Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Jueves 09/12/2021  

Andalucía

Patrimonio frente a desarrollo

La construcción de la conocida como Torre Pelli, la que será sede de Cajasol en Sevilla, ha chocado de frente con la oposición del presidente del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos)...

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Un hombre observa los carteles de la que será la Torre Pelli, que tendrá 178 metros y se ubicará en el sector sur de la Isla de la Cartuja de Sevilla.
La construcción de la conocida como Torre Pelli, la que será sede de Cajasol en Sevilla, ha chocado de frente con la oposición del presidente del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), el estadounidense de origen cubano Gustavo Araoz, que ha mostrado su oposición a que se edifique tal y como está el proyecto actualmente por su impacto paisajístico. Mientras el Ayuntamiento y la entidad promotora esperan que la Unesco emita su informe antes de tomar una decisión, IU recuerda a Icomos que el proyecto ha pasado demasiados trámites como para que no se hubiera pronunciado con anterioridad.

Será el próximo miércoles cuando el presidente del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), Gustavo Araoz, debatirá en Madrid con los responsables del Comité Español de este organismo el informe elaborado sobre la torre de 178 metros de altura proyectada por la sociedad Puerto Triana en el sector sur de la isla de la Cartuja, la Torre Pelli (por su arquitecto), un documento que recomienda al Patrimonio Mundial de la Unesco incluir los bienes inscritos en la declaración unitaria de Sevilla (Catedral, Alcázar y Archivo de Indias) en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro mientras siga vigente esta iniciativa urbanística.

El vicesecretario del Comité Español de Icomos, Víctor Fernández, informó a Europa Press de que Gustavo Araoz llegará a España en el día de hoy, 1 de diciembre, aunque no recalará en Madrid hasta la noche del día 2 de diciembre. Será al día siguiente cuando él mismo se sentará con Araoz para examinar los pormenores del informe elaborado por el Comité Español de Icomos en cuanto al impacto paisajístico del proyecto promovido por la sociedad Puerto Triana, participada principalmente por Cajasol, para edificar una torre de 178 metros de altura en la isla de la Cartuja sobre el diseño del arquitecto argentino César Pelli.

Peticiones de icomos
En el informe, al que ha tenido acceso Europa Press, se insta asimismo al Ayuntamiento a suspender la licencia de construcción del rascacielos, por el impacto “irreversible” que tendrá en la percepción “de y desde la Catedral-Giralda y el Alcázar”.

A la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Icomos solicita que actúe “con contundencia y claridad” ante la propuesta, acusando en este sentido a la administración autonómica de “pasividad” durante los meses de tramitación del proyecto, lo que, a juicio de esta organización, expresa claramente su “inhibición”. También se recomienda a la Junta que encargue, caso de no hacerlo Cajasol o el Ayuntamiento, un estudio “urgente” por parte de especialistas independientes del impacto en el paisaje cultural de la construcción de la torre.
Por último, el organismo insta a Cajasol, entidad bancaria promotora del proyecto, a “reflexionar” sobre la importancia de sus propuestas arquitectónicas, apelando a su responsabilidad por su misión social y cultural, ante una propuesta “inadecuada e irrespetuosa para una ciudad con los valores de Sevilla”.

En cuanto a las declaraciones del alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, y la portavoz del Gobierno municipal, Maribel Montaño, en respaldo del proyecto pese al contenido del informe, Víctor Fernández advirtió de que se trata de un documento “preceptivo, no secundario”, porque Icomos es el organismo “seleccionado” por la Unesco a la hora de resolver cuestiones en materia de Patrimonio y “no es cualquier organización”.
En ese sentido, dijo a Europa Press que la propia Montaño, por su experiencia como delegada provincial de la Consejería de Cultura en Sevilla, “lo sabe muy bien”.

En cuanto a las palabras de la delegada municipal de Cultura, quien cuestionaba la posibilidad de que la Unesco hiciera caso del informe, reconoció Víctor Fernández que la Unesco “no tiene que hacer siempre lo que diga Icomos”, pero advirtió de que la inclusión de la Catedral, el Archivo de Indias y los Reales Alcázares en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro “es una llamada de atención, una tarjeta roja”.

Por su parte, el portavoz del Grupo de IU en el Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, consideró que el informe de Icomos “ya podría haberse hecho un par de años antes”. Torrijos reconoció la importancia de un estudio para valorar el impacto paisajístico de la torre, si bien “es una ONG, y lo que habrá que ver es si la Unesco se pronuncia o qué es lo que hace Cajasol”, puesto que la entidad bancaria es promotora del proyecto.
En este sentido, el portavoz municipal de IU recordó el largo proceso urbanístico que se ha seguido al exponer que el nuevo Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de la ciudad fue “discutido con los sevillanos durante años”, mientras que el proyecto ya ha pasado por varias fases como el concurso de adjudicación de proyectos o la solicitud de licencia a la Gerencia municipal de Urbanismo.

“Podríamos decir que quizás Icomos podría haber sido más diligente y que el informe se hubiera hecho un par de años antes, porque, después de todo, la torre aún no está construyéndose”, indicó Torrijos.

Torres respeta el informe de Icomos y estudia la respuesta que le ofrecerá al comité español

La consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Torres, ha mostrado su respeto al informe elaborado por Icomos y aseguró que su departamento está estudiándolo con el objetivo de emitir una respuesta directamente al Icomos. Torres subrayó que Cultura trata los informes de Icomos “con mucho rigor y seriedad” y señaló que, “con independencia de lo que contengan”, la actitud “es siempre de respeto a un organismo en el que, en muchas ocasiones, confiamos para que colabore en la defensa de algunas zonas que son agredidas desde otras instancias”.

En este sentido, la consejera recordó que el informe llegó el pasado jueves e indicó que, “precisamente por ese rigor y respeto”, actualmente se está estudiando el mismo “en aquellos apartados que se pueden estudiar, es decir, los que tienen que ver con la legislación vigente y con las competencias de la Consejería”.

“Hay otras consideraciones realizadas en el informe que Cultura no tiene que estudiar, y alguna ni que tener en cuenta por no estar relacionada con las competencias de la Consejería”, concluyó la responsable del ramo.

TE RECOMENDAMOS