La escritura perpetua

Rey/Joglars

La obra ‘El Rey que fue’, sobre Juan Carlos I, es teatro total. Una colosal unión entre vanguardia y clasicismo, envuelta en juego

Publicado: 04/04/2024 ·
18:15
· Actualizado: 04/04/2024 · 18:15
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • La obra ‘El Rey que fue’.
Autor

Luis Eduardo Siles

Luis Eduardo Siles es periodista y escritor. Exdirector de informativos de Cadena Ser en Huelva y Odiel Información. Autor de 4 libros.

La escritura perpetua

Es un homenaje a la pasión por escribir. A través de temas culturales, cada artículo trata de formular una lectura de la vida y la política

VISITAR BLOG

Excepcional Els Joglars. La obra ‘El Rey que fue’, sobre Juan Carlos I, es teatro total. Una colosal unión entre vanguardia y clasicismo, envuelta en juego, porque Els Joglars, durante sus más de 60 años de vida, siempre ha considerado que la tradición del teatro es juego. Esta función aúna una interpretación sensacional, imágenes escénicas hermosísimas, y un texto sólido, risueño, inteligente, que contiene además un interesante análisis del reinado de don Juan Carlos. Pero, por encima de todo, brilla la actuación de Ramón Fontseré, que enfoca el espectáculo hacia la excelencia. Fontseré ha sido sobre las tablas Santiago Rusiñol, Franco, Josep Pla, Sánchez Mazas, Galileo, Dalí, Jordi Pujol, o Martín, aquel veterano periodista que se topa con la desdicha en su búsqueda informativa de la verdad en la obra ‘Zenit’. Ahora compone de manera sublime la figura de Don Juan Carlos. El público se entrega al personaje nada más aparecer Fontseré en escena, recreando la expresión, los movimientos, el gesto y el tono de voz del Emérito. Ha dicho Albert Boadella: “Solo un actor como Ramón Fontseré puede hacer del Rey Juan Carlos, porque lo que hace es poseer al personaje”. Pero va más allá la interpretación: Posee el alma del personaje.

Fontseré encarna a un Juan Carlos I mandón, brutote, obsesivo, dolorido, campechano, iletrado, contenidamente mujeriego, y con grandes golpes de irascibilidad, en una actuación, insistimos, imponente y con el sello característico de Fontseré/Els Joglars. Un Rey que se reivindica: “La única verdad que existe es la transformación de España desde mi mandato”. O se lamenta: “Mi hijo es una marioneta a manos de los políticos, le dicen que tiene que desterrar a su padre y lo hace”. Y se indigna: “Me casé con un congelador”. Enfrente tiene al bufón, muy al estilo de las comedias del Siglo de Oro, lanzándole lo que no desea oír: “Ningún legado es tan rico como la honestidad, incluso para los reyes”. La obra se desarrolla en una atmósfera sugerente y poética, característica de la casa, con un notable respeto hacia la figura del viejo rey. Con un final fantasmagórico, de pesadilla. Porque Els Joglars eleva a Juan Carlos I a la condición de personaje de tragedia shakesperiana. “Usted se hizo viejo antes que sabio”, le espeta el bufón, en significativa frase extraída de ‘Rey Lear’. El público de un martes laborable, con el Teatro Infanta Isabel de Madrid a rebosar, aplaudió y gritó “bravo” durante muchos minutos. Els Joglars es único, Fontseré es impar.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN