El tiempo en: Andalucía
Miércoles 14/04/2021

?La presencia de la mujer en el mando no está normalizada?

Comisaria provincial de la Policía Nacional en Cádiz

Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Nueva comisaria
Concepción de Vega lleva en el buzón de su móvil la banda sonora de Los Angeles de Charlie, la serie que encendió su vocación de ser policía, un cuerpo en el que, según dice, aún “no se ha normalizado” la presencia de la mujer en los puestos de mando.

“Es una sensación de llevar treinta años en el escaparate, todo el mundo te está mirando y te está enjuiciando.

Las mujeres tenemos que demostrar que valemos y los hombres tienen que demostrar que no valen”, dice, en una entrevista concedida a la agencia EFE, Concepción de Vega, la primera mujer comisaria provincial de Cádiz y actualmente la única de Andalucía y de toda España.

Junto a otras cuatro compañeras de su misma promoción, que fueron las primeras comisarias españolas, lleva tres décadas siendo pionera en la incorporación de la mujer a los puestos de mando del Cuerpo Nacional de Policía, un campo al que en este tiempo se han incorporado “otras trece o catorce” compañeras.

“Nos gustaría normalizar la presencia de la mujer en la Policía, nosotras pensamos que está normalizada, pero no en los puestos de mando”, explica De Vega, que entre sus muchos destinos y además de ser también la primera mujer policía que participó en misiones internacionales (en El Salvador, Honduras y Nicaragua), ha sido Jefa Superior de Policía de Canarias.

Ahora que acaba de ocupar un nuevo puesto al mando de la Comisaría Provincial de Cádiz ve como todo el mundo le vuelve a colgar la etiqueta de “la primera mujer que ...”.

“Hay una afrenta comparativa, a las mujeres se nos exige más. Por un lado que estemos capacitadas para el puesto y por otro que demostremos que lo hacemos bien. Es una supervisión constante por una cuestión de género. Al hombre se le supone valor y capacidad y a las mujeres se nos pone siempre en cuarentena, pasa en todos los estamentos”, subraya.

Cuenta que siempre que se pone al mando de una nueva plantilla de policías se ha encontrado con dos posturas: “el desprecio y el paternalismo de aquellos que te cuidan como a su hija o a su mujer” y “te explican las cosas como si acabaras de entrar en la policía”.

Esas posturas están “lejos de desaparecer”, pero ya se ha incorporado otra: “la del compañerismo”.

Esa está más asentada entre los jóvenes que “han nacido con mujeres desde la guardería” y menos “en los de mi generación o anteriores, que no han visto al otro género como no fuera para casarse”.

Ellos “han tenido que hacer un esfuerzo cultural importante de adaptación, no estaba previsto que una mujer fuera a mandarles. No todos están de acuerdo, porque ha sido un choque, pero al final hay unas conquistas individuales. Es cuestión de tiempo”.

Ella se lo toma como “un reto” porque lleva desde muy jovencita toreando el problema. Su abuela era catedrática y trabajada como profesora y su padre, magistrado, era “sumamente feminista”, así que “yo vivía eso en mi casa y me parecía lo normal, hasta que tuve 15 años y vi que no lo era. Fui muy rebelde”.

A esa edad quería ser vaquera del Oeste o Policía y como ninguna de las cosas era posible (no estaba permitida entonces la entrada de mujeres en la Policía), comenzó a estudiar Derecho.

Confiesa que “aunque hay de todo”, las mujeres en puestos de mando suelen ser “mucho más constantes, más emocionales y más estrictas”.

La Policía no le ha decepcionado porque responde a una experiencia que le gusta, la de afrontar “retos continuos”, como lo es ahora el de estar encargada de la seguridad de una provincia, Cádiz, que es “un continente en miniatura”.

Concepción de Vega ha incorporado a la seguridad de la capital gaditana patrullas a pie de policías uniformados y de paisano, un elemento que también llevará al dispositivo de los Carnavales de Cádiz, el primer evento masivo que afrontará en el cargo este mismo mes de febrero.

En el 2012 vendrá la Conmemoración del Bicentenario de la Constitución de Cádiz. “Vamos a ser el centro de atención del mundo. Garantizaremos la seguridad de manera inteligente, sin boato”, confiesa para concluir De Vega.

COMENTARIOS