Andalucía

Podemos y Sumar: el desencuentro llega a las urnas vascas

Tras meses de infructuosas negociaciones, la izquierda confederal vasca hizo pública su fragmentación en dos candidaturas

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Urnas. -

El desencuentro entre Podemos y Sumar llega ahora a las elecciones vascas, donde ambas formaciones se la juegan por separado, tras la debacle gallega, en un duro pulso por concentrar el voto de izquierda suficiente que permita revalidar su presencia en el Parlamento Vasco.

Tras meses de infructuosas negociaciones, la izquierda confederal vasca hizo pública su fragmentación en dos candidaturas: Sumar, Ezker Anitza-IU, Berdeak Equo y Más Euskadi por una parte, y Elkarrekin Podemos-Alianza Verde por otra.

Los de Yolanda Díaz se presentan a las elecciones del 21 de abril con la activista antirracista y psicóloga Alba García como candidata en un intento por marcar diferencia con la formación morada, que repite con la profesora de Derecho y parlamentaria Miren Gorrotxategi como cabeza de lista.

El crecimiento electoral de EH Bildu ha complicado aún más las cosas a este espacio político, que llegó a ser la fuerza más votada en dos elecciones generales en Euskadi y que ahora, fragmentada en dos, afronta un futuro incierto.

Triunfo histórico en Euskadi

La formación morada logró un triunfo histórico en el País Vasco en las elecciones generales del 26 de junio de 2016, las primeras que se presentó en coalición, en las que culminó el 'sorpaso' al PNV al lograr 355.740 votos (29 %) y seis escaños. Podemos también fue la fuerza más votada en los comicios generales de 2015 en el País Vasco.

En las últimas generales, celebradas el 23 de julio de 2023, la izquierda confederal que concurrió bajo la marca Sumar solo reunió 128.234 votos (11 %) con lo que en apenas siete años perdió 227.506 apoyos y quedó relegada al quinto puesto con un único escaño en Bizkaia que actualmente ocupa Lander Martínez.

La caída de los morados también se ha repetido en las elecciones autonómicas, ya que en 2020 Podemos Ahal Dugu-Ezker Anitza IU logró 72.113 votos (8 %) y seis representantes, lo que supone 85.221 apoyos menos que en 2016 cuando sumó 157.334 papeletas y 11 parlamentarios en una candidatura que estuvo liderada por Pili Zabala, hermana del militante de ETA José Ignacio Zabala, asesinado por los GAL.

Elecciones gallegas

El precedente de las elecciones gallegas, donde Sumar Galicia y Podemos se han quedado fuera del Parlamento, y los malos augurios de las encuestas vaticinan una dura pugna entre las dos formaciones en un momento en el que las heridas siguen abiertas.

Los sondeos coinciden en que las dos candidaturas por separado podrían perder la mitad de sus seis representantes y constatan que existe un "alto grado de confusión de marcas" entre el electorado de este espacio político, lo que explica el "baile" de escaños.

La gran beneficiada de este divorcio sería, sin duda, EH Bildu, formación que no ha parado de crecer electoralmente desde que acabó el terrorismo de ETA y apostó por la vía institucional, una estrategia que ha redoblado al priorizar las cuestiones sociales de izquierda sobre las soberanistas y apostar por candidatos más jóvenes.

Tablero político vasco

En el tablero político vasco, en el que se adivina un duro duelo entre PNV y EH Bildu, con un PSE que podría tener la llave para gobernar, Podemos y Sumar aspiran a retener al electorado con sendas coaliciones, encabezadas en ambos casos por mujeres.

Sumar, que carece aún de una estructura sólida en Euskadi, añade a su ecuación a Ezker Anitza-IU, Berdeak Equo y Más Euskadi, y confía como candidata en Alba García, quien procede de las filas moradas y fue en las listas para el Ayuntamiento de Bilbao el 28 de mayo.

Podemos concurre en uno de los bastiones donde los morados mantienen peso institucional, repite con Miren Gorrotxategi como cabeza de lista, tras ser avalada por las bases, y lo hace en coalición con Alianza Verde, la formación del exdirector de Greenpeace Juantxo López de Uralde.

"Falta de confianza" y "deslealtad"

Las máximas dirigentes de Sumar y Podemos, Yolanda Díaz y Ione Belarra, respectivamente, ya han visitado Euskadi en esta precampaña, en la que se han diluido los reproches que ambas formaciones se lanzaron tras su división con acusaciones cruzadas de "falta de confianza", de "deslealtad" y de tener "problemas con la democracia".

Sumar Mugimendua y Elkarrekin Podemos-Alianza Verde quieren dejar aquello atrás y centrarse en sus actos electorales en los que, desde el abismo que les separa, comparten gran parte de sus mensajes, como el "agotamiento del modelo" de PNV y PSE, el "desmantelamiento" de los servicios públicos con Osakidetza a la cabeza y la urgencia de desplegar la agenda social, verde y feminista de la "izquierda transformadora" en Euskadi. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN