Publicidad Ai
Publicidad Ai

Cádiz

La lengua como patria y libertad frente a los tiranos y los poderosos

Elvira Lindo y Sergio Ramírez coinciden en sus intervenciones en el Congreso en la Lengua de defender la palabra como elemento liberador

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El escritor y ganador del premio Cervantes 2017, Sergio Ramírez. -

Elvira Lindo y el nicaragüense Sergio Ramírez coincidieron en reivindicar el papel liberador de la palabra. El Premio Cervantes, despojado de su nacionalidad por el Gobierno de Daniel Ortega advirtió ayer en la apertura del Congreso Internacional de la Lengua de que “no hay exilio posible” gracias a la lengua, que “es mi patria”. “Siempre hemos estado huyendo de alguien o de algo, terremotos, pestes o tiranos; el tirano que envejece en su cama y en su trono es siempre el mismo, desvaría en sus arbitrariedades, impone el silencio y condena al destierro”, señaló. “Las armas -continuó- han cobrado siempre su precio a las letras que pugnan por la libertad”. E insistió: “El poder, cuando quiere ser absoluto mal disimula su inquina contra la imaginación”. Pero, “si soy nicaragüense, lo soy a al manera de quien no puede ser de otra forma porque la lengua me libera, es una patria”, declaró entre los aplausos de los asistentes al acto inaugural.

En este sentido, la escritora gaditana se refirió a las coplas del Carnaval, dado que el escenario elegido para dar el pistoletazo de salida del Congreso de la Lengua era el Gran Teatro Falla, “al momento liberado en el que el pueblo, a ritmo de pasodoble, rumba, tanguillo o copla se ríe de los poderosos”, con una música que “contiene requiebros de otros mundos más allá del océano Atlántico”.

“La risa es un recurso revolucionario que nos iguala a todos, que nos convierte en seres humanos imperfectos a veces ridículos, por momentos risibles, enternecedores”, agregó.

Lindo también defendió la riqueza del español a través del “inmortal patrimonio literario de la lengua” que guardan las nanas, ripios, refranes y dichos que se despliegan en las casas y calles, en una “oralidad resistente que dura a veces tanto como lo que se escribe”. “No toda la poesía está escrita”, añadió.

Por todo ello, el director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado, señaló en su intervención que esta institución y sus “academias hermanas· del otro lado del Atlántico, han recibido “la más hermosa de las herencias” : cuidar y enriquecer un idioma y “mantener lejos” a quienes pretenden “arrebatar al pueblo sus derechos exclusivos sobre la creación y la transformación del lenguaje”.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN