Calle Palacio

Felices Pascuas y Próspero Año Nuevo

De toda la vida del Señor, en estos días se felicitaban las Pascuas con una frase muy socorrida y que abarcaba la totalidad de nuestros deseos

Publicado: 26/12/2023 ·
10:29
· Actualizado: 26/12/2023 · 10:29
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Cena de Nochebuena. -
Autor

Vicente Parra Roldán

Abogado y profesor, ha estado vinculado a los medios de comunicación onubenses toda la vida y colabora desde hace años con Viva Huelva

Calle Palacio

El articulista propone un paseo por las calles y situaciones de Huelva

VISITAR BLOG

De toda la vida del Señor, en estos días se felicitaban las Pascuas con una frase muy socorrida y que abarcaba la totalidad de nuestros deseos. Era aqiella que decía “Felices Pascuas y Próspero Año Nuevo”. Y no solo la empleaban todas las personas sino que organismos e instituciones la hicieron suya.

Pero, claro, aquellos eran otros tiempos. La Nochebuena era una fiesta familiar en torno a la mesa muy surtida y donde se comía con cierta rapidez para posibilitar la presencia de los comensales en la Misa del Gallo, donde, además de adorar al Niño, se felicitaba las Pascuas a familiares, amigos y conocidos. Después, vuelta a casa y a seguir celebrando el nacimiento de Dios.

De las visitas para felicitar las Pascuas a los amigos y familiares se pasó al boom de los christmas y todas las casas estaban llenas de los dibujos de Ortuño que parecía tener la exclusiva de la representación navideña. ¡Cuántos y cuántos christmas se enviaban en la década de los 80! Los carteros tenían que hacer horas extras para el reparto de la correspondencia y apenas podían dedicar tiempo a solicitar su aguinaldo.. La “tradición” de enviar christmas ha desaparecido prácticamente y son muy escasos los que, en estos días, se han enviado felicitando las Pascuas.

Hoy en dia, todo eso ha cambiado, Ya no hay Pascuas sino Fiestas. Estamos cansados de oir “Felices Fiestas” y hay que preguntarse qué fiestas celebramos, San Sebastián, Carnavales, Colombinas o qué otra. Tampoco hay una celebración familiar de la cena navideña porque muchos llegan a sus respectivas casas con un buen cargamento encima por cuanto la moda actual es saturarse de tomar copas. Y, por supuesto, la Misa del Gallo ha tenido que cambiar de horario porque, en la actualidad, es casi imposible “ir de la mesa a la Misa” por lo que se adelanta a las ocho de la tarde para facilitar el “ir de la Misa a la mesa”. Además, la hora de la Misa está dedicada a enviar y recibir whasaps a esas personas que acabamos de dejar.

Por supuesto, que al igual que la sociedad las Navidades también han ido modificándose y de las de hace medio siglo solo queda la paga extraordinaria que esa no hay quien la toque. Para muchos esa es el único aliciente de estas fechas como hace unos años era la caja o la cesta que nos regalaba la empresa y que tan variado uso hacíamos de su contenido.

Ya no se ven pollos y pavos por los lugares tradicionales, especialmente por la Plaza de Abastos. Pues han sido sustituidos por sofisticados manjares pero pensamos que las nuevas elaboraciones están más ricas que las clásicas. Como tampoco se bebe los tradicionales anís  y coñac, reemplazadas por bebidas exóticas más propias de una velada veraniega que de las frías noches del mes de diciembre que invitan a permanecer en casa aunque la moda es salir de discoteca o a un bar de copas para seguir la fiesta que comenzamos en la mañana y que interrumpimos para cenar con la familia.

Ah, aún queda la llegada de Papa Noel o de Santa Claus, cuando a la vuelta de la esquina están nuestros inimitables Reyes Magos a los que vamos arrinconado año tras año. Y mucho cuidado con los juguetes que regalamos pues nos pueden tachar de violentos o carentes del sentido de la igualdad mientras el niño sigue pidiendo su pistola y la niña su cocinita. Pero estos regalos son símbolos de la mala educación que le queremos dar a los niños.

Pese a estos y otros muchos cambios que ha experimentado la celebración del Nacimiento del Hijo de Dios, la verdad es que todos seguimos contentos y de ahí que continuemos felicitándonos. Utilice la fórmula que quiera pero, al final, coincidimos en desearnos Felices Pascuas y que el nuevo año sea muy próspero en todos los sentidos. De verdad así lo deseo a los lectores.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN