Atando Cabos

Hay cosas que no se pueden decir

No sólo los consumidores reaccionan sino que antes que ellos, la misma Europa ha amenazado con una importante sanción

Publicado: 07/06/2023 ·
07:21
· Actualizado: 07/06/2023 · 07:21
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Fresas onubenses. -
Autor

Remedios Jiménez

Licenciada en Historia, docente jubilada, integrante del Aula Atenea del Ateneo de Jerez y de varios clubes de lectura

Atando Cabos

Una mirada sobre lo que nos pasa día a día, bajo los titulares de la incesante actualidad

VISITAR BLOG

Hay cosas que no se pueden decir, pensé mientras leía una biografía de Stephen King. Estaba en la parte de sus años de niñez. Contaba que una niñera suya se le sentaba encima para tirarse pedos mientras se moría de la risa. Ahora no puedo mirarle sin ver en él al pobre chaval indefenso y no al exitoso escritor. A lo mejor para él, contarlo, ha sido una forma de limpieza interior, de sacarlo todo, de exorcizar sus demonios. Incluso puede que de la tan desagradable experiencia de que te ventoseen encima le haya sobrevenido la capacidad de ver la maldad cotidiana. Esa que se cursa furtivamente entre débiles. Es innegable que el Stephen King de ahora tiene mucho del niño que fue, pero habría preferido no conocer ese dato.

Otra cosa distinta son los políticos, qué poquitos saben lo que no se puede decir. Este miércoles los ganaderos de Castilla y León han hecho una manifestación en Salamanca, exigiendo la no inmovilización del ganado con tuberculosis. Y es que el líder correspondiente de Vox les había prometido ser más laxo con el tema. Es una forma como otra cualquiera de que dejemos de comer carne, no sé cómo no se cae en la cuenta de la estupidez de la medida. ¿Quién querrá comerse esa carne? Dicha semejante barbaridad, ahí tenemos a los ganaderos exigiéndola.

Tampoco creo que los franceses, alemanes y otros ciudadanos concienciados con el medio ambiente quieran fresas de  Huelva después de que se hayan enterado de que la ampliación de los cultivos ponen aún más en riesgo a Doñana. El presidente de Andalucía les prometió a los agricultores reconocer las parcelas ilegales y agua para todos, menos para el parque natural claro. No sólo los consumidores reaccionan sino que antes que ellos, la misma Europa ha amenazado con una importante sanción por no proteger la zona con mayor biodiversidad al sur de Europa. Y es que hay cosas que no sólo no se pueden decir, sino que no se pueden hacer.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN