Andalucía

Conocer con antelación los fenómenos meteorológicos puede ayudar a prevenir el dolor

Un estudio de la Universidad de Georgia (EEUU) muestra que alrededor del 70 % de la población alteraría su comportamiento teniendo en cuenta en el clima

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai

A medida que los estudios comienzan a tener más éxito al descubrir las relaciones entre las condiciones atmosféricas y el dolor, el pronóstico del dolor basado en el clima se vuelve más una realidad, según un estudio reciente de la Universidad de Georgia (EEUU), que muestra que alrededor del 70 por ciento de la población alteraría su comportamiento teniendo en cuenta pronósticos de dolor basados en el clima.

"Estamos encontrando relaciones más consistentes entre los patrones climáticos y el dolor, por lo que parece más posible hacer pronósticos del dolor basados en el clima", señala el autor principal y profesor de geografía y ciencias atmosféricas, Christopher Elcik, quien ha destacado que el objetivo del estudio fue para encuestar y ver cuál era la audiencia para este tipo de pronóstico.

El estudio ha preguntado a más de 4.600 personas y, entre los que padecían migraña, el 89 por ciento identificó el clima como algo que afecta su nivel de dolor, y el 79 por ciento vio el clima como un desencadenante del dolor. Entre las personas con otras afecciones, el 64 por ciento dijo que los patrones climáticos podrían provocar dolor y el 94 por ciento identificó el clima como un factor que afecta el dolor.

Elcik se basó en investigaciones anteriores sobre patrones climáticos específicos y condiciones relacionadas con el dolor para medir el interés del público en un pronóstico del dolor basado en el clima, que podría indicar un riesgo alto o moderado de migrañas o dolor crónico.

"Veo cuánto pueden afectar a las personas estos tipos de dolor, por lo que si puedo brindarle a alguien información sobre el nivel de riesgo durante un día, tal vez las personas puedan tomar medidas para evitar que ocurra el dolor. Hay medidas preventivas que la gente puede tomar si los riesgos son mayores", señala el investigador.

Si el riesgo hipotético era alto, más de la mitad de los encuestados dijeron que probablemente tomarían medidas preventivas, como medicación, reposo o evitar los desencadenantes agravantes, y alrededor del 47 por ciento de los encuestados con migrañas y el 46 por ciento con afecciones relacionadas con el dolor estaban "extremadamente probable" que tome tales medidas.

El deseo de una herramienta de pronóstico era bastante alto, según Elcik, ya que el 72 por ciento de quienes viven con migraña y el 66 por ciento con afecciones relacionadas con el dolor dijeron que alterarían su comportamiento cancelando planes o tomando medidas preventivas en respuesta a un pronóstico de dolor basado en el clima.

Algunos encuestados informaron que ya utilizaban herramientas basadas en la web, como el pronóstico de artritis o migraña de 'AccuWeather', que predice un riesgo de bajo a alto según las condiciones atmosféricas. Sin embargo, con las herramientas existentes hay poca información disponible sobre las variables consideradas o cómo se hacen las predicciones.

La probabilidad de continuar con los planes también dependía de la duración de la actividad. Si los planes duraran aproximadamente 30 minutos, el 57 por ciento de los encuestados con migrañas y el 52 por ciento con afecciones relacionadas con el dolor dijeron que era "extremadamente probable" que continuaran con los planes a pesar de un riesgo moderado de dolor, y alrededor del 43 por ciento de cada grupo continuaría con un previsión de mayor riesgo.

Sin embargo, con una actividad que duraba más de tres horas, ese número se redujo a alrededor del 23 por ciento para el riesgo moderado y al 18 por ciento para el alto riesgo de migrañas y al 21 o 23 por ciento, respectivamente, para otras afecciones relacionadas con el dolor. A medida que aumentaba el nivel de riesgo, también aumentaba la probabilidad de modificar los planes.

"Esto fue en todos los ámbitos. Todos eran más propensos a cancelar planes si el riesgo previsto era mayor", señala el investigador, que apuesta por realizar investigaciones y estudios adicionales para crear un pronóstico meteorológico confiable basado en el dolor.

"Esta publicación muestra que hay una audiencia dispuesta y ansiosa por probar algo nuevo, y probablemente hay muchas más personas que se beneficiarían, más de las que pensábamos. Creo que estos resultados pueden impulsar a otros investigadores a observar también fenómenos meteorológicos similares a mayor escala y ayudar a la comunidad a comprender mejor cómo la atmósfera afecta el dolor", concluye.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN