El tiempo en: Andalucía
Martes 20/02/2024  

Andalucía

Morata firma su mejor partido y lleva al Atlético a un brillante triunfo

El exhaustivo plan de Simeone desnudó al equipo que lo había ganado todo, al dominador de la competición hasta ahora

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai
  • El Atlético celebra la victoria contra el Real Madrid. -

Desbordado por las bandas, especialmente por su lado derecho, doblegado por tres testarazos incontestables, el Real Madrid ya no es el líder de LaLiga EA Sports, agitada por el Atlético de Madrid, mucho más inteligente en la comprensión del partido, contundente en el área, con dos goles de Álvaro Morata, uno de Antoine Griezmann y un gran partido de Samuel Lino para frenar al equipo blanco, invencible hasta la visita al Metropolitano, transformado en una fiesta rojiblanca.

El exhaustivo plan de Simeone desnudó al equipo que lo había ganado todo, al dominador de la competición hasta ahora, al que su abusiva posesión del balón no le sirvió para nada. Tampoco el golazo de Toni Kroos, ya con 2-0 en el marcador. El naufragio de su defensa, con la determinación del Atlético del cómo, el dónde y la forma de hacer daño, fue un hándicap irremediable para cambiar el duelo, por mucho que, por momentos, encerró a su rival. Más aparente que efectivo. Todo lo contrario que el Atlético.

No fue suficiente, porque el Atlético también demostró su destreza defensiva, por momentos de forma milagrosa, entre la ofensiva del equipo blanco, reducida en ocasiones por el despliegue del equipo rojiblanco, que vivió en torno a su área durante mucho tiempo, soportó cuando más sufría con el arte de la contención y, sobre todo, golpeó en momentos claves. En los primeros 18 minutos, dos veces. A los 30 segundos de la reanudación, otra.

La primera derrota del Real Madrid. El segundo triunfo en un derbi de los últimos 15 del Atlético. También el undécimo triunfo seguido en casa del grupo de Simeone, cuya preparación del choque fue concluyente.

El técnico argentino planificó la victoria por los extremos. Ahí, desbordó el Atlético. Y ahí se desangró el Real Madrid. Todo concentrado en el principio de todo. En una secuencia nunca vista en los derbis más recientes. Sin la posesión -propiedad casi siempre del conjunto blanco-, pero con el trepidante ritmo ofensivo que más se ajusta a los rojiblancos.

Samuel Lino es un filón. Fuera Yannick Carrasco, vendido a Arabia Saudí, el brasileño se amolda perfectamente a la posición. Decidido, es un futbolista que va para arriba con una soltura tremenda. Un encarador nato. Desde ahí surgieron los dos primeros goles, los dos zarpazos con los que el Atlético anunció a su rival y a su gente que ni las estadísticas ni las frustraciones recientes existen cuando hay por delante un combate de tal dimensión.

En el minuto 3 y siete segundos, con un centro perfecto de Lino. Por dirección, por potencia, por rosca, de fuera hacia dentro... Un regalo para Morata. Un jeroglífico para cualquiera. Para el marcador y para el portero. A Kepa sólo le quedó mirar. Ni siquiera dominaba el Atlético, que entendió dónde y cómo estaba su partido. Le salió todo su diseño.

Aún más, cuando, sobrepasado el cuarto de hora, anotó el 2-0. De nuevo nació por la izquierda. De nuevo, surgió de Lino, cuyo pase al desmarque de Saúl desmontó cualquier cobertura. El centro posterior del ilicitano le remató Griezmann. Su cabezazo de manual, solitario, con el giro de cuello exacto, también fue imparable para Kepa. Encendió todavía más al Metropolitano, entre la apoteosis de un resultado visible, entre la prudencia de que aún había mucho tiempo, entre la incredulidad del Real Madrid, posesivo, también endeble.

Los laterales son el punto más vulnerable del equipo blanco. Lo sufrió Lucas Vázquez. También Fran García, en su caso por las conexiones entre Molina -mejor para adelante que para cualquier otro lado- y Marcos Llorente. Pero la potencia y el talento del Real Madrid son descomunales. Ni siquiera un 2-0 es garantía de nada contra él. Menos aún cuando el balón es tan suyo, menos aún cuando ni siquiera había atravesado 18 minutos del duelo.

Sobre la pelota, frente al repliegue, con la paciencia, el Real Madrid construyó su respuesta. Superada la vorágine inicial, controlada la transición trepidante que se proponía el Atlético, rebajó el partido a su poder. Lo aguardó el equipo rojiblanco, siempre al límite, al filo de cualquier detalle que lo alterara todo. A un golpe de calidad de su rival. Le sobra a Toni Kroos, que se inventó un gol de la nada. Un control, un quiebro, un derechazo, un golazo.

Minuto 35. Cierto que tuvo Saúl el 3-0 antes. Pero ya era un partido limitado al campo del Atlético. Está acostumbrado el Real Madrid. Ha recibido primero el golpe en cuatro de las seis jornadas disputadas de LaLiga EA Sports. Lo asumió con naturalidad, como una circunstancia propia de sí mismo, aunque no debería serlo. Aplacado su oponete, reducido el marcador, marcó el 2-1. Y siguió. Antes apenas había contado un cabezazo de Valverde.

Un instante marca la diferencia con jugadores de tal altura en el Real Madrid, que se fue al descanso entre la protestas del 2-2 anulado. El gol -invalidado después- fue de Camavinga, tras un remate al poste de Rodrygo. La falta o el fuera de juego, cualquiera de las dos infracciones, había sido de Rudiger en el centro al área que lo descompensó todo.

Un alivio para el Atlético, que necesitaba aire. El intermedio. Y un inicio de segunda tiempo imprevisible. Un despropósito también del Real Madrid, que compareció en la segunda parte con una desconexión imperdonable.

Más allá del mérito de la jugada del Atlético en el 3-1, a los 32 segundos de la vuelta del vestuario, por enésima vez por la izquierda de su ataque, con el inicio en Lino, la transición por Griezmann, el cómodo envío de Saúl y el remate aún más plácido de Morata, sin atención de Alaba, sin atrevimiento de Kepa, no es normal una acción tan simple tan pronto, cuando caes por 2-1. El 3-1 lo puso en evidencia. Quinto gol de Morata, aclamado.

Aún estrelló Hermoso otro cabezazo en el larguero en la zozobra defensiva del Real Madrid, muy por debajo hacia atrás que hacia adelante, antes de la segunda decisión de Ancelotti. En el descanso reemplazó a Modric. En el minuto 55, quitó a los dos laterales, además de Camavinga. Quizá demasiado tarde el cambio en las bandas, expresivamente sobrepasadas. Después ya fue una odisea. Oblak negó el 3-2 a Brahim. El fin del pleno del Real Madrid, con una entrada final de Bellingham. Sin defensa.

- Ficha técnica:

3 - Atlético de Madrid: Oblak; Molina (Azpilicueta, m. 64), Savic, Giménez (Correa, m. 85), Hermoso, Lino (Javi Galán, m. 86); Llorente, Koke (Witsel, m. 46), Saúl; Griezmann, Morata (Memphis, m. 82).

1 - Real Madrid: Kepa; Lucas Vázquez (Nacho, m. 55), Rudiger, Alaba, Fran García (Mendy, m. 55); Valverde, Camavinga (Tchouameni, m. 55), Kroos (Brahim, m. 70); Modric (Joselu, m. 46), Bellingham; Rodrygo.

Gol: 1-0, m. 4: Morata. 2-0, m. 18: Griezmann. 2-1, m. 35: Kroos. 3-1, m. 46: Morata.

Árbitro: Alberoja Rojas (C. Castilla La Mancha). Amonestó al local Giménez (m. 46+) y a los visitantes Modric (m. 44), Mendy (m. 66) y Bellingham (m. 93).

Incidencias: partido correspondiente a la sexta jornada de LaLiga EA Sports disputado en el estadio Cívitas Metropolitano ante 69.082 espectadores.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN