Publicidad Ai
Publicidad Ai

Andalucía

Dos reliquias andaluzas en peligro: Alerta roja para la herencia cultural

La Torre de la Dehesilla en Jaén y la Casa del Doctor Cristóbal Jiménez Encina en Málaga comparten un destino común marcado por el olvido y la degradación

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai

La reciente inclusión de dos sitios de gran valor histórico y cultural en la Lista Roja de Hispania Nostra ha encendido las alarmas sobre el estado de conservación del patrimonio en Andalucía. La Torre de la Dehesilla en Jaén y la Casa del Doctor Cristóbal Jiménez Encina en Málaga, cada una con su propia historia y singularidad, comparten un destino común marcado por el olvido y la degradación.

La Torre de la Dehesilla.

La Torre de la Dehesilla, que se erige solitaria en el extremo sur del cerro Gordo, es un vestigio histórico que se asoma desde la sierra Carboneras, a 960 metros sobre el nivel del mar. Su ubicación estratégica, cerca del castillo de Bélmez de la Moraleda, subraya su papel en el entramado defensivo de la región durante la segunda mitad del siglo XIII. La torre, de planta cilíndrica o troncocónica, revela una construcción robusta en mampostería, diseñada para albergar dos pisos de madera, como indican los mechinales a distintas alturas. Sin embargo, el paso del tiempo ha sido implacable, dejando en pie apenas dos metros de su estructura original y borrando casi por completo su cuerpo superior. Este monumento, pese a su declaratoria como BIC, languidece en el abandono, perdiendo no solo su integridad física sino también su valor como testimonio de la historia medieval de Andalucía.

Casa del Doctor Cristóbal Jiménez Encina

Por otro lado, la Casa del Doctor Cristóbal Jiménez Encina en Monda, es un reflejo de la vida y obra de un ilustre médico y poeta del siglo XVIII. Esta casa, característica de las familias acomodadas de la época, destaca por su arquitectura tradicional con planta baja, principal y ático. La fachada principal, adornada con balcones de forja y elementos decorativos en hierro forjado, encierra entre sus muros historias de una época dorada. A lo largo de los años, el edificio ha sufrido modificaciones y ha tenido diversos usos, desde cuartel de la Guardia Civil hasta establecimiento hostelero, antes de quedar sumido en el abandono. A pesar de su importancia histórica y su conexión con figuras de la talla de Alfonso XIII o Antonio Machado, la casa no cuenta con protección específica, y su estado de conservación genera una profunda preocupación, con riesgos inminentes para su estructura y los tesoros artísticos que aún conserva

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN