El tiempo en: Andalucía
Jueves 22/02/2024  
Publicidad Ai
Publicidad Ai

A(Em)prendiendo

Querer saber

Nunca antes hemos tenido la oportunidad de conocer qué está ocurriendo a nuestro alrededor como la tenemos en la actualidad

Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Querer saber. -

Nunca antes hemos tenido la oportunidad de conocer qué está ocurriendo a nuestro alrededor como la tenemos en la actualidad. Disponemos de datos e indicadores para casi todo. El desafío es conseguir organizarlos y estructurarlos para convertirlos en información útil. A partir de ahí es necesario analizar esa información para extraer conclusiones que se conviertan en conocimiento. Sacar el máximo provecho a ese conocimiento es sabiduría. Isaac Asimov dijo que el aspecto más triste de la vida en este momento es que la ciencia recopila conocimiento más rápido de lo que la sociedad adquiere sabiduría.

Es fácil encontrar en internet vídeos de entrevistas por la calle y, ante preguntas básicas de cultura general, las respuestas son la ignorancia o el disparate. En uno de sus monólogos el célebre periodista Jesús Quintero dijo: "Analfabetos siempre ha habido, pero la incultura y la ignorancia se habían vivido como una vergüenza. Nunca como ahora la gente había presumido de no haberse leído un puto libro en su jodida vida, de no importarle nada que pueda oler levemente a cultura o que exija una inteligencia mínimamente superior a la del primate". Leer un libro es una tarea ardua de la que nos alejan las nuevas tendencias de consumo de información, que debe ser breve, con mensajes contundentes, con humor, música y bailes “tiktokeros”. 

Si comparamos este contenido tipo snack y los libros, con la alimentación a base de snacks frente a una dieta variada y equilibrada, es más fácil darse cuenta de las carencias. Si nuestra alimentación diaria se centra en snacks seguro que ahorramos tiempo y es todo más fácil de comer y de llevar, aunque nos salga más caro que alimentarnos bien. Los efectos de alimentar nuestro cuerpo principalmente con comida basura son similares a los de alimentar nuestra mente con estos contenidos básicos, fácilmente “digeribles” y adaptados a nuestros gustos ideológicos. Igual que una mala dieta nos lleva a la enfermedad del cuerpo, sin una mente alimentada de forma equilibrada la manipulación está servida. 

El problema no es solo que sepamos cada vez menos. Lo preocupante es que quienes han asumido la responsabilidad de dirigirnos también sepan cada vez menos, y a muchos no les interese que seamos ciudadanos informados, y quieren controlar la información y el conocimiento que se genera y se difunde. Su mayor éxito no es que mucha gente no solo no sepa, sino que ni siquiera quiera saber.

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN