Publicidad Ai
Publicidad Ai

Todo está ferpecto

La política social como argumento municipal en Cádiz: cuestión de sensibilidades

Bruno García se ha empeñado en hacer de la política social seña de identidad de su Gobierno, los números por ahora fortalecen el relato

Publicado: 14/04/2024 ·
16:19
· Actualizado: 15/04/2024 · 13:11
Publicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Bruno García en el Comedor María Arteaga. -
Autor

Daniel Barea

Yo soy curioso hasta decir basta. Mantengo el tipo gracias a una estricta dieta a base de letras

Todo está ferpecto

Blog con artículos una mijita más largos que un tuit, pero entretenidos. Si no se lo parece, dígamelo con un correo

VISITAR BLOG

Bruno García empuñó la bandera de la política social hace un año, en vísperas de la campaña electoral, y se ha empeñado en hacer de esta materia uno de los principales argumentos de su acción de Gobierno. No en vano, uno de los primeros compromisos que adquirió, recién asumidas las responsabilidades municipales fue la rehabilitación integral del albergue municipal y va camino de cumplirlo porque la Junta de Gobierno Local aprobó este viernes el proyecto de ejecución con un presupuesto de 314.000 euros. Además, el delegado del Área de Desarrollo Social, Pablo Otero, aportó cuatro cifras que sirven para hacerse una buena idea de la dimensión que ha adquirido la política social en las prioridades municipales: el próximo presupuesto destina 810.000 euros a personas sin hogar; 150.000, a comedores sociales; 138.000 a comida a domicilio; y 6,4 millones a Ayuda a Domicilio.

La oposición, Adelante Izquierda Gaditana especialmente, trata de cuestionar el relato, pero el alcalde no parte peras con este asunto. El viernes se mostró ostensiblemente enfadado por la acusación de la coalición de izquierda por el impago a Amigas al Sur para el mantenimiento de su comedor social. Bruno García explicó que en menos de dos meses, desde que la organización sin ánimo de lucro justificara la subvención del pasado año, se ha autorizado el pago y remarcó que en 2023 con José María González, Kichi, como regidor, se produjo en mayo, justo antes de las elecciones, y el año anterior a las puertas de verano. El alcalde tiró de ironía para aseverar que si pagar antes es falta de sensibilidad, “los anteriores eran súper insensibles, entonces”. Ignoro si el discurso ha calado de forma positiva. Pero lo cierto es que el PP ha conseguido ahuyentar cualquier prejuicio respecto a la política social en el ámbito municipal, y ha actuado con reflejos en el frente abierto esta semana pasada por las personas sin hogar que se quedaban sin plaza en el albergue municipal tras la Campaña de Frío incrementado en una decena el número de camas disponibles en la pensión de la calle Soledad.

La coalición de izquierdas no va a cejar en esta ofensiva durante el mandato porque Kichi también quiso abanderar la política social. Pero lo tiene complicado ante un argumento sencillo que esgrime Bruno García al respecto: no debió hacerlo tan bien cuando pasó de trece a seis concejales.

Con el resto de asuntos de calado, problemas serios de aparcamiento o el debate de la peatonalización, el primer edil opta por enfriar la polémica y se muestra reacio a valorar posibles soluciones. Quizá la prudencia y el hermetismo puedan confundirse con falta de decisión. La oposición, sin embargo, tampoco es capaz de hacer mella por ahí y los movimientos vecinales van perdiendo fuelle. Donde no termina de ser convincente el alcalde es en lo referido a los grandes proyectos de la Junta, hospital, Ciudad de la Justicia, Valcárcel, porque los avances son muy lentos o inexistentes. Lo cierto es que se echa de menos un tono más reivindicativo. Pero Bruno García sabe, de todas formas, que cualquier paso, tras tantos años de espera, es un triunfo.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN