Atando Cabos

Alzhéimer

Hay que recordar que no se dedican suficientes fondos a su investigación y tampoco a los cuidados que quedan en un 80% en manos de los familiares

Publicado: 27/09/2023 ·
16:56
· Actualizado: 27/09/2023 · 16:56
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Alzheimer. -
Autor

Remedios Jiménez

Licenciada en Historia, docente jubilada, integrante del Aula Atenea del Ateneo de Jerez y de varios clubes de lectura

Atando Cabos

Una mirada sobre lo que nos pasa día a día, bajo los titulares de la incesante actualidad

VISITAR BLOG

Hay días del año dedicados a cualquier tontería, pero es necesario dedicar uno al alzhéimer porque hay que recordar que no se dedican suficientes fondos a su investigación y tampoco a los cuidados que quedan en el ochenta por ciento de los casos en manos de los familiares. Lo que produce en ellos un desgaste físico y mental para lo que tampoco se dedica nada. Por eso es la segunda preocupación en cuanto a enfermedades entre los españoles. No es de extrañar, en el dos mil cincuenta se habrá triplicado la cifra de pacientes, es una enfermedad ligada a la esperanza de vida. Lo raro es que no sea la primera porque el cáncer tiene cura, detectado a tiempo, en muchos casos, hasta ahora el alzhéimer no.

Carmen Elías que padece esta enfermedad, en la presentación de su libro en el programa de Julia en la Onda, al decirle Julia Otero que las dos habían sido diagnosticadas el mismo día, ella de cáncer y Carmen de alzhéimer, Elías le dijo: qué suerte has tenido. Con lo que le v espera se comprenden sus palabras: pérdida de memoria, problemas de lenguaje, dificultad para hacer tareas simples, desorientación en tiempo y espacio, dificultad para tener pensamientos elaborados, pérdida de objetos, cambios en el estado de ánimo, cambios de conducta, pérdida de la iniciativa. La afectación y la dependencia del enfermo son cada vez mayores en un proceso que dura de siete a quince años. Al mismo tiempo a la persona cuidadora no le va quedando más vida que el cuidado. Se necesita una intervención más eficaz del Estado, no se les puede dejar solos.

El alzhéimer si no lo tenemos en la propia casa circula en un radio cercano, no estamos ajenos a esta enfermedad tan devastadora.Me gusta este poema que escribe a su madre Raúl Del Burgo: Seguía teniendo las manos frías, / esta vez no se me ocurría qué contarle./Y sin embargo, no me quitaba sus ojos de encima./ Por un momento,/ tuve la sensación de que sería ella la que me hablaría,/ la que me contaría cosas,/ la que se reiría con cualquier disparate de los míos./ Pero no, ni una mínima concesión a la esperanza./ ¿Quién sabe lo que piensa cuando me mira?/ ¿Quién sabe lo que siente?/ ¿Hay alguien que pueda decírmelo?/ Sólo me queda abrazarla, besarla y decirle al oído,/ lo mucho que la echo de menos./ Ha cerrado los ojos y está semidormida./ Sigo acariciando sus manos que aún siguen frías,/ lleva un rato así./ Y de pronto, oigo que en sueños pronuncia mi nombre./ Y yo./ Yo doy gracias a ese habitante que se apodera de todas sus emociones,/ por permitirle retener mi nombre aunque sea un instante.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN