Quantcast
El tiempo en: Andalucía
Viernes 19/08/2022  

Andalucía

Igualdad destina 4,6 millones a las escuelas de verano para atender a más de 6.700 menores

Ayudando así a mitigar la pobreza infantil

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Las escuelas de verano.

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha activado ya el Programa de Escuelas de Verano, que dentro del marco de Solidaridad y Garantía Alimentaria de Andalucía permitirá proporcionar tres comidas diarias a menores de entre 3 y 15 años residentes en zonas desfavorecidas o que formen parte de familias en situación o riesgo de exclusión social, ayudando así a mitigar la pobreza infantil.

Según ha explicado en un nota la consejera en funciones, Rocío Ruiz, se ha multiplicado la dotación presupuestaria hasta superar los 4,65 millones de euros este año, lo que permitirá atender a más de 6.700 menores en las 114 escuelas repartidas por toda la comunidad "y dar así un salto cualitativo y cuantitativo en la organización de estos programas".

Ruiz ha destacado que la atención a la infancia y adolescencia más vulnerable ha sido una de las prioridades de su departamento y del Gobierno andaluz en esta legislatura.

"Especialmente tras la situación de emergencia social y sanitaria provocada por la pandemia", según ha resaltado, apuntando que ha hecho "que se multipliquen las necesidades sociales de un importante número de andaluces y andaluzas, una situación que impacta directamente en cuestiones básicas como puede ser la alimentación".

"Nuestro objetivo es llegar a un sector de población muy vulnerable y garantizarle la alimentación en este periodo vacacional, permitiendo que mantengan una dieta equilibrada, saludable y suficiente al tiempo que participan en diversas actividades de ocio y educativas con otros niños y niñas", ha insistido Ruiz.

La consejera ha adelantado que, no obstante, "en esta edición hemos querido dar un paso más allá para que las escuelas de verano, además de ser un refuerzo de garantía alimentaria, se conciban como un instrumento esencial para favorecer la conciliación de las familias con menores, especialmente en aquellos hogares que cuentan con una menor red de apoyos informales para ayudar en estos cuidados".

Así, ha dicho que se aporta "un enfoque de igualdad de género entre mujeres y hombres ya que estas escuelas servirán a las familias vulnerables para conciliar, para ayudar a que los padres y madres no tengan que renunciar a sus empleos, y puedan atender el cuidado de sus hijos e hijas".

MEJORA DE LA CALIDAD EN LA ATENCIÓN A LAS FAMILIAS

Ruiz ha subrayado que al incluir fondos del Plan Corresponsables, "en 2022 la Consejería de Igualdad ha destinado la mayor partida económica para las escuelas de verano", 4,65 millones de euros, lo que ha permitido incrementar sustancialmente el número de menores participantes en toda la comunidad.

De este año, unos 6.749 menores participarán en el programa a través de las 114 escuelas gestionadas por entidades sociales sin ánimo de lucro a través de subvenciones, frente a los 4.600 menores y adolescentes y 73 centros participantes en la pasada edición.

El programa de escuelas, además, "incide también en el fomento y la creación de empleo en nuestra comunidad en un momento de crisis como el que vivimos", ya que las escuelas posibilitarán la contratación directa de más de 941 personas en zonas identificadas en el contexto de la Estrategia Regional Andaluza de Cohesión e Inclusión Social.

Asimismo, se generará un importante número de empleos indirectos a través de las empresas de catering, seguridad, limpieza o parques de ocio.

Ruiz ha valorado que "el esfuerzo presupuestario de este año permitirá diversificar las actividades acciones socio educativas que se desarrollan en las escuelas y la mejora de la calidad de la atención prestada a las familias gracias al incremento del personal contratado y la reducción de la ratio de cada centro".

Esas actividades están relacionadas con el refuerzo de los contenidos curriculares y con el aprendizaje de hábitos saludables referidos a la alimentación e higiene, así como actividades de ocio y tiempo libre tales como talleres deportivos, de reciclaje, de manualidades, teatro, playa o piscina.

Según ha destacado, las Escuelas de Verano suponen además un entorno muy favorable para la detección de situaciones de riesgo y desprotección en los menores. "Se trata de un programa que es ejemplo, además, de colaboración entre todas las administraciones y también entre el sector público y privado: la Consejería de Educación y Deporte, los servicios sociales comunitarios que derivan a las familias, los ayuntamientos que ceden los colegios y las entidades privadas sin ánimo de lucro, a fin de proteger y atender a la infancia de nuestra tierra", ha apuntado.

Lucha contra la pobreza infantil La consejera en funciones ha resaltado el papel de estos programas en la lucha contra la pobreza infantil, porque los y las menores "son quienes más sufren la desigualdad y la pobreza".

"Los datos evidencian que la experiencia de pobreza en hogares con niñas y niños tiende a ser más prolongada que en otro tipo de hogares", ha indicado.

Por esta razón, ha puesto en valor el compromiso de su departamento por apoyar, desde el sistema de protección social público andaluz, a las familias con menores y adolescentes a su cargo "para mejorar sus condiciones de vida y erradicar la pobreza estructural que sufre Andalucía desde hace demasiado tiempo".

En este sentido, Ruiz se ha referido a que el objetivo de esta legislatura ha sido "situar el interés superior los y las menores en el centro de las políticas públicas, como recoge la Ley andaluza de Infancia y Adolescencia, una norma pionera en materia de protección y que aprobamos hace ya un año".

LUCHA CONTRA LA POBREZA INFANTIL

Asimismo, ha asegurado que el futuro Ingreso por la Infancia y la Inclusión (IPII), enfocado a las personas vulnerables y con menores de edad, será una herramienta fundamental en esa lucha contra la pobreza infantil.

"Solo si ponemos al alcance de estas personas alternativas educativas y laborales, con expectativas reales, podremos romper las dinámicas perversas y desincentivadoras que atan a esa realidad de pobreza", ha aseverado la consejera en funciones.

De esta forma, el IPII incluirá itinerarios formativos y un proyecto individualizado de inserción social y laboral y será compatible con un puesto de trabajo, a fin de que sea también útil para las familias que, pese a contar con un empleo, no superan el umbral de la pobreza.

TE RECOMENDAMOS