Quantcast
El tiempo en: Andalucía
04/12/2022  

Hablillas

Año nuevo

Este ha sido un año nuevo para la Isla, cuyo comienzo no sólo tuvo lugar al comer la última uva de la nochevieja, sino que ha seguido comenzando con cada cita

Publicado: 25/09/2022 ·
21:00
· Actualizado: 25/09/2022 · 21:00
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Autor

Adelaida Bordés Benítez

Adelaida Bordés es académica de San Romualdo. Miembro de las tertulias Río Arillo y Rayuela. Escribe en Pléyade y Speculum

Hablillas

Hablillas, según palabras de la propia autora,

VISITAR BLOG

Los nostálgicos seguimos aferrados al día veintiuno que cada tres meses cambiaba la estación. Por eso nos cuesta asumir la variación de las dos jornadas siguientes que la meteorología define como el equinoccio de otoño. De todos modos, se ha aprovechado para felicitarlo como en las pascuas y se ha agradecido con una mezcla de sorpresa y humor al disfrazar el despiste por lo tradicional y la desorientación momentánea por parte del receptor de estos buenos deseos. En la Isla lo hemos agasajado con parada militar y música, durante los ensayos de nuestra fiesta local de 24 de septiembre. A buen seguro, al otoño no se le recibe con fanfarria en ningún otro lugar, con las notas agudas de los toques militares alzando el vuelo breve de la orden a lomos del aire por la calle Real. Cierto, todos los años lo mismo y sin embargo tan diferente por el entusiasmo de los isleños, porque lo hay, aunque las redes sociales se empeñen en enmarañar hasta confundir. Lo hemos oído en los comentarios que se nos cruzaban durante el paseo matinal, gente reservando una ruta por teléfono o fijando una hora de reunión con el grupo de amigos, comentando las ofertas gastronómicas, en suma, haciendo planes para pasar un día de asueto y seguir conociendo la efeméride que se conmemoraba.

Fue grato ver los grupos de niños en fila recorriendo el centro de la ciudad, voces blancas charlando sobre la tamborrada mientras volvían al colegio y, al día siguiente, contemplar a los adultos arropando a las unidades de la Infantería de Marina  las del Ejército de Tierra y del Aire formadas en la Plaza de la Iglesia, la dulzura del flautín siguiendo el compás lento del tambor sordo marcando el paso de los antiguos fusileros, la felicitación del público llenando el silencio con sonrisas, los aplausos emocionados  agigantándose con las notas musicales al paso del desfile. Y todo cuando la mañana iba rascando el mediodía radiante de este otoño que comenzaba regalando la calidez de los tonos al dorarlos, con las hojas secas jugando con el viento de poniente a abrigar el suelo, con los frutos de la temporada amontonándose en el mercado, despidiendo al verano

Este 24 de septiembre se ha vivido con el ansia y el nerviosismo del estreno, como todo lo vivido hasta la fecha, es decir, con la preocupación latente y la mascarilla en el bolso, pero con intensidad. Este ha sido un año nuevo para la Isla, cuyo comienzo no sólo tuvo lugar al comer la última uva de la nochevieja, sino que ha seguido comenzando con cada cita, cada celebración, cada conmemoración, cada evento, agradecidos por muchos y criticados por los de siempre. Un año nuevo lleno de entusiasmo.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN