Andalucía

¿Alimentos con moho? Los tres únicos a los que puedes apartarlo y comerlos sin intoxicarte

Mucho cuidado con el moho, que puede ser el hogar de micotoxinas y bacterias patógenas

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Plato de jamón. -

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha lanzado un informe vital que desmitifica el consumo de alimentos que han sobrepasado su fecha de caducidad y muestran signos de deterioro, como el moho. El propósito de esta guía es "alertar a los consumidores sobre los peligros de consumir alimentos que no se encuentran en óptimas condiciones", y para ello, ha distinguido tres tipos de alimentos que, contrariamente a la creencia popular, pueden ser seguros para el consumo tras una inspección y limpieza adecuadas.

La OCU advierte sobre los riesgos de consumir alimentos con moho, explicando que estos pueden ser el hogar de micotoxinas y bacterias patógenas, invisibles al ojo humano pero con potencial para causar enfermedades graves, incluyendo cáncer y mutaciones genéticas. No obstante, hay excepciones notables que la OCU considera seguras bajo ciertas condiciones:

  • Frutas y vegetales firmes: La OCU sugiere que alimentos de textura sólida como los pimientos, zanahorias y repollo pueden ser consumidos tras eliminar cuidadosamente la parte mohosa, asegurándose de cortar al menos dos centímetros alrededor y por debajo de la zona afectada para evitar la ingestión de toxinas.
  • Jamones y embutidos curados: A pesar de que estos productos pueden mostrar signos superficiales de moho, la OCU afirma que son consumibles siempre y cuando se retire meticulosamente la parte contaminada, protegiendo así la salud del consumidor.
  • Quesos duros: Variedades de queso con baja humedad como el gouda o el sardo se consideran seguros después de eliminar con cuidado la parte afectada por el moho, aplicando la misma regla de los dos centímetros de margen.

La guía también hace hincapié en la necesidad de desechar productos húmedos y blandos como fiambres y salchichas en caso de moho, dado que estos son más susceptibles a la proliferación de microorganismos nocivos. Con esta información, la OCU busca orientar a los consumidores hacia prácticas alimentarias más seguras y conscientes, minimizando los riesgos para la salud y promoviendo un consumo responsable.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN