externa y al final -razona la actriz de 61 años- se encuentra cara a cara peleándose consigo misma, porque ahí es donde tenemos que buscar".

Un espectacular papel para Demi Moore

"Estoy feliz de estar aquí para ver el comienzo de un increíble tercer acto para Demi. Increíble", manifestó Quaid, también presente en la rueda de prensa en Cannes junto a Moore y Fargeat, pero sin Qualley, que estuvo ausente en esta ocasión por compromisos de trabajo tras haber presentado también en el festival 'Kinds of Kindness, de Yorgos Lanthimos.

Los elogios son merecidos para una actuación que, según Moore, la expuso "de una manera muy vulnerable emocional y físicamente".

"La violencia que dirigimos hacia nosotros creo que refleja la violencia que nos rodea en cada estadio de la sociedad", razonó por su parte Fargeat, quien tras 'Revenge' ha logrado entregar un magistral segundo largometraje, con un ritmo muy intenso y una cámara que imita a la perfección una terrorífica mirada patriarcal sobre las mujeres.

"Creo que he salido del otro lado con una mayor aceptación de mí misma tal y como soy", apuntó por su parte Moore, además de bromear igualmente sobre el consuelo que le daba el hecho de que, aún preparada para escenas que requirieron hasta siete horas de trabajo de maquillaje y de prótesis, su perro siempre la reconocía.

Fargeat se mostró satisfecha con el impacto que ha tenido la película en el festival y defendió el cine de género como un espacio para "liberar la locura y energía que no tienes en tu día a día".

"Esta película -dijo- realmente surgió reflexionando sobre la violencia que siento como mujer, en mis cuarenta, y el sentimiento de que voy a desaparecer, que ya no tengo un lugar en la sociedad".

En particular, Fargeat se cuestionaba cómo, a pesar de ser una mujer educada y una declarada feminista, esas ideas aún "penetraban" en su mente de manera intensa.

"Va a ser difícil cambiarlo, pero estoy contenta si la película es una pequeña piedra en esa pared", agregó.

Ella es una "auténtica autora", describió Quaid, contento como hombre de que se aborden estos temas, aunque él sea precisamente el que encarne al "imbécil" de la película.

 

"No somos anti-hombres, somos anti-imbéciles", puntualizó Moore.

 

Más sentido, Quaid compartió que dedicaba su actuación a Ray Liotta, al que describió como un gran actor, a punto de cumplirse dos años de su muerte.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN