Publicidad Ai
Publicidad Ai

Marbella

Viajar al espacio es cada vez más accesible y supone un nuevo nicho de oportunidades

Así se ha puesto de manifiesto en la cuarta cumbre internacional sobre turismo espacial y subacuático SUTUS

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • Foto de familia de la IV edición de SUTUS. -
  • Constatan que las actividades comerciales son “una parte esencial” de la actual carrera espacial
  • Se perfilan como oportunidades laborales par los más jóvenes, a los que hay que ofrecer una “una buena formación”

Los viajes al espacio son una realidad cada vez más accesible de la mano de empresas como la española Halo Space y suponen un universo de posibilidades para el turismo y la economía, como se ha puesto de manifiesto en la cuarta cumbre internacional sobre turismo espacial y subacuático SUTUS.

La compañía española abrirá las puertas del turismo espacial al público y pondrá a su alcance esta experiencia “única y especial” a través de vuelos comerciales a la estratosfera de entre cuatro y seis horas de duración a partir de 2025, cuando prevé obtener la certificación de la Agencia Norteamericana de Aviación Civil (FAA).

Los pasajeros, acomodados en una cápsula espacial con capacidad para nueve personas, podrán observar la “grandeza de la curvatura de la Tierra” y disfrutar de “vistas increíbles del espacio”, ha informado la organización de SUTUS, que se celebra en Marbella (Málaga) y en la que participa el primer ejecutivo de Halo Space, Carlos Mira.

Durante la jornada inaugural de este martes, el asistente especial a la dirección en la Misión de Desarrollo de Sistemas de Exploración de la agencia espacial estadounidense NASA, Sam Scimemi, ha incidido en que las actividades comerciales son “una parte esencial” de la actual carrera espacial.

España, que acaba de abrir su Agencia Espacial (AEE) aunque no se estrena con ella en este sector, según el delegado especial del Gobierno en la AEE, Álvaro Giménez Cañete, lidera junto a Portugal el programa de observación de la Tierra a través de satélites Constelación Atlántica, que permite ver y actuar con rapidez en caso de emergencias.

Este programa facilita el reconocimiento del planeta desde el espacio a través de “un número grande de satélites pequeños” y, por tanto, agilizar los tiempos de respuesta en caso de catástrofes como pueden ser incendios e inundaciones, ha explicado a EFE Giménez Cañete.

Este tipo de actuación, que puede parecer sencilla, no lo es tanto con los satélites europeos normales tipo Copérnico, que, aunque tienen mayor resolución, no permiten un seguimiento en tiempo real, ya que no se puede ver el mismo sitio hasta una semana más tarde, precisa.

Estas tecnologías de observación satelital de la Tierra prometen transformar una amplia gama de sectores económicos y sociales en España, tales como el agrícola, el pesquero, el medioambiental, el minero o el de seguridad y defensa, entre otros.

La Agencia quiere unificar, catalizar y crear un ecosistema para todos esos proyectos que ya se hacían en España pero que desarrollaban por su cuenta, por un lado, el Gobierno y, por otro, empresas privadas con el apoyo, en muchos casos, de distintas administraciones públicas.

“Viajar al espacio es cada vez más probable y accesible”, ha precisado el delegado especial del Gobierno, y se presenta como una opción cada vez más viable de oportunidades laborales par los más jóvenes, a los que hay que ofrecer una “una buena formación”, ha añadido.

Asimismo, la Agencia busca mostrar al público en general las ventajas y las aplicaciones que pueden tener en el día a día muchos de los sistemas y proyectos que se llevan a cabo en el espacio, señala la astrofísica Eva Villaver, que se acaba de incorporar a la Agencia Espacial como directora de la oficina Espacio y Sociedad.

La información extraída de los experimentos en la Estación Espacial Internacional (EEI) está mejorando el conocimiento sobre el cuerpo humano, lo que permite promover el estudio de terapias, entrenamientos, formación e incluso medicamentos que favorecen unas condiciones óptimas para la salud en el hábitat cósmico, pero también en la Tierra.

Asimismo, hoy se puede hablar de telemedicina y medicina regenerativa espacial, se desarrollan métodos para medir y mitigar los efectos de las grandes radiaciones solares y cósmicas a las que están expuestos los astronautas o se analiza cómo cambia el microbioma de los astronautas en el espacio.

En esta jornada inaugural de SUTUS también se han abordado los efectos de la presión del agua en la salud cardiovascular o sobre cómo abordar el reto que suponen las enfermedades de descompresión producidas por la rápida ascensión a la superficie tras pasar un tiempo considerable a gran profundidad.

El proyecto del nieto del legendario explorador francés Jacques Cousteau, Proteus, quiere hacer realidad una estación espacial submarina.

La primera se instalará en Curazao, en las Antillas, para estudiar su barrera de coral, la única que parece continuar creciendo. 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN