Publicidad Ai
Publicidad Ai

Notas de un lector

Para habitar en ti

“Estancias prohibidas”, reúne un puñado de poemas de las ocho plaquettes publicadas en vida por la autora madrileña.

Publicado: 06/02/2023 ·
12:36
· Actualizado: 06/02/2023 · 12:36
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Autor

Jorge de Arco

Escritor, profesor universitario y crítico. Académico de la Real Academia de San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras

Notas de un lector

En el espacio 'Notas de un lector', Jorge de Arco hace reseñas sobre novedades poéticas y narrativas

VISITAR BLOG

En su loable empeño y buen hacer editorial, la colección Torremozas recupera la voz de Pilar Romero Burgos(1940-2021). “Estancias prohibidas”, reúne un puñado de poemas de las ocho plaquettes publicadas en vida por la autora madrileña.

De familia republicana y militante del Partido Comunista, cursó estudios en la Escuela Oficial de Cinematografía, en donde participó como actriz en distintos cortos y un largometraje. Hasta el año 2000, su poesía se mantuvo inédita, pero durante su última década, sus publicaciones se multiplicaron.

El compromiso de Pilar Romero Burgos frente a los desfavorecidos y frente a la desigualdad quedan patentes al par de estas páginas. Su palabra firme, su rítmico son, su mensaje esenciado, laten con intensidad en la manera unánime y reivindicativa de concebir la lírica. Consciente del aroma de la represión y del sabor de la libertad, su verso se afana en alentar una memoria que ordene la historia propia y familiar. Y, así lo deja ver, al abrir los ojos de su acordanza en “Vicente (ebanista)”: “El día que mi abuelo,/ que iba matando el hambre/ (Madrid, postguerra/ dio sus botas a un pobre/ y regresó descalzo en pleno invierno/ a su casa-corrala/ mujer, suegro, cuñados/ y ocho hijos creciendo/ yo me sentí contenta/ y un poco menos pobre”.

Dividido en dos apartados, “Feroces” y “Mujer deshabitada”, el volumen converge en pos del origen, de lo hollado, de lo sentido, de todo aquello, en suma, que remita a una solidaria cadena existencial, a los enigmas cifrados de la ausencia, a cuanto el trasmundo copia en los cristales de su heterogénea finitud: “Reconoces jirones de tu piel y tu inocencia/ en la mujer que aguarda, silenciosa,/ para habitar en ti./ Silenciosa, negada, impone su presencia./ Desea alzar su voz, abandonar el sueño./ Quizás tenga la muerte entre las manos./ Quizá la vida incontenible”.

Al par de su decir, Pilar Romero Burgos fue desentrañandola férvida dicotomía que surge entre laconsciencia y el alma. Ambas, se aparecen en sus poemas como realidades visionarias de una intuición creada en los adentros de un yo que identifica su experiencia y se sabe partícipe de una latente ecuación amatoria. La poeta cristaliza en su verbo una visión detenida de cuanto fue instante vívido y desde su propio interiorismo recrea la síntesis absoluta del corazón: “En un lugar inocuo,/ equidistante,/ soy, sin extrañeza alguna/ espectadora ausente de mi sueño (…) Me contemplo a mí misma/ emprendiendo el camino nuevamente/ hasta enfrentarme al muro”.

En su epílogo, Fernando López Agudín señala que “existe en el tejido de cada uno de estos poemas un poderoso canto a la vida, una orgullosa afirmación de la condición humana”. Y, en verdad, desde ese vitalismo remozado y candente, surgen textos plenos de ira y de gozo, de fronteras y de horizontes, de orfandad y de lumbre. Y, de todos ellos, se desprende una fe existencial frente a la que orillar un tiempo y un espacio para la esperanza: “Mas ya la soledad no me estremece,/ sé que es sólo un espejo donde puedo mirarme/ subiendo a mi colina fieramente/ para gritarle al viento que soy libre”.

Envía tu noticia a: participa@andaluciainformacion.es

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN