Publicidad Ai
Publicidad Ai

Barbate

De Viena a Barbate, un viaje histórico de 35 ibis y sus 'mamás' humanas en ultraligeros

La colonia de Ibis Eremitas llegó a San Ambrosio tras recorrer 2.300 km persiguiendo a sus madres adoptivas que iban a bordo de dos aviones ultraligeros

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Cargando el reproductor....

En la mañana de este martes en el aviario de San Ambrosio (Barbate) se daba la bienvenida a los 35 polluelos de ibis eremita que partieron desde el zoológico de Schönbrunn, en Viena (Austria) el pasado 21 de agosto. Estas aves realizaron esta singular migración por etapas y siguiendo a dos aviones ultraligeros durante 2.300 kilómetros para encontrarse con la colonia de más de 250 ibis establecida en el litoral de la comarca de la Janda.

Esta acción, enmarcada dentro del proyecto Life de la UE, que acoge a su vez al proyecto Eremita, desarrollado por el Zoo Botánico de Jerez y la Junta, tiene como objetivo “comunicar a las dos poblaciones reintroducidas que existen ahora mismo en el mundo, es decir, la de Centroeuropa (Austria, Alemania, Suiza e Italia) y la gaditana”, tal y como explica Miguel Ángel Quevedo, responsable del proyecto Ibis Eremita.

Ibis Eremita.

Al frente de este viaje han estado Johannes Fritz, biólogo y responsable del proyecto en Viena, y Helena Wehner y Barbara Steininger, las madres adoptivas de los polluelos y a cuya voz se han acostumbrado las aves ya que han sido las que han entrenado a la colonia desde el primer día.  Es decir, son las dos mujeres a las que los pájaros siguen con devoción porque las consideran sus madres, ya que fueron lo primero que vieron al nacer y han sido quienes les han alimentado y cuidado hasta que ahora, a los seis meses, se despedirán de ellas para emprender vuelo en libertad.
El objetivo es que ambas colonias convivan durante tres años, e incluso se reproduzcan creando una variable genética que ayude a la supervivencia de la especie mejorando su adaptabilidad. Los científicos creen que las aves regresarán por sí solas, ya sin ayuda humana, al lugar donde nacieron debido al fenómeno biológico de la filopatría, al tiempo que se abriría una nueva ruta migratoria donde la población de Cádiz actuaría como receptora en invierno de las poblaciones que viven en lugares más fríos de Europa.

Las aves solían realizar dicha migración hasta la Toscana, en Italia, pero “cada vez les costaba más atravesar los Alpes porque no encontraban las temperaturas adecuadas debido a que con el cambio climático, en otoño las temperaturas cada vez son más cálidas”, señala Johannes Fritz, responsable del proyecto para añadir que “los ibis usaban las corrientes descendientes para cruzar” dicha cordillera” y ahora “ya muchos no pueden hacerlo” con lo que “venir a Andalucía era una alternativa”.

Y es que Waldrappteam, una organización austriaca que lleva veinte años trabajando por la recuperación de esta especie que se había extinguido de Europa hacia cuatro siglos, llevaba 15 años enseñando a los Ibis que criaban a migrar desde Austria hasta la Toscana, donde pasaban los inviernos.

El viaje a la Janda, esta migración guiada, se ha podido seguir en directo a través de una aplicación web desarrollada por los propios responsables del proyecto. Ahora la colonia llegada desde Viena se establecerá en esta zona gaditana hasta alcanzar su madurez sexual, tras la cual se espera que regresen a su lugar de origen sin ayuda humana.

Miguel Ángel Quevedo, responsable del proyecto Ibis Eremita, explica que “los científicos que trabajan en el proyecto centroeuropeo han considerado que había que tener una ruta alternativa a la de Italia” con la que “abrir un nuevo futuro para la especie”, de ahí que la llegada a la Janda “desde el punto de vista de la conservación es un gran paso histórico”.

Acto de bienvenida.

Se desconoce si esta ruta migratoria era usada por el ibis eremita hace cuatrocientos años, cuando la especie desapareció de Centroeuropa, pero “el vuelo que hizo ‘Ingrid’, una ibis eremita que de forma inesperada se perdió en el viaje a Italia para luego localizarse en Cártama, Málaga, nos hizo pensar que quizás sí se usara esta ruta”.

El coordinador del proyecto Ibis Eremita en España señala que “la teoría es que nuestros ibis sean receptores en invierno. En el caso de esta colonia llegada desde Viena, la vamos a mantener hasta dos o tres años, cuando se supone que volverán por sus propias alas al lugar de dónde nacieron”, aunque “puede que se queden porque cuando conozcan Cádiz, como le ocurre a mucha gente, lo mismo no se quieren ir”, añade con sorna… “lo sabremos en dos o tres años”.

Gracias al proyecto Eremita, que comenzó hace ya 20 años, la población en la zona gaditana supera los 250 ejemplares, “acercándonos a las cifras” que se buscaban al ponerse en marcha dicha iniciativa. Ahora hay cinco zonas de reproducción como son la Barca de Vejer, Tajo de la Mora, Torre de Castilnovo, Tajo de Barbate y San Ambrosio. 

En los años 90 el ibis eremita estaba catalogado como en “peligro crítico de extinción” quedando muy pocos ejemplares en Marruecos. Gracias a las medidas de conservación y protección en Marruecos y a los dos proyectos de reintroducción desarrollados en Europa, uno en Cádiz y otro en Centroeuropa, pasó a una menor catalogación del grado de amenaza.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

Con la llegada de la nueva colonia “se busca también mezclar, algo que es positivo. Lo suyo es crear varias poblaciones comunicadas y generar variabilidad genética. El intercambio de genes es positivo para la adaptabilidad y la supervivencia de la especie”.

Una bandada de 35 Ibis Eremitas que ha arribado ya a su meta, Cádiz, a pesar de que el viento de Levante ha trastocado sus etapas finales.

Debido a este viento, que ya llevaba varios días afectando los planes del viaje, los Ibis, una especie que estuvo al borde de la extinción, y sus "madres adoptivas" tuvieron que hacer un aterrizaje de emergencia a 20 kilómetros de Villamartín, en la sierra de Cádiz.

Desde allí, ante las previsiones de que el Levante continuara las siguientes jornadas, la comitiva que ha organizado este viaje para que los Ibis Eremitas aprendan esta ruta migratoria decidió llegar a la meta por tierra, en vehículos que transportan aviarios desmontables.

Así, la bandada llegó el lunes a una finca de San Ambrosio, una pedanía de Barbate que este martes les ha dado la bienvenida.

Allí estarán una o dos semanas en un aviario de aclimatación, hasta que esta bandada nacida en Austria pueda empezar a volar en Cádiz.

Acto de bienvenida.



Será el momento en el que, previsiblemente, descubran que en estos cielos tienen parientes.

Los gestores de los dos únicos programas europeos de recuperación de Ibis Eremitas están ahora expectantes por saber si, tras pasar en Cádiz el invierno, regresan a Austria, un viaje que ya han aprendido al haberlo hecho una vez, o si deciden quedarse con su nueva familia del sur de Europa que, por las condiciones climáticas, no necesitan migrar.

Por otro lado, el director general de Política Forestal y Biodiversidad de la Junta de Andalucía, Juan Ramón Pérez Valenzuela, junto al teniente de alcaldesa de Sostenibilidad y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Jerez, Jaime Espinar, y la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Barbate, Gemma Rivera, estuvieron presentes en San Ambrosio para recibir al equipo del citado proyecto Waldrappteam.

El director general de Política Forestal y Biodiversidad de la Junta de Andalucía, Juan Ramón Pérez Valenzuela, ha resaltado esta iniciativa y que, además, “el programa de reintroducción del ibis eremita ha dado un gran paso cualitativo. Nos podemos sentir muy orgullosos de la recuperación de esta especie, con la novedad este año de intentar esta conexión del pasillo migratorio entre Austria y Cádiz. Este es uno de los programas de la Junta y un ejemplo de colaboración entre administraciones, con zoos y el sector privado. Esta importante iniciativa tiene el objetivo de garantizar la supervivencia y reintroducir en la naturaleza al ibis eremita, una emblemática especie”.

Juan Ramón Pérez ha manifestado que “esto es un claro ejemplo de la dedicación de la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul para impulsar y respaldar programas que se enfocan a salvar aves en peligro de extinción, como el caso de esta especie, con pocos ejemplares. Lo curioso de este proyecto es que estas aves son migratorias y, al haber nacido en cautividad, hay que establecer de nuevo ese concepto en ellas, enseñarles a migrar con sus madres adoptivas y guiadas por ultraligeros. Por eso hoy es un día especial, ya que marca la culminación de una iniciativa excepcional que ha permitido a estas aves descubrir una nueva ruta migratoria que conecta Austria y Cádiz. Nuestro más sincero agradecimiento a todos los involucrados en este proyecto, incluyendo administraciones públicas como el Ayuntamiento de Jerez, entidades privadas y la red de zoos europeos”.

 

Espacio reservado al reproductor de vídeo

Por último, el director general de esta Consejería ha destacado “la colaboración invaluable del asociacionismo y del voluntariado, así como la cooperación público-privada. Gracias a esta apuesta conjunta de las administraciones, agentes y los propietarios de fincas privadas y la red de zoos europeos, hemos logrado alcanzar niveles de éxito significativos para la conservación de esta especie. Como andaluces, nos sentimos orgullosos de formar parte de este proyecto de reintroducción que se ha convertido en una realidad. Es un testimonio de que en Andalucía sabemos hacer las cosas de manera excepcional y que juntos estamos haciendo posible la conservación de nuestro entorno natural”.

Acto de bienvenida.

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN