Andalucía

Juanma Moreno rechaza las tutelas y las injerencias

David Bisbal ya es nuevo Hijo Predilecto de la región, al igual que Lola Flores a título póstumo: “Más vale tarde que nunca”

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • Juanma Moreno. -

El ambiente emanaba alegría, mucha nostalgia por los ausentes y mucha música, de carnaval, por soleá con arpas, folclore andaluz 'A mi manera' y hasta rap, y en medio de este espíritu de alegría, el presidente de la Junta, Juanma Moreno, rechazaba “tutelas e injerencias” a la autonomía andaluza, porque Andalucía no va a renunciar a “ninguna de las posibilidades” de su Estatuto porque “no es justo que se ataque la autonomía mientras a otros territorios siempre se les pone una alfombra roja”.

Moreno, que hasta ese momento había mimetizado su discurso institucional del 28F con el ejemplo de cada uno de los galardonados y distinguidos, daba el golpe en la mesa defendiendo la capacidad de Andalucía para “elegir su futuro” y su derecho a “buscar las mejores herramientas para el bienestar y el progreso de Andalucía, bajando impuestos, facilitando la creación de empresas, atrayendo inversión, fortaleciendo los sectores económicos y adaptando el tejido productivo a la economía del futuro”.

Confianza, estabilidad y seguridad para crear empleo, una comunidad atractiva y fiable, y una marca Andalucía cada vez “más amplia, más moderna y más atrayente” son algunos de los aspectos positivos de Andalucía, pero apelaba a la “crítica sin hipérboles” para seguir mejorando y consolidando unos servicios públicos que consideró “muy buenos” y que son “parte esencial e irrenunciable de la sociedad que queremos ser”.

Con su nuevo concepto político de “andalucismo”, que le sirve para “construir una Andalucía mejor y avanzar juntos hacia el futuro con determinación y orgullo”, aseguró que Andalucía “no se hace fuerte en los dogmas, sino en la libertad” y concluyó apelando al coraje, la inteligencia y el corazón porque “Andalucía no tiene límites”, una Andalucía “líder”, de unidad y esfuerzo colectivo, la “mejor Andalucía posible” que querría Blas Infante.

En un Teatro de la Maestranza lleno, Moreno cosechó más de un aplauso cerrado, aunque los verdaderamente respaldados fueron los distinguidos, con momentos especialmente emotivos, el primero de ellos inaugural, con el Coro de Julio Pardo con su tango 'A mí Dios me dio la suerte de haber nacido en Andalucía'. Era el primero de los “pellizcos en el alma”, que decía la presentadora Eva González, y que se extendieron en una gala más amena que otros años y con raperos (Jesús LC y sus pulseras luminosas), flamenco con arpa (maravillosa soleá de Ana Crismán), estreno con balada de los hijos de Javier Imbroda (Imbrothers’) y recuerdos emotivos y aplaudidos a los mayores, a la gente del campo, a los pescadores y a los ganaderos.

David Bisbal y Lola Flores

David Bisbal, que cerró además el acto interpretando el Himno de Andalucía como a su madre (“que ya ni nos reconoce”) le hubiera gustado, se mostraba “abrumado” por su nombramiento como Hijo Predilecto, lleno de orgullo por una Andalucía que recorrió en sus inicios gracias a su orquesta y a la que, tras cumplir su sueño a la música”, tuvo que renunciar pagando su precio: “vivir lejos de Andalucía”.

El ya Hijo Predilecto de Andalucía, que tiene a su región “con una sonrisa en mi corazón”, aseguró que acepta la distinción con “humildad” y con la “máxima responsabilidad” para aportar su “granito de arena” por Andalucía.

En nombre de Lola Flores, Hija Predilecta a título póstumo en el año que cumpliría cien años, recogía la distinción su hija Rosario, que aseguraba que “ella sí era de otro planeta”, una artista” completa” que se fue “con la penita de no tener esta medalla”. “Se lo merecía y se lo merece, pero más vale tarde que nunca”, anunciando que la medalla y la placa, que eran alzadas al cielo, pronto estarán en el Museo Lola Flores de Jerez.

Ese “más vale tarde que nunca” también flotó cuando la directora Pilar Távora, Medalla Manuel Clavero, recogía su distinción, que compartía en el aire con su padre, Salvador Távora, al que nunca le llegó. Y eso era lo que esperaba Manuel Benítez El Cordobés, medalla a la Proyección de Andalucía, que siempre pensaba “algún día me llegará”. Le llegó, aunque tarde, a Julio Pardo, medalla de las Artes a título póstumo y cuyo hijo se encargó de recordar que la distinción se repartía “en cachitos muy pequeños para su coro”.

Las medallas

La otra medalla Manuel Clavero fue para la empresaria y política Mercedes Moll de Miguel, rompedora en su momento, mientras que en Ciencias Sociales y Letras lo recibieron José María Segovia (la Andalucía llena de paz y amor) y la Universidad Pablo de Olavide (docencia de calidad, investigación de excelencia y compromiso social); la de las Artes al pintor Juan Valdés (“el amor y el cariño me atan a Andalucía”); y las del Deporte a la Fundación Unicaja y al Real Club Marítimo Mediterráneo de Málaga (instituciones más que agradecidas tras su incansable labor, aunque la primera se llevó la ovación al recordar al desaparecido Javier Imbroda).

A la Solidaridad y Concordia se le otorgó al CEIP Cándido Nogales de Jaén (sembrando la semilla de la integración y la inclusión); a los Valores Humanos, a la Unidad de Policía de la Comunidad Autónoma de Andalucía; a la Investigación, Ciencia y Salud, al Instituto Andaluz Universitario de Geofísica y Prevención de Desastres Sísmicos y al pionero cirujano cardiovascular Ramiro Rivero López; las medallas al Mérito medioambiental fueron para nombres propios, María Ángeles Cayuela (“aquí nos tienen”, se ofrecía a las nuevas generaciones de las lonjas) y María Sánchez Rodríguez (defendiendo la dignidad de los ganaderos desde la Sierra Norte de Sevilla).

Las medallas a Economía y Empresa iban para el Grupo Mas (que se lo agradecía a sus trabajadores, a las familias que van a comprarle diariamente y a sus proveedores) y a Silvia Peláez (el trabajo y la constancia); y a la Proyección de Andalucía para Manuel Contreras, del Grupo Azvi (cuya satisfacción le dejaba “sin palabras”) y a Siempre Así, que agradecían que se les reconociera “su forma de entender la vida” como ellos saben, interpretando el clásico 'A mi manera' pero a su particular manera.

 

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN