Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía

Felipe VI, solo, cumple con la tradición de la familia real a la que la reina se resiste

El besapiés del Medinaceli en Madrid, uno de los eventos religiosos más destacados de la capital, muy vinculado con la familia real

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Cargando el reproductor....

Como cada primer viernes del mes de marzo, los devotos del Cristo de Medinaceli tienen una cita ineludible. Y es que tan solo ese día se abren las puertas de la Basílica de Jesús de Medinaceli en el madrileño barrio de Las Letras en Madrid para que todo aquel que lo desee pueda besar los pies de la talla de Jesús de Nazaret del siglo XVII, uno de los eventos religiosos más destacados que se celebran en la capital

Una tradición arraigada en la familia real desde hace casi 300 años, que une a la Corona española con el Cristo de Medinaceli y a la que Felipe VI continúa siendo fiel. Y así lo ha demostrado asistiendo esta mañana al besapiés, 'relevando' así a la reina Sofía, que es quien ha representado en los últimos años a la Casa del Rey en este acto tan simbólico.

Se trata de la segunda vez que Don Felipe asiste desde que ascendió al trono y se convirtió en rey en el año 2014, y el pueblo le ha reconocido este gesto con vítores, aplausos y cánticos en su honor tanto a su llegada a la basílica como al abandonarla, tras besar los pies del Cristo y rezar un rato ante el altar.

Con la medalla de la Cofradía de Medinaceli al cuello, el monarca ha mostrado su faceta más cercana acercándose a varias señoras a las que cogió la mano afectuosamente. Aclamado al grito de "Felipe, Felipe, ¡Viva el rey!", su Majestad se dirigía a su coche saludando mientras algunas personas le piropeaban: "¡Guapo, guapo!". Algo que ha agradecido de lo más sonriente.

Y es que los devotos del Cristo de Medinaceli no esperaban a don Felipe en el besapiés, y se han llevado una grata sorpresa al ver que el Rey continúa inalterable con una de las tradiciones más arraigadas de la familia real, y que en los últimos años han recaído en las figuras de la reina Sofía y la infanta Elena.

Un acto especialmente simbólico para la Corona española al que sin embargo podríamos decir que se 'resiste' la reina Letizia, que en sus 20 años de matrimonio con Don Felipe tan solo asistió ha cumplido con esta tradición en 2004, cuando todavía era la prometida del entonces Príncipe de Asturias.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN