Andalucía Paranormal

El misterio del fantasma de la Casa de las Sirenas de Sevilla

Algunos afirman que fue la princesa Ratazzi, descendiente de Napoleón III, esperaba la muerte en la soledad de la mansión, o un niño atrapado en el tiempo.

Publicado: 01/04/2024 ·
10:54
· Actualizado: 01/04/2024 · 10:56
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Autor

Jose Manuel García Bautista

Escritor y periodista sevillano, conocido por su faceta como investigador con más de 30 años de experiencia en temática paranormal

Andalucía Paranormal

Espacio dedicado al misterio y a los fenómenos paranormales o inexplicables desde un punto de vista divulgativo

VISITAR BLOG

En la bulliciosa Alameda de Hércules de Sevilla se encuentra la Casa de las Sirenas, una casa-palacio de ensueño que data del remoto siglo XIX.

Diseñada por el renombrado arquitecto Joaquín Fernández Ayarragaray por encargo del ilustre marqués de Esquivel, la construcción pretendía emular la elegancia de un palacete francés del siglo XVIII. Su deseo era una casa palacio de estilo francés, única en Sevilla junto a "La Casa Rosa". Las obras dieron inicio en el año 1861, marcando así el inicio de una historia que pronto se teñiría de misterio y fenómenos paranormales.

Los rumores sobre hechos paranormales en la Casa de las Sirenas son muchos y tuve la ocasión de investigar directamente este caso en el año 2002.

Algunos afirman que fue la princesa Ratazzi, descendiente de Napoleón III, esperaba la muerte en la soledad de la mansión, observando la vida pasar desde sus ventanas.

Los rumores sobre la presencia de fantasmas en la Casa de las Sirenas han circulado durante años. Algunos afirman haber visto el espectro de una dama vestida con atuendos de época, que se pasea por las estancias y observa desde las ventanas.

Tras solo seis años en manos del Marqués de Esquivel, la casa pasó por diversos propietarios. Entre ellos, destaca la familia Portilla, cuyo paso por la mansión dejó una huella imborrable. Se rumorea que uno de sus hijos murió allí, y que su fantasma aún vaga por la buhardilla.

La decadencia de la Alameda llegó a la Casa de las Sirenas, que se convirtió en una casa de citas y finalmente quedó en ruinas. Los túneles que se dice corren bajo la casa podrían ser la fuente de los misteriosos ruidos, golpes y voces que aún se escuchan.

En los años 90, la casa renació como Centro Cívico del Distrito Casco Antiguo. Desde entonces, alumnos, profesores y personal de seguridad han relatado experiencias paranormales: figuras etéreas, pasos en la noche y golpes inexplicables.

¿Fantasmas del pasado o simple sugestión? La Casa de las Sirenas invita a desentrañar sus secretos y a descubrir si la realidad puede ser tan fascinante como la leyenda.

Un edificio singular que ha sido testigo del paso del tiempo, dejando entre sus muros un aura de misterio que fascina a propios y extraños.

Una testigo relata cómo, al llegar a un evento cultural en la casa, escuchó el alboroto de un niño jugando. Al salir a reprenderlo, se encontró con un chico vestido con ropa de época que, misteriosamente, desapareció ante sus ojos.

Durante la grabación del espacio de televisión “Kronos”, en 20tv, en 2012, vivimos un hecho extraño cuando en la entrevista que realizaba José Antonio Colinet a Emilio Carrillo, comenzó a sentirse un niño jugando en el patio interno de la casa, al salir para pedir que no alborotara tanto me encontré que no había nadie, le consulté al guardia de seguridad y su respuesta fue: “Aquí no ha entrado ningún niño ni hay niños jugando ni dentro ni fuera”, algo que nos sorprendió a todos por que la grabación debimos pararla debido a los ruidos y fuertes grito que provocaba “el niño de nadie”.

Otro testimonio es el de Marta Cruz que decidió entrar en la Casa de las Sirenas en busca de respuestas a los enigmas que la rodeaban. “Llevaba cuaderno de notas y al cruzar el umbral de la mansión sentí un escalofrío. A medida que exploraba las estancias y los salones percibí una presencia que parecía observarla” decía. “De pronto, un eco lejano de risas infantiles resonó” haciéndola detenerse en seco. Siguiendo el sonido llegó a una habitación donde Marta sintió un escalofrío, “había una serie de retratos, salí al patio interno y “algo” me decía que mirada arriba, levante la cabeza y vi a una mujer, aristocrática por la ropa que llevaba, “entonces, un movimiento fugaz en el rabillo del ojo, vi como si una sombra se deslizara por el pasillo contiguo”.

Marta siguió la sombra por aquel pasillo de la Casa de las Sirenas, hasta llegar a una puerta entreabierta, empujó la puerta y allí “vi a una figura que se materializaba lentamente frente a mí. Aunque ha pasado el tiempo no me puedo olvidar de aquello… De repente sólo

En los tumultuosos años 70 y 80, la Casa de las Sirenas de Sevilla cayó en desgracia y abandono, siendo testigo del deterioro de su esplendor pasado. La opulencia de antaño se desvaneció, reemplazada por la decadencia y el olvido que envolvían sus muros centenarios. Con el paso del tiempo, la mansión sufrió un destino cruel a manos del abandono y la desidia, convirtiéndose en un espectro de su antigua gloria.

En medio de la decadencia que envolvía la Casa de las Sirenas se decía que el fantasma que habitaba en las ruinas era el descendiente de la familia Portilla, un joven confinado en la edificación por motivos misteriosos relacionados con su condición sexual.

La leyenda contaba que los Portilla, avergonzados por la verdad que amenazaba con salir a la luz, decidieron encerrar al joven en la Casa de las Sirenas, temerosos de las consecuencias de su secreto guardado celosamente. Algunos creían que la reclusión del joven fue voluntaria, un acto de sacrificio en pos de preservar el honor familiar, mientras que otros susurraban que la familia había optado por medidas extremas para silenciar una verdad incómoda.

La historia del joven Portilla en la Casa de las Sirenas estaba envuelta en un manto de misterio y tragedia, con versiones encontradas sobre su destino final. Algunos afirmaban que su muerte fue el resultado de causas naturales, producto del abandono y la soledad que lo consumieron en vida, mientras que otros insinuaban la posibilidad de un oscuro asesinato, un crimen silenciado por los muros de la mansión.

La leyenda del fantasma del joven Portilla se convirtió en una presencia inquietante que deambulaba por los pasillos vacíos de la Casa de las Sirenas, susurros de sufrimiento y anhelo resonando en las noches sevillanas.

La historia del fantasma de la Casa de las Sirenas se ha convertido en todo un clásico en Sevilla, un recordatorio de los secretos oscuros que yacían enterrados en los rincones olvidados de la mansión y que, a día de hoy, se siguen manifestando en su interior, quizás en nuestra reciente investigación en su interior, una vez revisemos los audios y vídeos, podemos arrojar más luz sobre este misterio.

 

*Si has sido testigo de algún hecho paranormal no dude en ponerte en contacto con: correo@garciabautista.net y cuéntanos tu experiencia.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN