Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía

La construcción industrializada en Andalucía despega gracias a la metodología BIM

Son muchas las entidades que apuestan por este modelo constructivo y la previsión es que está tendencia siga al alza en los próximos años

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Construcción. -

La construcción industrializada busca hacerse un sitio en Andalucía. Para ello, el Gobierno autonómico impulsa un plan para promover una edificación más sostenible y eficiente, que permita ahorrar costes y tiempo sin renunciar a la vanguardia. Una revolución en la que la metodología BIM tiene mucho que decir.

La construcción industrializada cada vez tiene más presencia en España. Son muchas las entidades que apuestan por este modelo constructivo y la previsión es que está tendencia siga al alza en los próximos años. El Gobierno andaluz también ha decidido subirse tren de la industrialización y trabaja, con empresas del sector, para impulsar esta nueva forma de edificación que permite reducir los plazos de entrega a la mitad sin comprometer la calidad y la precisión de los acabados. Un sistema innovador que no se entiende sin el uso de la metodología BIM (Building Information Modeling).

La Junta de Andalucía presentó hace unos meses un plan específico de cadena de valor de la industria de la edificación que busca promover una edificación inteligente, sostenible e industrializada. El proyecto incluye 47 medidas específicas centradas en "mejorar la productividad de la industria para la edificación en Andalucía" y orientadas a "favorecer la adaptación de los sectores tradicionales de materiales y servicios hacia el nuevo modelo de construcción industrializada de edificios residenciales, industriales o terciarios que se caracteriza por que la mayor parte de los trabajos se realizan en fábrica en lugar de en la obra".

El plan, que ha sido diseñado de forma conjunta por la consejería de Industria, Energías y Minas y la de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda, en colaboración de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía AVRA, dispone de una inversión pública de 10 millones de euros para su desarrollo y se marca el objetivo de movilizar inversiones por valor de 44 millones. Y es que, en esta transición energética y digital a la que está abocada el sector de la construcción, se hace más necesaria que nunca la colaboración entre la Administración pública y las empresas privadas.

Aparte de este plan, en esta tarea por modernizar los procesos industriales, incluidos el sector de la construcción, el Ejecutivo andaluz ha desarrollado otras iniciativas. Así, se ha incluido a la construcción industrializada en la Estrategia de Especialización Inteligente de Andalucía, financiada con fondos Feder. Y se ha integrado este sector en el Fondo de Transición Justa, un instrumento que tendrá incidencia en Cádiz, Córdoba y Almería al ser las provincias en las que se han cerrado centrales térmicas de carbón.

Construcción industrializada, no se entiende sin BIM

La construcción industrializada requiere que los proyectos sean concebidos como tal desde el inicio por todos los agentes involucrados. Para ello, es imprescindible una piedra clave que conecte y facilite la comunicación entre ellos. Esto significa digitalización y BIM que, como explica Borja Sánchez Ortega, Director de Proyectos y Director del Máster BIM Manager Internacional (+VR) de la consultora especializada Espacio BIM (www.espaciobim.com), “permite centralizar toda la información de un proyecto (geométrica, documental, etcétera) en un modelo digital desarrollado por todos los agentes que intervienen.”

Y es que el trabajo colaborativo es fundamental para sacar el máximo partido a la construcción industrializada. Así lo confirma Iñigo Salazar, Director Técnico en Dasein Ingenieros, empresa especialista en Ingeniería de estructuras, en la entrevista publicada en la sección AbiertoXObras de la mencionada consultora. “Contamos con personal propio en fábricas y obras que vela por la correcta transmisión de información entre las fases de diseño, fabricación y montaje”, explica.

La construcción industrializada no se entiende sin BIM, que potencia sus ventajas frente a los sistemas tradicionales. Es más sostenible, al reducir la producción de residuos y ahorrar en el consumo de agua y energía; más económica, al acortar los plazos de ejecución de las obras; y garantiza un producto final de más calidad. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN