Andalucía

Elena Tablada confiesa en qué punto está con Javier Ungría

Asegura estar agotada mentalmente del procedimiento judicial que tiene con su expareja

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
Cargando el reproductor....

Elena Tablada se ha dejado ver esta mañana en la premiere de 'Wish: El poder de los deseos' acompañada por su hija y aunque estaba un poco temerosa por cómo se iba a comportar la pequeña en la sala del cine, aseguraba estar muy feliz de poder asistir a estos eventos tan divertidos.

Cansada de la guerra judicial que mantiene con su expareja, Javier Ungría por la custodia de la hija que tienen en común, la empresaria nos confirmaba que si en un futuro tiene que tener buena relación con él lo hará por el bien de su hija: "No soy rencorosa para nada, nunca lo he sido, a la vista está con el padre de mi primera hija, lo primordial para mí son mis niñas, si me tengo que llevar bien otra vez, lo haré para que mi hija esté bien".

Tanto es así que no tiene problema en compararlo con su relación actual con David Bisbal: "Con David siempre me he llevado bien, hubo una época en la que hemos tenido desencuentros, por desgracia, pero siempre estoy dispuesta a aceptar y a llevarme bien con él, en esas estamos".

Agotada mentalmente de este procedimiento judicial que tiene con su expareja, Elena nos confesaba que está deseando que se celebre el juicio para pasar página y comenzar de cero: "siempre hay tres versiones, la de uno, la del otro y la verdad, estoy deseando que esto acabe, se está alargando muchísimo, es un tiempo en el que estoy estancada, quiero pasar y cerrar y recuperar la ilusión y vivir de otra manera".

Además, no dudaba en mandar un mensaje a todos aquellos que han criticado que no trabaja y que lleva un nivel de vida demasiado alto: "Llevo trabajando desde los 18 años, estudiaba y trabajaba, pero no me voy a pasar la vida dando explicaciones, el trabajo que más me gusta es ser madre y ese es un trabajo que no se paga con dinero, se paga con otras muchas satisfacciones y ese es el único del que no quiero que me echen".

Por último, Elena aseguraba que se refugia en la fe y que ha necesitado de terapia para afrontar esta época tan complicada: "Sí, claro, por supuesto, la terapia es fundamental en la vida y además es que creo que desde pequeño debería haber eso en los colegios, para que te den instrumentos y conseguir la plenitud y la felicidad".

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN