Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 26/05/2022  

Greenpeace pide al Ayuntamiento de Belmez que no autorice la instalación de la incineradora

Los ecologistas afirman que el proyecto reducirá la generación de empleo, ya que apostar por el reciclaje y la recuperación material de lo que se pretende quemar, crearía entre siete y 39 más empleos que los previstos

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Greenpeace ha remitido al Ayuntamiento de Belmez (Córdoba) alegaciones al proyecto para la construcción de una planta de gasificación por plasma de residuos urbanos e industriales porque, en su opinión, producirá graves efectos sobre la salud de las personas.

En un comunicado, la organización ecologista ha manifestado que en los últimos meses han surgido diferentes propuestas empresariales en Andalucía basadas en la quema "indiscriminada" de residuos bajo denominaciones tipo "arco de plasma, pirólisis o gasificación", que pretenden esconder el término incineración e incineradora, denostados y rechazos por la sociedad.

Tras saber que la empresa Innovación y Nuevas Energías Andalucía SL había presentado un proyecto para construir una incineradora de residuos en Belmez (Córdoba), Greenpeace se puso en contacto con el Ayuntamiento para recabar toda la información sobre el mismo. "Como en otros casos, los promotores han entregado una escueta memoria donde esbozan sus pretensiones, minimizan los problemas asociados a su actividad y se centran en demostrar los beneficios que supondría para Belmez autorizar la planta", asegura la organización.

Las alegaciones de Greenpeace resaltan, sin embargo, cómo el proyecto presentado producirá graves efectos sobre la salud de las persona --no existen técnicas limpias de incineración de residuos-- y son una importante fuente de contaminación ambiental que producen dioxinas y furanos, metales pesados (cadmio, mercurio, plomo, etc.), y compuestos orgánicos volátiles (tolueno, diclorobenceno, hexaclorobenceno y otras 186 sustancias más).

Añade que el proyecto reducirá la generación de empleo, ya que apostar por el reciclaje y la recuperación material de lo que se pretende quemar, crearía entre siete y 39 más empleos que los previstos en la planta de Belmez. Además, incumple el Plan Director Territorial de Gestión de Residuos no peligrosos de Andalucía 2010-2019 y no es necesario energéticamente. También cabe destacar cómo proyectos similares han sido desestimados en otros lugares de España y Andalucía (el municipio de Huéscar, en Granada, descartó en mayo un proyecto similar) ya que se trata de técnicas extremadamente caras de implantar y mantener, y de las que no existen ejemplos de funcionamiento a escala industrial.

"Estos nuevos proyectos de incineración tratan de ocultar su verdadera actividad bajo otros nombres, con el fin de evitar el gran rechazo que esta técnica tiene en la sociedad", ha declarado Julio Barea, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace. Por ello, pide al Ayuntamiento de Belmez que "rechace frontalmente la planta incineradora, y apueste por la salud de sus vecinos y la sostenibilidad, velando por el bien común frente al beneficio económico de una empresa".

TE RECOMENDAMOS